Press "Enter" to skip to content

La batalla por la sobrevivencia de los glaciares en Chile

ElPensador.io.- Un cóctel tóxico de temperaturas crecientes debido al cambio climático, una larga sequía que ya lleva casi  una década y la minería, son los elementos que están matando el sistema de glaciares que alimentan de agua dulce a la mayor parte de Chile.

Así lo afirma un reportaje de la revista especializada Bloomberg, señalando que la milenaria masa de hielo está retrocediendo en nuestro país a razón de un metro por año, y que ya dejó de ser un sistema interconectado para ser cinco glaciares pequeños separados.

Chile tiene una de las mayores reservas de agua dulce del mundo, fuera de los polos norte y sur, pero los abundantes glaciares que son la fuente de ese preciado producto se están derritiendo rápidamente. No se trata solo de un desastre ecológico: se está convirtiendo rápidamente en un dilema económico y político para el Estado chileno, dice Bloomberg, y también para el continente, pues Chile tiene el 80% los glaciares de América Latina.

En menos de dos décadas a partir de ahora, algunos glaciares habrán desaparecido, mientras que el volumen total de todos los glaciares en Chile se habrá reducido a la mitad para fines de siglo, dice el geólogo Gino Casassa. Ese es un problema grave ya que Chile, pues es el país de América con mayor riesgo de estrés hídrico extremadamente alto, según el Instituto de Recursos Mundiales. Más de 7 millones de personas que viven en los alrededores de la capital, Santiago, dependen de los glaciares para alimentar la mayor parte de su suministro de agua en tiempos de sequía.

El gobierno es muy consciente del problema. Una unidad de glaciares se estableció en 2008 y se encargó de producir un inventario de glaciares con el objetivo de protegerlos y crear conciencia sobre su importancia. Pero sus recursos son limitados: tenía solo siete empleados el año pasado (Casassa es el director de la unidad) y hasta ahora ha publicado un único registro de glaciares, en 2014, utilizando datos de hace una década. La unidad emitirá un segundo inventario a finales de este año que permitirá la primera comparación de todos los glaciares de Chile.

Ley de Glaciares

No todos se contentan con esperar. Un proyecto de ley de oposición ahora ante el Parlamento tiene como objetivo asegurar la protección legal de los glaciares. Pero el gobierno de Sebastián Piñera se opuso, argumentando que si se implementan, las medidas dañarían el desarrollo económico de Chile, y específicamente su lucrativa industria minera.

Los glaciares cubren algunos de los depósitos masivos de cobre que hacen de Chile el mayor productor mundial de metal, con aproximadamente un tercio de la producción mundial de cobre proveniente de sus minas cada año. La minería es clave para la economía de Chile, ya que representa el 10% de su producto interno bruto y comprende poco más de la mitad de sus exportaciones.

Esa realidad económica está en el corazón del dilema del gobierno, evaluando las compensaciones requeridas para proteger el medio ambiente al tiempo que respalda una industria valorada en unos US$ 19 mil millones para la economía. El ministro de Minería, Baldo Prokurica, insiste en que los objetivos económico y medio ambiental no son mutuamente excluyentes.

 

«La minería se puede hacer sin dañar el medio ambiente y eso es lo que queremos hacer», dijo Prokurica en una entrevista, señalando que países con desafíos similares como Canadá, Noruega y los Estados Unidos tienen estándares ambientales más altos y aún logran explotar, sin ley de glaciares.

El proyecto de ley propone que todos los glaciares y sus alrededores se conviertan en áreas protegidas, prohíbe las intervenciones no científicas y considera cualquier violación de las reglas como delitos. Esa es una brocha demasiado amplia para el gobierno de Chile, que planea su propia legislación ambiental. «Creo en la preservación de los glaciares, pero también en la minería», dijo Prokurica.

El gobierno de Piñera todavía se opone a la iniciativa en el mismo año en que se debe organizar la cumbre sobre el cambio climático COP25 de las Naciones Unidas.

«Si no apoyan el proyecto de ley de glaciares, (el gobierno) mostrará que su apuesta por COP estaba jugando en la galería», dice Guido Girardi, el senador de la oposición que patrocinó la legislación. «Nos enfrentamos a una catástrofe y no proteger los glaciares ya no es una opción».

Los glaciares han sido durante mucho tiempo la ruina de la industria minera. Durante la década de 1970, Codelco eliminó los glaciares que cubrían un rico depósito en las montañas al noroeste de la capital para permitir el desarrollo de su mina Andina. En un momento en que Chile casi no tenía protección ambiental, el acto se celebró como una gran hazaña de ingeniería.

Glaciares: mucho más que solo agua

Los avances científicos dan cuenta que los glaciares ayudan a bajar las temperaturas y a aumentar la humedad del aire en un radio de 50 kilómetros. También son la razón por la cual los ríos en el centro de Chile transportan aproximadamente el mismo volumen de agua durante la sequía extrema actual que en condiciones normales. En un año seco, hasta dos tercios del agua en los sistemas fluviales que alimentan a Santiago provienen de los glaciares en lo alto de Los Andes.

El resultado es que a medida que las condiciones de sequía se vuelven más frecuentes desde Ciudad del Cabo hasta Chennai en India, Chile permanece relativamente protegido. Alrededor del 70% de la población de 18 millones de habitantes del país vive en áreas donde los glaciares marcan la diferencia.

Pero esa red de seguridad natural está bajo una tensión creciente. Si bien la mayoría de las minas en Chile se encuentran en el desierto del norte de Atacama, los mineros se mueven hacia el sur en busca de depósitos más nuevos y más ricos, y encuentran glaciares en el camino.

«Las solicitudes para explorar y minar en áreas con una gran presencia de glaciares solo están aumentando», dijo a Bloomberg Francisco Ferrando, glaciólogo y profesor de la Universidad de Chile en Santiago.

La mayoría de los glaciares de Chile se encuentra en la Patagonia, y unos pocos están dentro de parques nacionales y, por lo tanto, están protegidos. Los glaciares blancos, donde el hielo está en contacto directo con el aire, disfrutan de una protección más amplia que los glaciares rocosos menos conocidos: masas de agua congelada que se han mantenido debajo de capas de roca durante milenios.

Un artículo académico de 2010 descubrió que un tercio de todos los glaciares de roca en el centro de Chile se había visto directamente afectado por actividades mineras como la construcción de carreteras, plataformas de perforación y el depósito de residuos en la parte superior del hielo. Además, el polvo de los camiones y las explosiones en los pozos, así como las vibraciones de la maquinaria pesada aceleran la fusión. La minería en sí es intensiva en agua ya que se necesita en cada paso para producir cobre, con un aumento en el pronóstico de uso.

Casi todas las grandes compañías mineras que operan en Chile han afectado los glaciares, incluida Anglo American en su mina Los Bronces y Antofagasta Plc. en Los Pelambres.

Los Bronces de Anglo American y Andina de Codelco están explotando el depósito de cobre más grande del mundo en los Andes, a pocos kilómetros de Santiago. Solo una cresta de roca los separa del glaciar Olivares Alfa. Los dos pozos gigantes, los camiones mineros y el polvo de las explosiones son claramente visibles desde un helicóptero.

Con ambas compañías planeando nuevos proyectos de miles de millones de dólares para mantener la producción en los niveles actuales, se han hecho sonar las alarmas entre los ambientalistas, quienes dicen que la minería está acelerando el proceso de desertificación.

Es un cargo que los mineros rechazan. Joaquín Villarino, presidente del Consejo Minero, dijo que los glaciares se están reduciendo debido al cambio climático, y que la contaminación del transporte y otras actividades industriales en Santiago también están teniendo un impacto. La factura del glaciar contiene «errores graves», dijo.

La aprobación del proyecto de Ley de Glaciares obligaría a cuatro minas, incluidas Andina y Los Bronces, a detener las operaciones, con un costo de miles de millones de dólares y más de 34.500 empleos, según un informe de la comisión de cobre del gobierno, Cochilco. La producción de cobre caería un 11% hasta 2030, impactando los mercados mundiales de metales, dijo.

Mission News Theme by Compete Themes.