Press "Enter" to skip to content

COVID 19 y el Estado-Nación: ¿La muerte de la globalización?

Por Michael Zürn, The Globalist.com.- La lista de posibles víctimas de la crisis de COVID-19, según algunos analistas, incluye el proceso de globalización en sí. Si bien las crisis son realmente momentos para cambios en el curso de la historia, no todo es fundamentalmente diferente después de que la crisis ha pasado.

Tres condiciones de cambio fundamental

La investigación en ciencias sociales nos muestra que las prácticas sociales cambian como resultado de una crisis cuando se cumplen tres condiciones: en primer lugar, las prácticas en cuestión deben verse como la causa o al menos el agravamiento de la crisis.

En segundo lugar, debe haber alternativas a los patrones de acción previamente establecidos que sean factibles y no demasiado costosas. Por ejemplo, durante la crisis del ozono, los sustitutos de los clorofluorocarbonos (CFC) que fueron la causa del problema pudieron establecerse con relativa rapidez, ya que su desarrollo no fue costoso.

En tercer lugar, es particularmente probable que una crisis conduzca a un cambio si las prácticas en cuestión ya estaban en declive antes de la crisis. Por ejemplo, la Segunda Guerra Mundial condujo a un aumento significativo en la descolonización, sobre todo porque el colonialismo ya había alcanzado su punto máximo antes.

El fracaso de la localización, no de la globalización

En este contexto, se debe dudar si la globalización económica también será víctima de COVID 19. Hay una razón simple para eso. El virus como tal no es consecuencia de la globalización, sino del fracaso o la excesiva dependencia de la localización.

En cada caso, el inicio de la pandemia ocurrió localmente y luego se propagó epidémicamente en la región. El mapa de contagio global lo demuestra en muchos círculos, más o menos gruesos, y cada uno representa una epidemia regional.

Sí, la pandemia se volvió global a través de la creación de redes de epidemias regionales. Pero los resultados diferían ampliamente, dependiendo de la competencia e intensidad del manejo local/nacional de la pandemia.

¿De vuelta al siglo XVIII?

Sin embargo, la capacidad de la infección para propagarse de una región a otra no dependía de la globalización. Las conexiones de transporte que durante mucho tiempo habían sido el sello distintivo de un mundo interdependiente habrían sido suficientes para esto.

La única forma de limitar un virus a nivel regional es asegurarse de que no haya más aviones, trenes o barcos. Pero ese no sería el fin de la globalización.

Más bien, representaría un regreso al siglo XVIII. Incluso en 1831, el cólera pudo llegar a Europa desde Asia, y eso a pesar de un cordón militar.

Esto subraya que la contribución causal del mayor impulso hacia la globalización -que se llevó a cabo en los años 1990 y 2000- a la propagación de la pandemia mundial es baja.

La renacionalización de los procesos económicos es posible

Por supuesto, hay alternativas a los patrones actuales de producción global y cadenas de suministro. Es posible una renacionalización parcial de los procesos económicos. Sin embargo, esto conduciría a mayores costos y considerables pérdidas de bienestar.

Cuando regrese la normalidad, las montañas de deuda pública y privada habrán crecido en todas partes. Nos encontraremos en una recesión global. La presión de los costos será particularmente alta.

Una desaceleración no es una disminución

Sin embargo, es importante darse cuenta de que este no es un entorno en el que disminuirán las perspectivas de globalización.

Es cierto que la producción de máscaras protectoras y algunos medicamentos pueden reconstruirse en muchos estados nacionales. Pero estas son circunstancias especiales que no son adecuadas para la generalización.

También es cierto que el ritmo de la globalización ya se estaba desacelerando antes de la crisis. Pero eso no es lo mismo que decir que en realidad estaba disminuyendo en la práctica. Una aceleración más lenta no representa una inversión. Esa es también la razón por la que no debe compararse con una disminución.

La globalización económica estaba en un alto nivel antes de la crisis. Lo más probable es que, más o menos modificaciones, probablemente volverá a ese nivel después de la crisis.

Un tipo diferente de globalización

Por lo tanto, se requiere precaución cuando se proclama prematuramente el fin de la globalización.

Después de la crisis, algunos aspectos prácticos cambiarán. Probablemente habrá más videoconferencias y menos reuniones de negocios internacionales que antes. Eso tendría sentido.

Más aún, durante la crisis de COVID-19, muchos de nosotros hemos aprendido intuitivamente la inmediatez de las videoconferencias. Es mucho más fácil reunir a un gran grupo de personas para el debate, si solo tienen que despejar su horario para una sesión de cuatro horas, en lugar de viajar durante la mayor parte del día antes y después de dicho evento.

Un tipo diferente de comercio

También es probable que el virus acelere la muerte de los minoristas locales y, de la misma manera, aumente aún más la cuota de mercado de Amazon. Eso sería una pena.

El COVID-19 también acelerará el proceso de digitalización y, mejor aún, una mayor globalización de la educación, ya que nos vimos obligados a adoptar nuevas prácticas digitales.

Quizás el coronavirus también conduzca al final del apretón de manos y al beso de bienvenida como práctica social. Probablemente nos acostumbraremos a eso también.

Finalmente, en cuanto a las cadenas de suministro, parece poco probable que las empresas alemanas u otras reduzcan las instalaciones de producción extranjera a gran escala.

Es cierto que las empresas que dependen de los suministros del área de Wuhan tuvieron dificultades en febrero. Pero si su instalación de producción o su proveedor se hubieran basado, por ejemplo, en el estado alemán de Renania del Norte-Westfalia, el problema habría surgido exactamente de la misma manera, solo un poco más tarde.

Conclusión

Por lo tanto, el hecho de que el después de la crisis viene antes de la crisis, dice mucho.

Michael Zürn es el director de la unidad de investigación sobre Conflictos Transnacionales e Instituciones Internacionales en el Centro de Investigación de Ciencias Sociales en Berlín y Director del proyecto SCRIPTS.

Mission News Theme by Compete Themes.