Press "Enter" to skip to content

Las «divisiones» que acompañan la llegada de Boris Johnson al poder el Gran Bretaña

Por Michael C. Maibach.- Para entender este momento político en que Boris Johnson se convierte en Primer Ministro de Gran Bretaña, hay que entender seis «divisiones de la caída».

Esto es importante, ya que Johnson ha afirmado que podrá unir al país bajo su liderazgo. Eso, en vista de lo que se describe a continuación, parece una imposibilidad práctica.

  1. División del país

Por un voto de 52% contra 48%, los británicos votaron a favor de «dejar» a la Unión Europea después de 46 años de membresía en la UE. Esta votación siguió a una campaña tumultuosa de advertencias económicas extremas y acusaciones duras y emocionales sobre la prudencia y la nacionalidad en general.

Esos debates hicieron que el orgullo nacionalista chocara con la idea de ser parte de Europa y «el mundo en general», como dicen en Gran Bretaña.

  1. División de las regiones

Quizás la más importante entre estas seis divisiones se encuentra en la división de las cuatro regiones del Reino Unido. Inglaterra (53%) y Gales (53%) votaron a favor de «Dejar» la Unión Europea. Escocia (62%) e Irlanda del Norte (56%) votaron a favor de «Permanecer». El Reino Unido está verdaderamente dividido.

Para ver lo que se avecina, simplemente mire la carretera desde la ciudad de Clones en Irlanda hasta la ciudad de Cavan en Irlanda del Norte. ¡Ese viaje de seis millas cruza la frontera entre Irlanda del Norte e Irlanda cuatro veces! La idea de volver a dividir Irlanda por puestos de aduanas fue quizás la séptima «división» en este conjunto único de contratiempos.

  1. División política: Parlamento contra el pueblo

En junio de 2016, la mayoría de los parlamentarios votaron a favor de «Permanecer», al igual que la mayoría de los conservadores en el Parlamento del Primer Ministro Cameron, incluida la ex Primer Ministro, Theresa May.

Desde entonces, Brexit se ha convertido en el tipo de pregunta política que Edmund Burke habría gustado examinar. ¿Un diputado se mantiene fiel a su criterio sobre lo que es mejor para su país, o se mantiene fiel a la voluntad de un mandato popular como este referéndum?

  1. División de la Coalición de May y una Irlanda dividida

En junio de 2017, la Primera Ministra May llamó de manera imprudente a «elecciones anticipadas», buscando mejorar su mayoría de cinco escaños en el Parlamento. En cambio, los conservadores perdieron 13 escaños y se vieron obligados a formar un gobierno minoritario con el Partido Demócrata Unionista de Irlanda del Norte, el DUP.

El DUP aprobó un voto de «Dejar» en 2016, pero cuando May y la UE presentaron la propuesta del «Backstop irlandés» que mantendría a Irlanda del Norte en la zona aduanera de la UE con Irlanda, el DUP rechazó este plan.

El Irish Backstop habría separado a Irlanda del Norte de las otras tres regiones del Reino Unido a efectos aduaneros. De repente, el Acuerdo de Viernes Santo de 1998 e incluso la idea de la reunificación de Irlanda parecían estar en juego.

  1. Parlamento británico dividido

Desde 2016, May y su Gabinete intentaron en vano diseñar un paquete Brexit aceptable para su partido, el Parlamento del Reino Unido y la Unión Europea. En el proceso, más de 25 miembros de su Gabinete renunciaron, ¡un número histórico de deserciones del Gabinete!

La siempre persistente Theresa May no pudo diseñar un acuerdo con Brexit aceptable para su partido o el Parlamento, a pesar de que lo intentó en tres (fallidos) votos. Uno de esos votos, el 15 de enero, fue una derrota de 432 contra 202, lo que provocó un movimiento de no confianza dentro del partido de May.

Luego hubo conversaciones entre ella y el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, pero no se resolvió, ya que el Partido Laborista era para un acuerdo Brexit similar a Noruega.

  1. Diputados conservadores divididos

Una sexta división existe dentro de los diputados del partido conservador. Es la división entre Brexiteers (quienes apoyan la salida) «duros frente a blandos». Hard Brexiteers buscaron una ruptura inmediata con la UE, sin tarifas de eliminación o de salida. Habrían aceptado la incertidumbre a corto plazo y las dislocaciones comerciales a cambio de los beneficios a largo plazo de los nuevos acuerdos de libre comercio, por ejemplo, con los Estados Unidos, y la libertad instantánea de la «burocracia» empresarial de la UE. Los “duros” dicen que estaban respondiendo a las voces de los votantes.

Los Soft Brexiteers (los “blandos”) estaban más alineados con la Ciudad de Londres y la comunidad empresarial más grande, los cuales temían la pérdida de los mercados de la UE, la inversión extranjera, las economías de escala para la industria, así como las interrupciones de la cadena de suministro. Vieron los problemas de aduanas y los cambios regulatorios de un “Hard Brexit” como desalentadores para empresas grandes y pequeñas.

Conclusión

Para Boris Johnson, ha sido una ambición de por vida convertirse en Primer Ministro de su país, lo mismo que para su antecesora Theresa May, pero lo asume frente al nudo gordiano que parece ser el Brexit. Ahora «BoJo» se mueve al número 10 (de Downing Street) para ver si está más en condiciones de navegar que May.

Las divisiones que frustraron los serios esfuerzos de Theresa May para resolver las divisiones internas del país que lideraba resultaron insuperables para ella. Las divisiones entre el pueblo británico, las regiones, el Parlamento y los partidos políticos son tan profundas y consecuentes que su antiguo trabajo soñado se convirtió en una pesadilla política de la que su energía ilimitada y sus habilidades políticas limitadas no le permitieron escapar.

Boris Johnson afirma que puede hacer magia donde todos los demás han fallado. Muchos en todos los lados dudan de que pueda tener éxito. Si lo hace, será evidencia de habilidades de liderazgo que son tan excepcionales como imprevistas.

El Canal de la Mancha, a menudo tormentoso, tendrá más barcos políticos que se estrellarán contra sus rocas antes de que se resuelva este asunto Brexit.

 

Michael C. Maibach es el director gerente del James Wilson Institute en Washington DC. Este artículo fue publicado originalmente en inglés por The Globalist.com. ElPensador.io lo tradujo y editó.

Mission News Theme by Compete Themes.