Press "Enter" to skip to content

Pinochet, Friedman y yo: Reflexiones de un viaje a Chile

Por Christopher Westley.- En una reciente excursión al fin del mundo, me encontré en una de esas situaciones incómodas para un economista austríaco, que es el de defender la escuela de Chicago y a Milton Friedman. Como resultado de mis conversaciones con los chilenos sobre economía y política, especialmente la persistente división en Chile entre los partidarios de Allende y Pinochet, alcancé mi cuota para las defensas de Friedman.

Para ello, me alegro de estar en casa.

Como todos saben, Salvador Allende fue el presidente marxista de Chile, elegido por una estrecha pluralidad y una casualidad en 1970, y depuesto en un golpe militar tres años después, con el apoyo de las agencias de espionaje de los Estados Unidos (así como las operaciones de inteligencia de varios otros países). Al final del día, la preocupación de que un estado policial similar a Cuba se estaba introduciendo en América del Sur, con Santiago convirtiéndose en una nueva Habana, lo que llevó a una revuelta militar, la Fuerza Aérea de Chile bombardeó La Moneda (la versión de Chile de la Casa Blanca) , y el suicidio de Allende con un AK-47.

Durante los siguientes 17 años, el general Augusto Pinochet gobernó Chile y demostró la regla de que aquellos que resisten un mal como el comunismo a menudo asumen los peores rasgos de sus enemigos en el proceso. Mientras Allende se esforzaba por crear una infraestructura de fidelismo en Chile (con la inflación de tres dígitos para demostrarlo), Pinochet realmente construyó una infraestructura que trajo la tortura y la muerte: primero para los partidarios y acólitos de Allende, y luego para cualquiera que cayera en manos de su policía secreta. Decenas de miles fueron encarcelados, torturados y asesinados por hombres que afirmaban estar restaurando el Estado de Derecho en Chile.

No obstante, un Pinochet corrupto permitió votar una nueva Constitución y más tarde, un plebiscito sobre su gobierno que lo llevó a renunciar al poder 20 años después de la elección de Allende. Ahora, casi tres décadas después y Pinochet muerto hace mucho tiempo, la división ideológica de izquierda-derecha de Chile se asemeja a la de Estados Unidos. La mayoría de las personas con las que hablé en Chile estarían de acuerdo en que la brecha se caracteriza por personas bien intencionadas que ven favorablemente a Allende o Pinochet en la medida en que consideran que cada hombre es el menor de los dos males.

Lo anterior no es ni siquiera un resumen de una historia lamentada. Sin embargo, tres lecciones brotan de ello. Estas son:

– Los ideólogos elegidos por casualidad no deben gobernar como si tuvieran un mandato. Si lo hacen, provocan reacción y reacción exagerada.

La decisión de Pinochet de renunciar al poder es admirable y totalmente contraria a la corriente dictatorial. Al hacerlo, Chile se convirtió en una de las democracias más estables de las Américas.

Pinochet merece el crédito por permitir que los “Chicago Boys”, un grupo de economistas que estudiaron en la Universidad de Chicago e influyeran con sus principios de libre mercado, construyeran el desarrollo de instituciones económicas en Chile posterior a Allende. Se les atribuye la liberalización de la economía y su apertura al comercio global, la privatización de las industrias estatales y la estabilización de la inflación.

Este último punto es la base de mi inusual defensa de Milton Friedman, que era un tipo extraño de libertario popular: un arco-positivista, un defensor del dinero fiduciario y el control estatal de las tasas de interés (que se encuentran entre los precios más importantes y esenciales de cualquier mercado libre), y uno de los fundadores intelectuales de la retención de impuestos y el crédito tributario por ingreso del trabajo. Estas contribuciones a las instituciones monetarias y fiscales actuales deberían preocupar a los partidarios libertarios de Friedman.

Me preocupan y, sin embargo, para muchos partidarios de Allende, la economía del libre mercado está en sí misma manchada por su asociación con el régimen de Pinochet. Mi argumento de respuesta fue que el caso de la ciencia económica es independiente de cualquier régimen dado que lo promueva, y que si bien estoy de acuerdo en que las contribuciones de Friedman al poder del estado son preocupantes, su influencia en la creación de instituciones de libre mercado en Chile fue clave para su increíble desempeño económico, desde 1990.

Cuando Pinochet dejó la presidencia, Chile se encontraba en una encrucijada. Podría haber abrazado el populismo keynesiano de otros países latinoamericanos, o podría haber continuado en el camino de reducir los impuestos, hacer que el país sea seguro para la inversión de capital e insertarse y extenderse en la división global del trabajo. Eligió lo último y, como resultado, Chile debería ser el modelo para todo el desarrollo económico de América Latina, más allá de los modelos económicos relativamente más corruptos y enriquecedores que se encuentran en países como Argentina, Brasil y Venezuela.

Cuando le mencioné esto a un expatriado chileno de Australia a quien conocí, su familia emigró en la década de 1970 por temor a la policía secreta de Pinochet, pensó que sobreestimé el valor de las instituciones de libre mercado en la situación económica actual de Chile. Chile, me dijo, todavía tenía una gran desigualdad de ingresos en relación con los países desarrollados.

Me pareció que esta es una mala comparación. El nivel de desigualdad de ingresos de Chile es comparable al de Australia cuando la economía de mercado australiana se encontraba en una etapa similar. Sin embargo, a medida que Chile continúa atrayendo capital y empleándolo en formas que aumentan la productividad de sus trabajadores pobres, también seguirá desarrollando una clase media comparable a la de Australia, y la desigualdad de ingresos disminuirá.

Además, comparando la economía chilena con la de Australia o las fronteras de Estados Unidos para cometer la falacia de Nirvana. Una mejor comparación sería con Argentina o Brasil, y aunque admito que Chile no siempre puede compararse favorablemente con estos países, en su mayoría lo hace. Chile se ha salvado de las crisis económicas y políticas periódicas que aquejan a esos países. Si bien es demasiado dependiente del precio del cobre, la diversificación de la economía ha hecho que esta dependencia sea un factor menos importante que en el pasado.

Los chilenos con quienes hablé nunca habían escuchado a nadie criticar a Friedman como alguien que comprometía los principios del libre mercado. Sin embargo, las concesiones intelectuales de Friedman a la expansión del Estado seguramente deben haber afectado adversamente la actual situación económica de Chile de la misma manera que afectan adversamente a la economía de los Estados Unidos. Allí, como aquí, la inflación del Banco Central financia al Estado en una medida mayor de lo que sería posible sin el impuesto a la inflación, y estos fondos se destinarán a financiar individuos, empresas e industrias políticamente bien conectadas que de otro modo recibirían menos favor si los flujos de capital fueran Dirigido por las fuerzas del mercado. Allí, como aquí, los niveles cada vez más altos de inflación de precios reducen el poder de compra de la moneda (especialmente perjudicando a los pobres) para financiar estas transferencias de riqueza.

 

Christopher Westley, profesor de economía en el Lutgert College College en la Florida Gulf Coast University y profesor asociado en el Instituto Mises.

Mission News Theme by Compete Themes.