Press "Enter" to skip to content

Cardenal francés a juicio por encubrimiento de abusos sexuales

Agencias.- Un cardenal católico y otras cinco personas fueron a juicio el lunes acusados ​​de encubrir a un sacerdote pedófilo que abusó de los Boy Scouts, el caso de abusos sexuales más importante de Francia hasta la fecha.

El caso plantea un nuevo desafío para el Vaticano, en medio de las crecientes demandas en la Francia mayoritariamente católica por décadas de abuso sexual por parte del clero.

El cardenal Philippe Barbarin, de 68 años, compareció este lunes ante un tribunal de Lyon junto con otros funcionarios eclesiásticos superiores acusados ​​de no proteger a los niños de los supuestos abusos cometidos por el reverendo Bernard Preynat. El principal funcionario del Vaticano a cargo de los casos de abuso sexual, el cardenal Luis Ladaria, se encuentra entre los acusados, pero no comparecerá ante el tribunal porque el Vaticano invocó su inmunidad diplomática.

Después de tomar asiento en la primera fila, Barbarin juntó las manos y cerró los ojos, como si estuviera rezando.

El juez luego leyó las largas acusaciones contra los acusados, y la defensa utilizó argumentos procesales para tratar de desechar el caso.

Nueve personas que dijeron que Preynat los maltrató en los años 70 y 80 llevaron el caso a los tribunales, y esperan que sea un punto de inflexión en los esfuerzos por responsabilizar a la jerarquía de la iglesia francesa por el abuso. Las víctimas dicen que el clero superior estaba al tanto de las acciones de Preynat durante años, pero le permitió estar en contacto con los niños hasta su jubilación de 2015.

A pesar de la atención nacional en el caso, puede desmoronarse por razones legales. Los fiscales inicialmente lo descartaron por pruebas insuficientes, y Barbarin mantiene su inocencia. Su abogado dice que su cliente nunca obstruyó la justicia porque el estatuto de limitaciones había aprobado los hechos en el momento en que Barbarin fue informado.

«Acusar a un hombre inocente no promueve una causa», dijo el abogado Jean-Felix Luciani.

Si se los declara culpables por no informar las acciones del sacerdote, los acusados ​​podrían enfrentar hasta tres años de prisión y una multa de 45.000 euros (US$ 51.300). Barbarin y algunos otros acusados ​​también enfrentan cargos por no ayudar a una persona en peligro.

El caso es una nueva prueba para el Papa Francisco, cuyo punto ciego sobre el abuso sexual del clero ha amenazado su legado y ha arrojado a la jerarquía católica a una crisis de credibilidad. Francisco ha elogiado a Barbarin como «valiente» y dijo que la justicia francesa debería seguir su curso.

El sacerdote Preynat, ahora en sus 70 años, escribió cartas a algunas familias confesando el abuso, y debe ser juzgado por separado por cargos de violencia sexual que involucran a 10 niños.

Una de sus presuntas víctimas, Alexandre Hezez, calificó el juicio como un esfuerzo por «hacer avanzar la justicia». Hezez, de 44 años, habló con el cardenal directamente sobre Preynat y está entre los que llevaron el caso a juicio.

Barbarin buscó consejo sobre cómo manejar las acusaciones de abuso contra Preynat por parte del funcionario del Vaticano, el cardenal Ladaria, quien recomendó medidas disciplinarias mientras «evita un escándalo público».

Se han realizado numerosos reclamos de abuso sexual infantil contra el clero católico en Francia desde la década de 1990, pero no ha habido una ola enorme como la que se ha visto en los Estados Unidos, Irlanda o algunos otros países.

Barbarin es la figura de la iglesia francesa de más alto nivel acusada de encubrir abusos, y su caso ha ensombrecido a la diócesis y la Iglesia católica francesa. Como resultado, los Obispos de Francia crearon una comisión ambiciosa para arrojar luz sobre el abuso sexual de menores en la iglesia desde 1950. Se espera un informe para 2020.

Pero el tema es divisivo. Un sacerdote francés, el reverendo Pierre Vignon, inició una petición para instar a Barbarin a que renuncie y obtuvo más de 100.000 firmas el año pasado. Vignon dice que el esfuerzo ha dañado su carrera en la iglesia.

Barbarin se encuentra entre las figuras más poderosas de la Iglesia Católica, uno de los 200 cardenales de todo el mundo y arzobispo de Lyon desde 2002. Varios cardenales han sido acusados ​​en los últimos años de proteger a los abusadores o de cometer abusos, desde Pensilvania hasta Australia y Chile.

Mission News Theme by Compete Themes.