Press "Enter" to skip to content

Por qué los autócratas adoran las crisis

ElPensador.io.- Un agudo análisis de los cientistas políticos estadounidenses Steven Levitsky y Daniel Ziblatt afirma que dictadores y gobernantes de características autocráticas prefieren las emergencias y las situaciones de crisis, y son para ellos un medio probado de subvertir la democracia.

El artículo fue publicado por el diario The New York Times, y señala que “desde Getulio Vargas y otros dictadores más conocidos en la década de 1930 hasta Indira Gandhi y Ferdinand Marcos en la década de 1970, y hasta Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan más recientemente, los líderes de mentalidad autocrática han usado durante mucho tiempo las emergencias nacionales, algunas reales y otras fabricadas, para reclamar poderes extraordinarios. Una de nuestras mayores preocupaciones sobre la presidencia de Donald Trump siempre ha sido que explotaría (o inventaría) una crisis para justificar un abuso de poder. Los acontecimientos recientes han dado a esta preocupación una nueva inmediatez”.

Según Levitsky y Ziblatt, “los líderes autoritarios a menudo se irritan bajo las restricciones del gobierno constitucional”, pues se trata de un sistema que es difícil de manejar, donde el respeto a las libertades genera flancos de información y gestión que muchos gobernantes no están dispuestos a transar y menos tener la posibilidad de una derrota.

“Los líderes autocráticos… encuentran que la política democrática es intolerablemente frustrante. La mayoría carece de las habilidades o el temperamento para el intercambio de la política cotidiana. Son alérgicos a la crítica y al compromiso. Tienen poca paciencia para las complejidades del proceso legislativo. Para citar un ejemplo, un asesor del ex presidente Alberto Fujimori de Perú señaló que el señor Fujimori ‘no podía soportar la idea de invitar al presidente del Senado al palacio presidencial cada vez que quería que el Congreso aprobara una ley’. Para los autoritarios, los controles y equilibrios inherentes a la democracia presidencial se sienten como una camisa de fuerza. La crítica de los medios de comunicación, la supervisión legislativa y los fallos judiciales adversos los hacen sentir asediados”.

De acuerdo con esta visión, las crisis ofrecen a estos autoritarios un escape de las cadenas constitucionales. “Las emergencias nacionales, especialmente las guerras o los grandes ataques terroristas, hacen tres cosas para tales líderes. Primero, construyen el apoyo público… Es más probable que los ciudadanos toleren, e incluso apoyen, las tomas de poder autoritarias cuando temen por su seguridad. En segundo lugar, las crisis de seguridad silencian a los oponentes, ya que las críticas pueden considerarse desleales o antipatrióticas. Finalmente, las crisis de seguridad aflojan las restricciones constitucionales normales. Temerosos de poner en riesgo la seguridad nacional, los jueces y los líderes legislativos generalmente se remiten al Ejecutivo”.

Citan ejemplos de gobernantes liberales como Abraham Lincoln y Franklin D. Roosevelt, y de dictadores como Hitler, además de ejemplos en el Perú bajo Alberto Fujimori, la Rusia de Putin o la Turquía con Erdogan.

“Las crisis presentan oportunidades tan grandes para concentrar el poder que los posibles autócratas las fabrican. En 1937, el presidente Vargas de Brasil, resistiéndose a los límites de los mandatos que lo obligarían a abandonar el cargo el año siguiente, utilizó el ‘descubrimiento’ de un complot comunista (el llamado Plan de Cohen, que luego se reveló como una invención) para disolver la Constitución. y establecer una dictadura. De manera similar, el presidente Marcos de Filipinas no quiso retirarse cuando su segundo mandato expiró en 1973. Pero necesitaba una razón para subvertir los controles constitucionales. Una oportunidad llegó en 1972, cuando una serie de explosiones sacudió Manila. Tras un aparente intento de asesinato contra su secretario de defensa, Marcos, culpando a los terroristas comunistas, declaró la ley marcial y estableció una dictadura. Esta crisis también fue fabricada en gran parte: se cree que los bombardeos fueron llevados a cabo por fuerzas del gobierno y se realizó el intento de asesinato. La «amenaza comunista» que Marcos usó para justificar la ley marcial ascendió a varias docenas de insurgentes”.

Para los autores, Trump entra en el mismo juego agudizando el conflicto con el Congreso que mantiene paralizado al país y al exacerbar el asunto del muro divisorio con México. Frente a esta posibilidad de que Trump se acerque al perfil del autócrata, señalan: “Esto plantea una pregunta aterradora: ¿Cómo se comportaría un presidente que está dispuesto a fabricar una emergencia nacional en un impasse legislativo simple durante una crisis de seguridad real?”

Mission News Theme by Compete Themes.