Press "Enter" to skip to content

9/11: Lecciones y consecuencias del atentado a las Torres Gemelas

Por César Chelala, The Globalist.com.- Cualquier aniversario de una gran catástrofe trae sentimientos fuertes y recuerdos tristes.

Tal es el caso de los ataques del 11 de septiembre en el World Trade Center de Nueva York, una tragedia que tuvo efectos duraderos. Nueva York y el mundo no han sido los mismos desde los eventos del 11 de septiembre de 2001.

Los ataques a las Torres Gemelas produjeron la respuesta más concentrada a una emergencia en la historia de los Estados Unidos. Se estima que al menos 100 unidades de emergencia y docenas de ambulancias privadas se dirigieron a la escena en el Bajo Manhattan para recoger a los heridos y llevarlos a hospitales cercanos.

Al mismo tiempo, más de 2.000 policías registraron las torres y rescataron a los sobrevivientes. Pero el peso de la respuesta recayó en el Departamento de Bomberos de Nueva York, cuya respuesta a los eventos fue verdaderamente heroica.

Los ataques a las Torres Gemelas provocaron un aumento del orgullo nacional y las expresiones públicas de patriotismo y un fuerte compromiso de ayudar a los que sobrevivieron y a las familias de los que fueron asesinados.

Pero también hubo un aumento de incidentes de acoso y crímenes de odio contra los sudasiáticos, inmigrantes del Medio Oriente y aquellos que simplemente se parecían a ellos. Varios sijs indios fueron atacados y asesinados porque se creía erróneamente que eran musulmanes.

Efectos en la salud

Los ataques fueron particularmente inquietantes para los niños, quienes vieron las imágenes de destrucción reproducidas sin descanso en la televisión. Durante años después del ataque, los niños sufrieron un trastorno de estrés postraumático.

Además, más de 2.500 contaminantes, muchos de ellos carcinógenos peligrosos, estaban presentes en miles de toneladas de desechos tóxicos resultantes del colapso de las torres. Se estima que más de 18.000 personas se enfermaron como resultado del polvo tóxico.

Consecuencias económicas

Hubo una amplia gama de pérdidas económicas después de los ataques. Se estima que la ciudad sufrió pérdidas económicas estimadas en más de US$90 mil millones.

Fueron la consecuencia de la pérdida de productividad, los reclamos de seguros de gran alcance, la pérdida de bienes inmuebles y objetos de arte, así como el turismo y el comercio deteriorados, entre muchos otros efectos.

Seguridad y acciones militares

Los servicios de seguridad y protección sufrieron cambios significativos debido a los ataques. El Congreso aprobó la Ley de seguridad de la aviación y el transporte que afectó las políticas de seguridad y los viajes aéreos, así como las pautas a seguir antes de subir a bordo.

El Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos exigió a los pilotos que llevaran armas de fuego a bordo, y los pilotos se vieron obligados a recibir capacitación para evitar otros ataques terroristas.

También se aprobó la Ley Patriota, que amplió los poderes de los organismos encargados de hacer cumplir la ley con el fin de identificar actividades terroristas. El gobierno recibió amplios poderes para buscar en los registros de las personas.

A través del programa llamado Total Information Awareness, se desarrolló una tecnología especial para permitir la recopilación y el análisis de información sobre cada individuo en los Estados Unidos y para detectar comportamientos inusuales que podrían conducir a ataques terroristas.

La dimensión internacional

Usando los ataques como una excusa, Estados Unidos llevó a cabo guerras en Afganistán e Irak que tendrían serias consecuencias en la economía estadounidense y el estado de derecho en el mundo.

Muchas personas en todo el mundo creen que Estados Unidos desperdició una ola de buena voluntad mundial como resultado de los ataques.

Las guerras en Afganistán e Irak han devastado esos países y han resultado en un estado permanente de inestabilidad y destrucción. Orzala Ashraf Nemat, una activista afgana de derechos humanos, afirma:

«La guerra, nunca elegida por el pueblo afgano, ha hecho un gran daño a nuestro pueblo por todo tipo de razones locales, nacionales, regionales e internacionales diferentes. La corrupción generalizada, el armamento masivo de las milicias, el avivamiento de la guerra por parte de los países vecinos, las pérdidas civiles y las redadas nocturnas y el deterioro de la seguridad han socavado la educación de nuestros hijos, la capacidad de nuestras mujeres para trabajar y nuestra capacidad de proporcionar servicios sociales básicos a los más necesitados. parte de la población».

Las lecciones

Una de las lecciones que se pueden extraer de esa tragedia es que la violencia engendra violencia y la intolerancia engendra intolerancia. A menos que haya un nuevo enfoque para prevenir los actos terroristas, continuaremos viviendo bajo la amenaza del terror. La confrontación permanente no es la respuesta.

Si bien es fácil crear enemigos, es mucho más difícil entender el «otro», un enfoque necesario si deseamos eliminar el conflicto y honrar el deseo de paz y seguridad de todas las personas en el mundo.

Mission News Theme by Compete Themes.