Press "Enter" to skip to content

Iglesia en Polonia y Alemania hace mea culpa remecida por escándalos de pedofilia

ElPensador.io.- Los principales obispos de Polonia y Alemania fueron los primeros en hacer un severo mea culpa, después del concilio que reunió a prelados de todo el mundo el mes pasado en el Vaticano, sobre los abusos sexuales cometidos por sacerdotes de la Iglesia Católica.

En Polonia (el país del fallecido Papa Juan Pablo II) se publicó un informe que da cuenta del abuso a 382 niños ​​sexualmente por el clero entre 1990 y 2018. Casi 200 de ellos tenían menos de 15 años.

«Este es un tema especialmente doloroso y trágico, ya que está relacionado con personas consagradas, que se dedicaron a servir a la iglesia, a otros seres humanos. Tienen confianza social y esta confianza social fue trágicamente violada», dijo el arzobispo Marek Jedraszewski.

El año pasado, los obispos polacos pidieron perdón a las víctimas de abusos clericales anteriores y comenzaron a recopilar datos para «identificar las causas de estos hechos y evaluar su escala».

La cifra es muy similar a la entregada previamente por una organización no gubernamental polaca llamada «No teman», en un informe propio, aunque su investigación se extendía desde 1950.

Polonia sigue siendo uno de los países más devotos de Europa. Casi el 85% de los 38 millones de habitantes de Polonia se identifican como católicos romanos y alrededor de 12 millones asisten a misa todos los domingos.

Pero el mea culpa todavía no alcanza una actitud activa en materia de castigos o compensaciones. Un brazo de la Iglesia presentó una demanda en la Corte Suprema para anular un pago de US$263 mil ordenado por un tribunal inferior a una mujer que, siendo una niña de 13 años, fue violada repetidamente por su sacerdote local.

El caso fue un fallo histórico en la concesión de una indemnización y una anualidad a una víctima de abuso sexual por parte de un sacerdote católico en Polonia.

En Alemania

Mientras tanto, en Alemania los líderes católicos admitieron que deben enfrentar con urgencia los escándalos de abuso sexual infantil, mientras las víctimas lo acusan de «obstáculo» continuo, especialmente en compensaciones, en una realidad tan dramática, que hasta ahora suman casi 2 mil las solicitudes de indemnización por abusos, y los casos documentados y reconocidos por la iglesia son más de 3.600 desde los años 40. Según estudios independientes, la cantidad de personas abusadas es muy superior, estimándolo en más de 100 mil.

«Tenemos la responsabilidad de los afectados en todo el mundo: ninguno de nosotros puede negar el problema o tratarlo como un tabú», dijo el cardenal Reinhard Marx, jefe de la Conferencia Episcopal de Alemania.

A las miles de víctimas alemanas y a otros críticos, Marx dijo: «Vemos y escuchamos … lo hemos entendido», hablando al final de una conferencia episcopal de cuatro días.

La era del silencio «ha terminado», subrayó tras el concilio sobre abusos sexuales en el Vaticano, y ​​admitió que debería haberse tratado «tal vez hace 20 años, 30 años».

Pero el cardenal Marx también advirtió que «el proceso de limpieza no se termina en tres días, es un camino continuo», y no ofreció un calendario para reformas concretas.

Matthias Katsch, del principal grupo de víctimas, Eckiger Tisch, recibió con agrado el sentimiento general de mayor apertura, pero subrayó que «lo que nos falta son palabras claras sobre el tema de la ayuda, en particular sobre la indemnización de las víctimas».

«La Iglesia sigue obstaculizada por la compensación», dijo en un comunicado, y agregó que «la verdad es que los obispos están asustados, con razón, que mucha, mucha gente insistirá en la compensación».

La Iglesia de Alemania en septiembre pasado publicó un estudio que mostró que 1.670 clérigos habían cometido algún tipo de ataque sexual contra 3.677 menores, en su mayoría niños, entre 1946 y 2014. Los autores dijeron que la figura era «la punta del iceberg», ya que muchos documentos de la Iglesia habían sido «destruidos o manipulados». Más de la mitad de las víctimas tenían 13 años o menos, concluyó el estudio.

Los sacerdotes depredadores a menudo eran transferidos a otra parroquia, que generalmente no era advertida sobre su historia criminal.

La verdadera cifra de víctimas de abuso católico en Alemania se estimó en 114.000 en un estudio reciente de la Universidad de Ulm basado en una encuesta aleatoria de la población general que se publicó en el Journal of Sexual Child Abuse.

 

Mission News Theme by Compete Themes.