Press "Enter" to skip to content

John Cobin, autor de disparos en Reñaca: «No está mal matar a estas malas personas»

ElPensador.io.- John Cobin, el autor de los disparos que dejaron un herido en Reñaca, es un estadounidense que está en Chile en 1996. Fue entrevistado por The Clinic en abril de 2018, donde se le describía como un ex militante de la Liga del Sur, una organización de California acusada de ser supremacista blanca. «Se casó con una chilena y hoy hace clases de economía (dice esa entrevista que es doctor en Economía) en la Universidad Andrés Bello. Cobin es un neoliberal extremo, conservador, admirador de Pinochet y amigo de los Chicago Boys».

En los últimos días, Cobin había hecho una serie de posteos en dos sitios: uno, EscapeAmericanow.info (que a las pocas horas del incidente en Reñaca fue bajado), y otro, Libertar.cl.

En el primero había un artículo firmado por Corbin que ElPensador.io alcanzó a traducir antes de que el sitio quedara inhabilitado.

En él, Cobin señala que «El saqueo, el incendio provocado y los asaltos de delincuentes y comunistas continúan en Chile. Creo que lo hará en el futuro previsible. El gobierno es débil y está retrocediendo hacia la izquierda, e incluso está dispuesto a respaldar una nueva constitución. El presidente cree que puede negociar con los comunistas. Es ridículo. Todo el tiempo continúan extendiendo el caos».

Luego denuncia que los manifestantes hicieron «incursiones en la sección de clase alta de Viña del Mar. Amenazaron con ir más allá, a Reñaca y Concón sur. Una razón para el optimismo surgió cuando un grupo de 325 personas se reunieron (principalmente con chalecos fluorescentes) espontáneamente en la playa de Reñaca para resistir a los malvados. Los carabineros también estaban allí para ayudar, aunque pocos en número. Se las arreglaron para romper la marcha de 7.000 personas que había comenzado en Valparaíso antes de llegar a la Calle 15 Norte en Viña del Mar».

«La mala noticia es que probablemente tendremos que volver a bajar para defender a Reñaca y Concón sur todos los días que tengan marchas, lo que podría ser a menudo», decía su artículo.

El 7 de noviembre pasado apareció otro artículo suyo en Libertar.cl. Aquí la traducción:

«A veces podemos enojarnos e incluso odiar las mentiras y prejuicios de la prensa y los malhechores chilenos que nos hacen adoptar una actitud cruel y desagradable que se convierte en un libertario, especialmente cristiano. Me considero uno de los que han sido víctimas de esta actitud visceral y vengativa provocada por el miedo al ataque de las masas de sinvergüenzas, junto con mi ardiente deseo de matarlos por destruir mi vida y la de mi esposa, mis compañeros cristianos, libertarios, y amigos. Después de reflexionar, me vi a mí mismo dejarme llevar por esos sentimientos en el puente en Reñaca con los ‘chalecos amarillos hace un par de días (y algo desde entonces). Es molesto tener que gastar tiempo y dinero para defenderse de los comunistas y los delincuentes´».

«Sin embargo, no creo que la defensa propia esté mal. Tampoco está mal matar a estas malas personas cuando llegan para privarnos de la vida, la libertad y la propiedad. Lo que me preocupa (y me arrepiento de ello) es haber adoptado una actitud desagradable de burla hacia estos mentirosos malévolos, destructores y villanos peligrosos. He hablado despectivamente y públicamente en contra de ellos. ¿Pero es esa reacción y actitud razonable? Después de todo, ¿qué debo esperar que sean? Como los animales, no tienen un concepto de derechos humanos fundamentales. Solo usan ese lenguaje cuando les conviene protegerse ante la ONU o la prensa mundial de izquierda. Desprecian el libre mercado y quieren usar la fuerza para enriquecerse a expensas de los demás. También son los pecadores inconversos más viles, como era de esperar: pirómanos, mentirosos repugnantes, lesbianas de pelo azul, etc. ¿Pero qué más esperaría de ellos? ¿Y qué me hace diferir además de la gracia de Dios que intervino en mi vida y los principios libertarios superiores que más tarde aprendí? En Chile estamos presenciando el fracaso del estado para controlar a los «simios» y la malevolencia de la prensa para distorsionar la verdad. Eso nos enoja a todos. Estoy dispuesto a matar a estas personas si es necesario, cuando crucen la línea y vengan a destruir vidas y propiedades. Solo espero poder hacerlo sin un odio visceral en mi corazón hacia ellos, que se está convirtiendo en un libertario y especialmente cristiano».

«Cada nueva noticia falsa e inclinada de la BBC, The Guardian, etc. que sale, y cada mentira pronunciada por estas personas malvadas de Chile, Venezuela, Nueva York, Londres, donde sea, debe ser contrarrestada con la verdad. Necesitamos burlarnos públicamente de sus mentiras y cuentos tontos y exponerlos por lo que son, utilizando nuestros blogs, sitios web y canales de redes sociales, pero nunca debemos ser consumidos por el odio o la venganza hacia ellos. Podemos y debemos usar una fuerza abrumadora para matar a los comunistas y adversarios de la libertad cuando nos hacen daño, pero nuestras actitudes y motivaciones deben guiarse por principios superiores. El pacificismo y el establecimiento de nuestra defensa ante ellos sería incorrecto y cobarde. Deben ser detenidos e incluso asesinados si es necesario. Pero no debemos dejar que la ira nos guíe. Necesitamos pensar, razonar, orar y actuar de acuerdo con nuestros principios en todo momento».

«Estoy tratando de practicar lo que predico cuando los enlaces a más videos de sus actos malvados y enlaces de noticias ridículas se comparten en grupos de chat, cuando veo que se queman tiendas cercanas a mí o cuando escucho hablar a los reporteros chilenos sin sentido y sesgados, especialmente cuando entrevistamos alegremente a nuestros adversarios comunistas. Que Dios nos ayude a todos a hacer lo correcto, vigilar lo que decimos y cómo lo decimos, y tener el coraje de matar a nuestros enemigos mortales si llegan y nos atacan. Aquellos de nosotros que somos cristianos también podríamos tratar de predicar el Evangelio a estos miserables, si es posible, y cumplir con nuestro deber para con Dios. Solo tenga en cuenta que puede que no sea suficiente y que Dios no haya ordenado salvarlos, dejándonos a usted y a mí sin otra opción que detenerlos por la fuerza».

Mission News Theme by Compete Themes.