Press "Enter" to skip to content

¿Es irreversible la crisis en Venezuela?

ElPensador.io.- Una columna del ex ministro de Relaciones Exteriores de México, Luis  Castañeda, en el diario The New York Times, reflexiona sobre el momento político de Venezuela señalando que quizás la crisis está en punto de no retorno y se necesita una intervención por la fuerza.

Castañeda alude a las palabras recientes de Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), quien “hizo una declaración deslumbrante en un mitin en la frontera entre Colombia y Venezuela, advirtiendo que no había ninguna opción fuera de la mesa en Venezuela y, en particular, que una ‘Intervención militar’ para ´’derrocar’ a su gobierno, no podía descartarse”.

“Algunos observadores interpretaron que esto significaba que una invasión de Venezuela por otros países estaba ahora en la agenda. Otros, más inteligentemente, supusieron que el Sr. Almagro se estaba refiriendo a una participación doméstica de las fuerzas armadas venezolanas: en resumen, un golpe de Estado militar”, dice Castañeda.

“¿Ha llegado la crisis venezolana a esa etapa? Tal vez. La declaración impactante… no se produjo en el vacío. Días antes, The New York Times informó que oficiales de alto rango del ejército venezolano se habían acercado a la administración Trump hace unos meses. Anunciaron que planeaban un golpe de estado contra el presidente Nicolás Maduro y solicitaron apoyo de telecomunicaciones para ese fin. Los funcionarios estadounidenses declinaron, y los venezolanos estaban solos”.

“Nunca hubo un golpe, a excepción de un ataque de drones fallido contra el Sr. Maduro. -afirma Castañeda-. Posteriormente arrestó y probablemente torturó a un gran número de oficiales del ejército, quienes fueron acusados ​​de participar en el plan. El presidente venezolano acusó al entonces presidente colombiano Juan Manuel Santos de planear toda la conspiración. Santos lo negó”.

“Hay tres aspectos de la pesadilla venezolana. Primero está el ataque a la democracia y el respeto a los derechos humanos por parte del régimen de Maduro, y antes del Sr. Maduro, por Hugo Chávez. De acuerdo con la Carta Interamericana de 2001, firmada por todos los países del Hemisferio Occidental, excepto Cuba, un ataque a la democracia en sí es una justificación para suspender el gobierno” de la OEA, afirma Castañeda. “El segundo es la crisis humanitaria. Millones de venezolanos están hambrientos, enfermos e incluso muriendo por falta de alimentos, medicinas, artículos de primera necesidad, energía eléctrica e incluso una fuerza policial capaz de patrullar Caracas, una de las ciudades más violentas del mundo. Por último, están las consecuencias regionales del desastre humanitario: alrededor de 2,3 millones de venezolanos han dejado su país y otros dos millones podrían irse hacia 2020. Cientos de miles están exiliados en Perú, Chile, los países vecinos de Colombia y Brasil. Decenas de miles viven ahora en España, México, Florida y Argentina. Esta es la migración más grande en la historia de América Latina desde la trata de esclavos”.

“Esto ya no es un asunto doméstico venezolano. Los exiliados ejercen una gran presión sobre los servicios humanos en las naciones donde se establecen o atraviesan: salud, educación, refugio, cumplimiento de la ley y otros. Han generado reacciones de xenofobia odiosas, incluso el linchamiento, en varias naciones anfitrionas. La crisis afecta directamente a la mayor parte de la región”.

Castañeda recuerda que en 2002 hubo un intento de golpe para derrocar a Hugo Chávez que fue condenado por todo el continente de manera prácticamente unánime. Pero, a su juicio, las condiciones actuales son completamente distintas.

“Chávez era un jefe de estado elegido democráticamente, que había participado en algunos episodios de represión condenatorios, pero que aún no estaba ni cerca de ser un dictador. La elección del Sr. Maduro en mayo pasado fue rechazada por la mayoría de los países de la región y por miembros de la Unión Europea como fatalmente defectuosa. Por orden del Sr. Maduro, más de 100 personas, principalmente estudiantes, recibieron disparos en las calles el año pasado. Organizaciones no gubernamentales como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, así como el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, han denunciado estas atroces violaciones de los derechos humanos. Además, había pocas implicaciones extranjeras de los esquemas sin sentido del señor Chávez o la retórica interminable”.

¿Estas poderosas diferencias justifican un golpe militar en Venezuela hoy en día, a diferencia de 2002? ¿Un empeoramiento de la crisis humanitaria, en particular el hambre y la enfermedad generalizadas? ¿Más refugiados huyendo a los vecinos de Venezuela? ¿Un final completo a cualquier vestigio de gobierno democrático, y el establecimiento de una dictadura de pleno derecho e inmaculada? No hemos llegado todavía, y equiparar la situación en este país con el genocidio en Ruanda o Camboya de PolPot es exagerada y engañosa.

Hay , sin embargo, un momento en que la comunidad regional se verá obligada a asumir la responsabilidad de proteger el compromiso internacional para evitar la destrucción de un pueblo o un país. Es obvio en esta etapa que no existe una solución electoral e institucional a la tragedia en Venezuela. Igualmente evidente es el hecho de que Cuba, el único actor externo con influencia real en Caracas, no está dispuesto a utilizarlo en aras de la democracia y la seguridad en la región. Entonces, ¿cuándo se vuelve necesario y deseable el respaldo externo, abierto o encubierto de América Latina para un golpe? En cualquier caso, no hasta que todas las otras opciones hayan sido probadas”.

Por ejemplo, Castañeda señala una opción que no ha sido aplicada: “Si bien Estados Unidos y varios países de la Unión Europea y los gobiernos latinoamericanos han impuesto varios conjuntos de sanciones en gran medida ineficaces en los últimos meses, no se han dirigido a las compras de petróleo, a pesar de que las empresas privadas han demandado a PDVSA por incumplimiento de contratos. Washington, en particular, se mostró reacio a proceder, a pesar de saber muy bien que estas serían las sanciones más efectivas”.

“Apenas el martes, Estados Unidos incrementó las sanciones contra figuras clave en el séquito de Maduro. Las sanciones petroleras obligarían a Caracas a buscar otros compradores, lo que puede hacer, pero solo a un alto costo y con múltiples complicaciones. Privarían al régimen de gran parte de sus ganancias y dólares, tal vez irreparablemente. Lamentablemente, también lastimarían a la gente venezolana. La pregunta es qué causa el mayor daño: sanciones con dientes de verdad o la perpetuación de la pesadilla actual”.

“Mucho antes de justificar o respaldar un golpe, si la comunidad internacional está convencida de que la paz y la seguridad regionales están en peligro, y que tiene la responsabilidad de proteger a Venezuela y sus vecinos, primero debe agotar todas las demás opciones. El petróleo es el restante. Solo entonces, si es que lo hace, el arrebato del secretario general Almagro adquirirá legitimidad”.

Mission News Theme by Compete Themes.