Press "Enter" to skip to content

Jueces de La Haya y CIJ en indigna disputa por sueldos

ElPensador.io.- Disfrutan de beneficios diplomáticos, ganan salarios de seis cifras y no pagan impuestos. Cuando entran y salen de las salas de los tribunales de La Haya con sus ropas judiciales adornadas, todos se levantan en un gesto de respeto requerido.

Visto eso, puede parecer incongruente que los jueces internacionales, sentados en dos de los tribunales mundiales más importantes, se encuentren enredados en disputas legales sobre cuánto dinero ganan y si lo merecen, señala un artículo publicado por The New York Times.

En la Corte Penal Internacional -responsable de juzgar a individuos por genocidio, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad- varios jueces presentaron una demanda contra su tribunal por un aumento de sueldo.

Los jueces dicen que el tribunal no les ha otorgado aumentos salariales pagados a otros altos funcionarios judiciales. Quieren un aumento salarial del 26% más una compensación retroactiva, aumentos de pensiones y daños que podrían llegar a millones.

A pocas millas de distancia, en la Corte Internacional de Justicia, la más alta autoridad judicial de las Naciones Unidas para resolver disputas entre naciones, el problema para los 15 jueces no es que ganen más dinero, sino que ganen menos.

Inclinándose a las críticas, el tribunal, que se encuentra en el majestuoso Palacio de la Paz, acordó reprimir el que los jueces trabajen como árbitros en casos no relacionados con sus trabajos de tiempo completo. Tal trabajo puede más que duplicar las ganancias anuales de un juez, que actualmente alcanzan los US$230.000 anuales, sin impuestos.

Los problemas salariales se han convertido en el tema de conversación de la comunidad legal de La Haya y en una vergüenza entre los defensores del sistema de justicia internacional que forma parte de la historia de la ciudad holandesa.

A algunos les preocupa que la disputa en la Corte Penal Internacional se refiera a una institución responsable de procesar las atrocidades. El tribunal ya está luchando con los ataques contra su reputación, más directamente por la administración Trump.

Incluso los partidarios de la corte se preguntan acerca de la justificación de un aumento de sueldo, dado que sus 18 jueces, elegidos por nueve años, están lejos de estar completamente ocupados y carecen de casos listos para juicio; el Fiscal principal de la corte y el Fondo de Víctimas tienen problemas presupuestarios; y los gobiernos que donan los salarios de los jueces se resisten a los ruegos por más dinero.

«El fiscal necesita fondos para más investigadores, el fondo fiduciario solicitó más ayuda para manejar las reparaciones para las víctimas», dijo William Pace, líder de la Coalición por la Corte Penal Internacional, una red mundial de grupos que apoyan a la corte. «Y el presidente de la Corte está demandando a su propia corte, eso es lo loco» de esta situación.

El Sr. Pace dijo que los demandantes eran «imprudentes».

El tribunal también está involucrado en juicios por empleados actuales y ex empleados cuyos trabajos fueron eliminados o reutilizados en una importante reducción de personal hace unos años. Los auditores externos habían encontrado que 120 empleos, entre un personal de 900, deberían ser abolidos o modificados.

Mientras que algunas personas tomaron generosas indemnizaciones por despido o recibieron nuevas asignaciones, y 10 personas fueron despedidas, Herman von Hebel, el entonces administrador de la corte, dijo: «Muchos más fueron descontentos y demandados».

Von Hebel, cuyo mandato terminó en abril, dijo que «si pudiera recolectar los cuchillos que coloqué en mi espalda sobre esas reformas, podría abrir un restaurante».

El tribunal ya pagó a los ex empleados cerca de US$1 millón por daños y perjuicios, dijeron los abogados, con más casos pendientes. El litigio laboral ha exasperado a algunos diplomáticos. Dice The New York Times.

«El tribunal está en peligro de gastar más dinero en litigios internos, incluidos litigios sobre salarios, que sobre víctimas», dijo el británico Andrew Murdoch, en un discurso pronunciado en la reunión anual de los 123 estados miembros de la Corte Penal Internacional el mes pasado.

Gran Bretaña es uno de los principales contribuyentes al presupuesto anual de la corte de aproximadamente US$172 millones anuales.

Doce de los jueces de la corte no se unieron a la demanda de pago, sugiriendo algunas disensiones internas. La demanda fue presentada en un tribunal de Ginebra de la Organización Internacional del Trabajo en abril, sin mucha publicidad. El tribunal no comenta hasta que se tome una decisión.

El principal demandante es el recién elegido presidente de la corte, Chile Eboe-Osuji de Nigeria, quien se negó a comentar sobre lo que describió como litigio pendiente.

«Sé que algunos países están descontentos, pero lo discutiré directamente con ellos», dijo a The New York Times.

Los jueces de la Corte Penal Internacional de La Haya ganan cerca de US$200.000 anuales, libres de impuestos, una suma muy por encima de las ganancias de muchos de sus colegas europeos, que pagan impuestos sobre la renta.

Pero los demandantes se comparan con sus pares en los demás tribunales y cortes internacionales de La Haya, que siguen las normas de las Naciones Unidas, que ganan al menos US$230.000 al año.

Luz de Luna

En la Corte Internacional de Justicia, la “luz de la luna” -la posibilidad de trabajar como particulares después que se esconde el sol- por parte de los jueces, se prohibió en 1946, pero la restricción nunca se aplicó. Las quejas sobre este trabajo externo, prohibido en muchos sistemas nacionales de justicia, fueron presentadas en 1995 por un comité de las Naciones Unidas, con poco resultado, y los magistrados ganan sumas adicionales con la práctica del arbitraje internacional.

«Se ha convertido en una tradición», dijo Thomas Buergenthal, un juez estadounidense que se retiró en 2010 después de una década en la cancha. «He tomado algunos casos, pero tenía una regla de no tomar más de un caso a la vez», dijo. «Sé de jueces que abusaron y tomaron demasiados contratos».

Dijo que los jueces realmente no necesitaban el dinero, dados sus salarios libres de impuestos y otros beneficios y el costo de vida relativamente bajo en La Haya.

El año pasado, un estudio realizado por un grupo de investigación canadiense, el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible, dijo que 20 jueces habían prestado servicios en al menos 90 casos durante su permanencia en la Corte. Los expertos dijeron que esto era solo la punta del iceberg, porque en muchos casos los contratos de arbitraje y las tarifas se mantienen confidenciales.

Philippe Sands, un árbitro y autor que también es profesor de derecho en la Universidad de Londres, ha estado entre los pocos críticos abiertos de la “luz de la luna”, diciendo que los jueces deben entregar sus honorarios a la corte.

«El arbitraje se ha convertido en un negocio sumamente rentable para bufetes de abogados y abogados, como yo», dijo. Las tarifas pueden llegar a varios cientos de miles de dólares o más por caso, dijo.

Esta práctica » socava la percepción de integridad e independencia de cualquier juez o tribunal», dijo.

El nuevo presidente de la corte, Abdulqawi A. Yusuf, de Somalia, quien fue elegido en febrero, anunció el fin de la mayoría de los ingresos externos en una sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en octubre.

Citando la creciente carga de trabajo de la corte, dijo que los jueces habían acordado cumplir con las estrictas reglas que ya existen, con excepciones que requieren aprobación previa.

Mission News Theme by Compete Themes.