Press "Enter" to skip to content

El poder causa daño cerebral

ElPensador.io.- Si el poder fuera un medicamento recetado, vendría con una larga lista de efectos secundarios conocidos. Se puede intoxicar. Se puede corromper. Incluso puede hacer que Henry Kissinger crea que es sexualmente magnético. ¿Pero puede causar daño cerebral? La respuesta es sí, de acuerdo con un artículo de la revista especializada The Atlantic.

Según la publicación, que recogen una serie de investigaciones científicas, hay evidencias de que la permanencia en puestos de poder, público o en empresas, puede dañar algunas funciones cerebrales.

Es una de las conclusiones de Dacher Keltner, profesor de psicología en la UC Berkeley, tras un largo estudio de laboratorio y experimentos de campo. Sus resultados indican que los sujetos bajo la influencia del poder tienden a actuar como si hubieran sufrido una lesión cerebral traumática: se vuelven más impulsivos, menos conscientes de los riesgos y, sobre todo, menos adeptos a ver las cosas desde el punto de vista de otras personas.

Sukhvinder Obhi, neurocientífico de la Universidad de McMaster, en Ontario, describió recientemente algo similar. A diferencia de Keltner, que estudia los comportamientos, Obhi estudia los cerebros. Y cuando colocó las cabezas de los poderosos y los no tan poderosos debajo de una máquina de estimulación magnética transcraneal, descubrió que el poder, de hecho, afecta un proceso neuronal específico: el “reflejo”, que es una piedra angular de la empatía. Lo que da una base neurológica a lo que Keltner ha denominado la “paradoja del poder”: una vez que tenemos el poder, perdemos algunas de las capacidades que necesitábamos para obtenerlo en primer lugar.

Esa pérdida de capacidad se ha demostrado de varias maneras creativas. Un estudio de 2006 les pidió a los participantes que dibujaran la letra E en su frente para que otros los vieran, una tarea que requiere verse desde el punto de vista de un observador. Aquellos que se sintieron poderosos tenían tres veces más probabilidades de atraer la E de la manera correcta hacia ellos mismos y hacia atrás a todos los demás (lo que recuerda a George W. Bush, quien de manera memorable levantó la bandera estadounidense en los Juegos Olímpicos de 2008). Otros experimentos han demostrado que a las personas poderosas les es casi imposible identificar lo que siente alguien en una imagen, o adivinar cómo un colega podría interpretar un comentario.

El hecho de que las personas tienden a imitar las expresiones y el lenguaje corporal de sus superiores puede agravar este problema: los subordinados proporcionan pocas señales confiables a los poderosos. Pero más importante, dice Keltner, es el hecho de que los poderosos dejan de imitar a los demás. Reírse cuando otros se ríen o tensarse cuando otros se ponen tensos, ayuda a desencadenar los mismos sentimientos que los demás están experimentando y proporciona una ventana a donde vienen. Las personas poderosas “dejan de simular la experiencia de los demás”, dice Keltner, lo que lleva a lo que él llama un “déficit de empatía”.

El “reflejo” es un tipo de mímica más sutil que se desarrolla completamente dentro de nuestras cabezas y sin nuestra conciencia. En los estudios de campo, los individuos que estaban en puestos de poder tenían “anestesiado” ese pilar de la empatía.

El poder, dice la investigación, prepara nuestro cerebro para eliminar la “información periférica”, lo que no nos importa para su ejercicio. En la mayoría de las situaciones, esto proporciona un aumento de eficiencia útil. Pero tiene el desafortunado efecto secundario de hacernos más obtusos. Incluso eso no es necesariamente malo para las perspectivas de los poderosos, o los grupos que lideran. Como Susan Fiske, profesora de psicología de Princeton, ha argumentado persuasivamente, el poder disminuye la necesidad de una lectura matizada de las personas, ya que nos da el control de los recursos que una vez tuvimos que convencer a los demás.

Según el artículo de The Atlantic, los “poderosos” son menos capaces de distinguir los rasgos individuales de las personas, confían más en el estereotipo. Y mientras menos puedan ver, según sugieren otras investigaciones, más se basan en una “visión” personal para la navegación.

Para Keltner, sim embargo, esto puede tener solución. En la medida en que afecta a nuestra forma de pensar, el poder es un estado mental. De modo que, si tiene una conciencia de su falta de empatía, “cuenta un momento en el que no te sentiste poderoso, y tu cerebro puede comunicarse con la realidad”. Recordar una experiencia temprana de impotencia parece funcionar para algunas personas.

Un increíble estudio publicado en The Journal of Finance en febrero pasado encontró que los CEOs que, como niños, habían vivido una catástrofe natural que produjo muertes significativas, eran mucho menos buscadores de riesgos que los CEOs que no lo habían hecho.

Esa dosis de “humildad” puede ser alguien de confianza que les proporcione el “cable a tierra” cuando la frecuencia de la arrogancia que provoca el poder se escape de las manos y dañe las relaciones sociales.

Mission News Theme by Compete Themes.