Press "Enter" to skip to content

Alexei Navalny: el hombre más libre del mundo

Por Terri Langston (The Globalist.com).– Cuando lees el discurso de Alexei Navalny ante la corte rusa del pasado 2 de febrero, es inevitable contener la risa -varias veces- y preguntarse, “¿Cómo puedo reírme ahora?. Este tipo está en serios problemas”. Y sí que lo está. Sería un error atenuar la naturaleza criminal de los procedimientos judiciales típicos de las cortes canguro (*) que se llevaron a cabo en su contra en Moscú. Sin duda, si hubiera justicia en Rusia, las sentencias dictadas contra Navalny se revocarían y él sería liberado físicamente. Pero mirando más allá de eso, una lectura detenida de sus palabras indica algo mucho más profundo que las circunstancias externas.

No es motivo de risa, y sin embargo… ¿Por qué uno se ríe al leer las palabras de Navalny? Primero, por su puro uso de la ironía. Y segundo, porque se intuye inmediatamente que aquellos a quienes se dirigen sus palabras son totalmente incapaces de comprender esta ironía. Los regímenes totalitarios y los hombres fuertes no «entienden» la ironía. Esa es la herramienta de la oposición a ellos. Sin embargo, Navalny hace que el intrincado y elaborado razonamiento judicial de los jueces títeres de Putin parezca exactamente lo que es: un pensamiento muy manipulado para apaciguar a un régimen autoritario.

También sacudí la cabeza con pura admiración y diversión cuando Navalny, con humor, pero sin piedad, acusa a Vladimir Putin como el hombre detrás de toda la campaña que el presidente ruso ha dirigido contra él: “La explicación es el odio y el miedo de un hombre: un hombre escondido en un búnker. Lo ofendí mortalmente al sobrevivir. Y luego, cometí una infracción aún más grave: no corrí y me escondí”, dijo.

En su discurso ante la corte, Navalny demostró un inmenso coraje. Los líderes autoritarios son siempre matones y cobardes. Quieren que la gente les tema, y ​​no pueden soportar a quienes no les tienen miedo. Muy hábilmente, y también sorprendentemente, Navalny señala a Putin escondido «en un búnker» e implícitamente hace referencia a los últimos días de Hitler: agachado en su búnker en Berlín e intentando negar lo que estaba sucediendo a su alrededor en la superficie. Asimismo, Navalny explica que una investigación demostró que Putin y el Servicio de Seguridad Ruso estaban detrás de su intento de asesinato por envenenamiento. Esa prueba, difundida en los titulares a nivel internacional, está «volviendo loco a este hombrecito ladrón en su búnker», agrega.

Dado que Putin ni siquiera pronunciará el nombre de Navalny en voz alta, uno tiene que preguntarse: ¿La religiosidad pseudo-rusa ortodoxa de Putin, hecha para el consumo televisivo, lo obliga místicamente a creer que pronunciar el nombre de su oponente hará que Navalny se materialice frente a él?. Es como si Putin, el cobarde, al declararlo indescriptible, creyera de manera surrealista que esto le asegurará poder evitar a su némesis.

Putin, el vengador y lo esquivo

De manera legal, Navalny explica a la corte que su mentor y jefe es un hombre pequeño, profesionalmente y en otros sentidos. Como político, «nunca ha participado en ningún debate ni ha hecho campaña en una elección», ya que «es solo un burócrata que fue nombrado accidentalmente para su cargo».  Aquí es donde Navalny lanza su desafío al pueblo ruso. La pregunta para ellos es: ¿quieren continuar con esta farsa sobre la democracia? Y, en un contexto global, uno no puede dejar de notar que Navalny, en efecto, dice de Putin exactamente lo que Joe Biden dijo de Xi Jinping: «No tiene una pizca ósea democrática en su cuerpo». Navalny afirma sobre Putin que «el asesinato es la única forma en que sabe luchar». Pide a los rusos, y al mundo, que vean a Putin por lo que es y lo que hace. Luego llega el momento del discurso ante el tribunal que recuerda positivamente a Vaclav Havel, el dramaturgo checo (no el presidente). También es la ocasión de la risa más grande: “Está pasando a la historia como nada más que un envenenador. Todos recordamos a Alejandro el Libertador y Yaroslav el Sabio. Bueno, ahora tendremos Vladimir “El Envenenador de Calzoncillos «. Con eso, Navalny saca la pelota de la cancha.

Putin, claramente una víctima del síndrome del hombre pequeño (en compañía de muchas luminarias de la historia, incluido Napoleón), está claramente obsesionado e inseguro por su apariencia y su destreza sexual (¿recuerdan sus fotos mostrando el pecho?). Las imágenes de Navalny evocan la peor pesadilla del pequeño Putin. Este “Envenenador de calzoncillos” besando el retrato de la Virgen María es una referencia a la canción de las Pussy Riot.

«Virgen María, Madre de Dios, destierra a Putin,
El fantasma de la libertad se ha ido al cielo
El santo principal de la KGB desciende
Para guiar a los punks a las furgonetas de la prisión.

No molestes a sus damas santas,
Cíñete a hacer el amor y tener bebés.

Virgen María, Madre de Dios,
Sé feminista te lo rogamos.
Lucha por los derechos, olvídate del derecho, únete a nuestra protesta virgen santa.
Virgen María, Madre de Dios, ¡destierra a Putin, destierra a Putin! «

Los tontos de Putin, revelados

El hecho de que Navalny y su equipo lograron que uno de los sicarios de Putin admitiera en video que miembros del Servicio Federal de Seguridad de Rusia habían puesto veneno en la ropa interior de Navalny, que casi lo mata, debe haber matado a Putin a su manera. Tomar ese hecho y convertirlo en la etiqueta indeleble de Vladimir Putin no solo es brillante, sino también valiente.

Todo ese episodio también demuestra libertad a un nivel muy profundo. Navalny dijo: “Lo principal en toda esta prueba no es lo que me pasa. Encerrarme no es difícil. Lo que más importa es por qué sucede esto. Esto está sucediendo para intimidar a un gran número de personas. Están encarcelando a una persona para asustar a millones”. Navalny continúa diciendo la verdad sobre el lío en el que se encuentran los rusos, un pueblo que vive innecesariamente en la pobreza, en medio de una gran riqueza en recursos naturales, e intimidado por oligarcas y autoritarios. Las excepciones son «las mejores … personas que no tienen miedo, personas que no miran para otro lado».

En cuanto al enfoque que está aplicando Navalny a Rusia, me viene a la mente la feminista estadounidense Gloria Steinem: «La verdad te hará libre, pero primero te molestará». Navalny y sus aliados están incómodos, por todas las razones, y se niegan a mirar para otro lado. Hannah Arendt también sabía algo sobre la libertad, después de haber huido de los nazis. La libertad, explica Arendt, “es la razón por la que los hombres viven juntos en una organización política. Sin él, la vida política como tal no tendría sentido. La razón de ser de la política es la libertad y su campo de experiencia es la acción”. Navalny y sus seguidores, como personas de acción, cumplen esa alta marca.

Conclusión

La comprensión y el uso de la libertad es la única herramienta con la que confrontar a los cobardes hombres fuertes de este mundo, ya se llamen Putin, Erdogan, Xi, Bolsonaro o Trump. No tienen absolutamente ninguna comprensión de la libertad. Más bien, están atrapados en sus silos de dinero, codicia y poder y no pueden escapar de ellos. Ellos, por tanto, son los verdaderos prisioneros. Prisioneros de sus propios autoengaños y narcisismo patológico.

Finalmente, en lo que respecta a las personas «normales», es aconsejable tener en cuenta la frase de Arendt, «como un hecho de la vida cotidiana», es decir, que la libertad es una cuestión de la vida cotidiana. Esa libertad exige a las personas examinar sus propias prisiones de pensamiento y emprender acciones críticas. ¿Puede cada uno liberarse de los engaños y de las restricciones que le impiden actuar con verdadera libertad? ¿Tenemos ese coraje?. Una cosa es segura: pase lo que pase, Alexei Navalny es un hombre libre.

Terri Langston es Dra. en Literatura Comparada y editora principal de politología The Globalist

(*) “Kangaroo Court” es un concepto informal de a jerga legal estadounidense que se refiere a un procedimiento injusto, parcial, o de precipitada acción judicial que termina en un castigo destemplado.

Mission News Theme by Compete Themes.