Press "Enter" to skip to content

La nueva geopolítica de gobernanza climática

Por IDDRI.- Centros de estudios sobre política exterior y clima de Europa, América Latina, China, África se han reunido para identificar las estrategias estratégicas más importantes y las condiciones para aumentar la ambición climática en un contexto geopolítico conflictivo. Sus principales conclusiones y propuestas para una mayor ambición se proporcionan a continuación.

El Cambio climático en el centro de perturbaciones geopolíticas

  1. El cambio climático se está convirtiendo en un creador de geopolítica en lugar de un tomador, debido a los impactos del cambio climático en las economías, y también por las transformaciones necesarias de nuestras economías para un rápido aumento en ambición climática. El ritmo y la escala de las transformaciones para un mundo neutral en carbono requerirán cambios profundos y rápidos que afectan las relaciones entre los diferentes bloques económicos regionales, así como la transformación estructural de las economías dentro de estos bloques y con las consiguientes consecuencias sociales.
  2. La emergencia climática es claramente geopolítica, como lo ilustra la deforestación y suministro de combustibles fósiles, dos cuestiones principales. Si no hay control sobre esas actividades, sus consecuencias para el clima son tan importantes que tendrán riesgos geopolíticos significativos: estos dos problemas reducen el espacio para la acción, forzando mayores y más rápidas reducciones en las emisiones; los impactos del cambio climático también serán mayores, trayendo a los humanos y su seguridad ecológica a la palestra. Ambas cuestiones están en el centro de los reclamos de soberanía de los gobiernos y los conflictos por la escasez de recursos.
  3. La disrupción geopolítica va más allá del clima y es estructural, no dependiente de los líderes específicos que llaman la atención: aumentos en las desigualdades, fragmentación y polarización entre países y bloques regionales; debilitamiento del sistema multilateral. Esto podría llevar a un escenario de pura competencia y conflicto entre naciones ignorando cualquier beneficio de la cooperación.
  4. Asegurar un espacio político adecuado para la cooperación es absolutamente crítico, reconociendo también la competencia, las divergencias y desacuerdos entre países. Transformando nuestras economías para una mayor ambición climática y adaptarse a los riesgos climáticos será una cuestión de competencia entre países, pero también necesita ser negociado conjuntamente La resiliencia a los shocks climáticos, por ejemplo en nuestros sistemas de comida globalizada, necesita de la cooperación para un sistema abierto basado en reglas. Mostrar los beneficios de la cooperación podría ayudar a contrarrestar una confrontación y narrativa del juego de suma cero que debilita la ambición. Un mayor análisis, divulgación y difusión adicionales podrían ayudar a fomentar la cooperación.
  5. Dentro de los países, hay un aumento en la demanda ciudadana de justicia social y protección ambiental. Un nuevo contrato social y una nueva licencia para operar está emergiendo de manera clara. Las movilizaciones sociales para estas demandas, más bien convergen que compiten, y están también pidiendo más cooperación a través de las fronteras.
  6. Debido a los rápidos cambios tecnológicos, económicos, sociales y ambientales en todos los países, la demanda política es también por más seguridad y protección, más soberanía sobre el futuro de las personas. Esta demanda de seguridad no tiene que conducir a la securitización, el cierre de fronteras y el reforzamiento de la dependencia del carbón en economías intensivas: la protección y la resiliencia a los choques y cambios está mejor garantizada a través de la cooperación entre países, aunque algunos países donde la acción climática es compleja de desarrollar están aprendiendo sobre estrategias de securitización. Acercamientos a las seguridad humana y seguridad ecológica son más propicios para una seguridad duradera y un bienestar social, abordando las causas raíces del cambio climático.

Construyendo sobre la base de estas narrativas y proporcionando más análisis académicos luego sobre los impactos indirectos del clima en lo social (por ejemplo en migraciones y conflictos) podría ayudar a contrarrestar la securitización del cambio climático.

Los cambios en las interacciones geopolíticas entre países que son necesarios para una mayor ambición climática

Comercio e inversiones

  1. Cooperar para un sistema comercial efectivo basado en normas, en lugar de una escalada en las guerras comerciales, es fundamental para anticipar y gestionar las disrupciones causadas por los impactos del cambio climático y por la transformación a un modelo de desarrollo bajo en carbono que causará inestabilidad en el comercio. La cooperación en comercio puede ayudar a asegurar la difusión de tecnologías clave de carbono cero y limitar las vías dependientes en tecnologías incumbentes de alto uso de carbón.
  2. Necesitamos ir más allá del lenguaje común de apoyo mutuo entre regímenes climáticos y comerciales, y centrarnos en las condiciones para un sistema basado en reglas para posibilitar altas ambiciones climáticas tanto en países importadores como exportadores:

– Garantizando el cumplimiento de las normas, especialmente en cuestiones ambientales y sociales.

– Garantizando la transparencia de los datos y la información comerciales;

– Asegurando que los intercambios comerciales sean compatibles con los ambiciosos objetivos climáticos nacionales;

– Contabilizando adecuadamente el agotamiento del capital natural como la base del crecimiento económico en nuestras cuentas nacionales. Medir la sostenibilidad es clave y existen indicadores tales como ahorros genuinos que podrían ser utilizados por los gobiernos para compararse entre sí como una mejor medida de bienestar.

  1. La estabilidad financiera es un bien global. Existen múltiples iniciativas para alinear el sector financiero así como regulaciones financieras con objetivos climáticos. Hay esfuerzos actualmente sobre la taxonomía verde en China y la UE están avanzando y pudieron lograr una forma de armonización, principios verdes y desarrollo mediante el desarrollo de instituciones financiera, la Fuerza de Tareas para las Revelaciones Financieras sobre el Clima (TCFD por sus siglas en inglés) está dando señales al sector privado, pero informes recientes sobre la aún alta intensidad del carbón de las carteras de bancos comerciales en todas las regiones y en las inversiones denominadas “Iniciativas Belt y Road”, muestran que se necesita un paso hacia el cambio. En particular, existe la necesidad por un mejor acceso al capital para los más vulnerables, reforzar los estándares, así como el aumento de la creación de capacidad de construcción en países receptores para desarrollar estándares y políticas públicas.
  2. Entre China y la UE, tensiones en torno a la tecnología y la propiedad intelectual o las inversiones no pueden dejarse sin abordar: China y la UE compiten y colaboran. Por lo tanto, necesitan mostrar el camino de la cooperación de apoyo mutuo en el comercio, así como en finanzas sostenibles, para instalar en ambas áreas de negociación una conversación donde los estándares cada vez más ambiciosos apoyen la transformación de las economías para alcanzar los objetivos climáticos. Esta conversación también debe ser inclusiva a otros socios comerciales y países donde China y la UE invierten conjuntamente, como India, América Latina o África, y los Estados Unidos si y cuando sea posible. La invitación de los ministros de comercio a las conversaciones sobre el clima en las cumbres COP podrían ser una forma útil de avanzar en esta agenda.

Liderazgo orientado a la cooperación: reconocer poder, pero también reglas y personas

  1. La mayor ambición carece actualmente de liderazgo político mundial. La UE y China están centrando actualmente mucha atención y expectativas: si carecen de ambición sobre los objetivos climáticos, entonces todo el acuerdo del Acuerdo de París podría perder su credibilidad. Mostrar y clasificar la ambición por países, las alianzas de países y actores no estatales podrían ser una forma de reforzar un círculo virtuoso para una mayor ambición.
  2. La situación geopolítica, en ausencia de un poder único o incluso de un grupo de dos países principales que lideran como el G2 entre Estados Unidos y China antes de la COP21, clama por un nuevo tipo de liderazgo político en un contexto geopolítico renovado. China y la UE no deberían intentar reemplazar el G2, pero sí ser el primer bloque de construcción allanando el camino para un liderazgo más distribuido. Tal liderazgo implicaría:

– Un marco de colaboración que no rehúye tensiones y problemas de competencia, pero pone el énfasis en la cooperación para las normas y para la sostenibilidad;

– Un liderazgo que depende del tamaño y el poder de estos dos bloques económicos, pero que incluye a muchos otros países que han liderado las ambiciones climáticas ambición en los últimos años;

– Un liderazgo compartido que se base también en alianzas y asociaciones, y en particular en marcos de cooperación regional. Ejemplos de esto incluyen: el acuerdo de Escazá en América Latina, que actualmente proporciona el espacio político para poner la justicia social y la ambición climática en primer lugar en la agenda de los países de la región o más alianzas de cooperación técnica como la Red Iberoamericana de Oficinas del Cambio Climático, RIOCC.

  1. La oferta de España para albergar la COP25 respetando el liderazgo de Chile como presidente de la COP es un fuerte mensaje político de solidaridad y cooperación que demuestra liderazgo orientado a la cooperación que necesitamos.

Institut du développement durable et des Relations internationales, IDDRI, es un think tank climático situado en Francia con colaboradores en más de 40 países.

Mission News Theme by Compete Themes.