Press "Enter" to skip to content

Auge y caída de Maradona: un verdadero símbolo de Argentina

Por César Chelala, Stephan Richter y Uwe Bott, The Globalist.com.- Diego Maradona ha muerto y, con él, murió uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos.

En muchos sentidos, Maradona ejemplificó todo lo argentino. Pasó de la pobreza extrema a una riqueza sin precedentes, solo para despilfarrar gran parte de esa riqueza.

Las grandes habilidades de Maradona iban acompañadas de un ego sobrecargado y la incapacidad de vivir en el «mundo real». La admiración que le brindaron los no argentinos acompañada de su igual odio por su flagrante falta de respeto por las reglas del juego.

Mitad ángel, mitad diablo

Todo eso estuvo en pantalla completa y enfocada a láser en el partido de cuartos de final entre Argentina e Inglaterra durante la Copa del Mundo de 1986 en México.

En ese partido, el legado de Maradona quedó cimentado para siempre con sus dos goles contra los ingleses: el primero es notorio porque lo marcó de forma irregular con la mano, a lo que admitió de buen grado (pero también en vano referido como “la mano de Dios”).

Y luego, estaba la eterna majestad de su segundo gol. Maradona corrió como una bailarina de ballet durante 60 yardas, rebotando a cinco oponentes ingleses como si fueran recortes de cartón, antes de dejar al portero Peter Shilton de espaldas y enviar el balón a la red.

Argentina ganó el partido 2 a 1 y, finalmente, la Copa del Mundo contra Alemania. Pero la combinación de los dos goles contra Inglaterra llevó al diario francés L’Equipe a calificarlo de «mitad ángel, mitad diablo».

Maradona y el carácter de los argentinos

El arco de vida de Maradona, de manera notable, es un reflejo de la historia moderna de Argentina.

Después de adoptar una nueva constitución en 1853 e introducir reformas institucionales, Argentina pasó de ser un país pobre a uno que se encontraba entre los países más desarrollados del mundo a principios del siglo XX.

De hecho, en 1913, el PIB per cápita de Argentina era el 72% del de Estados Unidos. Argentina era muy prometedora para sus ciudadanos. Y muchos argentinos han seguido viviendo en ese mundo de ensueño aunque su tiempo ya pasó.

Un pasado dorado, pasado de largo

Después de la década de 1930, Argentina cayó en un declive pronunciado y constante y hoy su PIB per cápita es apenas un 18% del de Estados Unidos.

En general, este descenso se debe a una mala gestión económica pura y continua, así como a las expectativas irracionalmente altas del pueblo argentino.

Bajo Juan Perón, e innumerables presidentes después de él, Argentina, por lo tanto, recurrió a préstamos infinitos para vivir en el mundo que una vez conoció.

Adicto a la deuda

En esta coyuntura, hace casi un siglo que Argentina ha sido una pálida sombra de su glorioso yo anterior. Argentina es adicta al consumo y al endeudamiento.

Peor aún, es un impago de la deuda en serie, financiado una y otra vez por la comunidad financiera internacional aparentemente todavía cegada por los años dorados del país.

Atascado en reversa

En el caso de Argentina, el glorioso pasado de haber sido una de las economías más grandes del mundo ha vivido en la mente de los argentinos desde siempre, excepto que los días del «fútbol» de la economía argentina han terminado hace mucho tiempo. Pero la sed por el apogeo nunca subsistió.

Este dinero prestado es la droga de Argentina para mantener el estilo de vida de una nación rica. Los argentinos se empapan y viven, por breves períodos de tiempo, en un relativo lujo reviviendo sus días “futbolísticos”, solo para chocar una vez más cuando deben pagar la cuenta. Lo que sigue son tiempos de depresión económica y, sí, nacional.

De la gracia y la excavación de Maradona …

Asimismo, Maradona, que nació en la pobreza, se convirtió en un futbolista de gran éxito con un potencial aparentemente ilimitado.

Deslumbró al público de todo el mundo al proporcionar una combinación aparentemente imposible de la imparable potencia de un bulldozer con la gracia absoluta de un bailarín de ballet de pies rápidos. Por eso, Maradona fue recompensado con innumerables premios y mucho dinero.

… a la caída constante de Maradona

Desde el Olimpo de ser el mejor futbolista del mundo, cayó en picada, adicto a las drogas suministradas por una lista interminable de distribuidores. Su salud se deterioró, la cocaína le provocó una enfermedad cardíaca y sufrió su primer infarto a los 43 años.

Entre su carrera activa y su muerte definitiva y prematura, Maradona fue ayudado e incitado por tantos que querían bañarse en su antigua gloria.

Le otorgaron trabajos de entrenador bien remunerados para los que siempre estuvo poco calificado. Sin ellos, su ajuste de cuentas con la realidad podría haber llegado temprano y su derrota ante las drogas y el alcohol podría haberse evitado.

Maradona y la política monetaria

Pero la influencia de Maradona incluso se extendió más allá del campo de fútbol a la economía y la historia.

Quizás el homenaje más asombroso a Maradona llegó en 2005, cuando Lord Mervyn King, entonces gobernador del Banco de Inglaterra, explicó en un discurso cómo los dos goles de Maradona contra Inglaterra explicaban perfectamente la política monetaria.

El primero, según Lord King, resumió el antiguo enfoque de “misterio y mística” de la banca central. Fue «inesperado, inconsistente en el tiempo y contra las reglas».

En cuanto al segundo objetivo, Lord King lo vio como un paralelo al «poder de la expectativa en la teoría moderna de las tasas de interés». La carrera de 60 yardas de Maradona que superó a cinco oponentes ingleses solo fue posible, explicó King, porque corrió en línea recta cuando todos los jugadores ingleses esperaban que se moviera hacia la izquierda o hacia la derecha.

El «Rey» hablaba en serio

Y en opinión de King, una política monetaria exitosa podría funcionar de manera similar si los bancos centrales se mantuvieran enfocados en su objetivo y desafiaran las expectativas del mercado.

De esa manera, los bancos centrales pudieron influir en el resultado económico sin cambiar mucho las tasas, como el Banco de Inglaterra, según King, había demostrado con éxito en años anteriores.

No es de extrañar que el ex gobernador del Banco de Inglaterra viera esta analogía, dada la relación históricamente contenciosa con Argentina y el aguijón de la derrota de 1986 mediante, como muchos ingleses lo ven, el acto de fraude de Maradona.

Una venganza histórica

Desde la perspectiva argentina, los cuartos de final de la Copa del Mundo de 1986 también fueron mucho más que un juego de fútbol regular, aunque importante.

Su resultado fue un acto de venganza. El irregular primer gol de Maradona, y el orgullo con el que defendió su injusticia, fue una retribución, aunque pequeña, por la victoria militar británica sobre Argentina en 1982 durante el conflicto de Malvinas.

Esa corta guerra por un conjunto de islas frente a la costa de Argentina, pero bajo el control británico, es tan inolvidable para los argentinos como el objetivo de la «mano de Dios» de Maradona para los ingleses.

Maradona y la guerra por las Malvinas

La victoria británica irritó a todos los argentinos, que históricamente han considerado a las Malvinas como su territorio nacional.

Ganar la Copa del Mundo cuatro años después, lo más importante al vencer a Inglaterra en el proceso y hacerlo, en parte, a través de un gol irregular de la figura divina del país (Maradona) alivió los sentimientos nacionales heridos de muchos argentinos por la pérdida de la selección. Malvinas, pobladas por solo 3 mil personas y 500 mil ovejas.

¿Quién es el mejor futbolista de todos los tiempos?

Maradona a menudo se coloca con Pelé, Messi y Cristiano Ronaldo como uno de los cuatro mejores jugadores de fútbol de la historia.

Ese debate es inútil. Todos fueron y son jugadores únicos con habilidades muy diferentes. Nadie puede vencer a Pelé en su juego elegante y sin esfuerzo. Nadie puede vencer a Messi en jugadas de combinación inigualables con sus compañeros.

Nadie puede vencer a Cristiano en su enfoque científico y obsesionado con el fitness personal que lo mantiene tan valioso a los 35 como lo era hace 10 años. Y nadie puede replicar la pura magia cuando Maradona acarició la pelota.

Conclusión

Pero en un sentido, y sin ninguna intención por su parte, destaca Maradona. Su impacto se ha sentido mucho más allá del campo de fútbol de cien metros de largo.

En su caso, esto no se debió tanto a las contribuciones a organizaciones benéficas que muchos jugadores apoyan, sino simplemente por la euforia y la tragedia que definieron su vida.

Y sí, hoy Argentina llora por él y puede que un poco por sí misma.

 

César Chelala es un consultor y editor de The Globalist en su sede de Estados Unidos.
Stephan Richter es difector del Centro Glbal Ideas y director de The Globalist.
Uwe Bott is economista jefe de Globalist Research Center.

Mission News Theme by Compete Themes.