Press "Enter" to skip to content

Reunión sobre abusos en el Vaticano probará hasta dónde está dispuesta a llegar la Iglesia

ElPensador.io.- Millones de ojos se centran hoy en la estrecha superficie del Vaticano, donde más de un centenar de obispos se juzgarán a sí mismos y a la estructura eclesiástica que han dirigido, para tratar de llegar a una solución estructural al problema de los abusos sexuales en la Iglesia Católica, especialmente contra menores.

Pero, ¿se tratará el problema en su conjunto? ¿se hablará de la cultura y la estructura de encubrimiento por parte de las autoridades? ¿se incluirán los abusos contra mujeres, especialmente contra las religiosas? ¿cuánto pesarán los testimonios de las víctimas? Y, finalmente, ¿cuánto llegará a modificar la fisonomía de una institución de más de 2 mil años?

Al menos desde el punto de vista testimonial un ejemplo concreto para justificar la convocatoria de líderes eclesiásticos de todo el mundo a Roma para un tutorial sobre abuso sexual por parte del clero, es el de la hermana Bernardine Pemii.

La monja, que recientemente completó un curso sobre políticas de protección infantil en la Universidad Jesuita de Roma, ha estado aconsejando a su obispo en Ghana sobre un caso de abuso, y le indicó que invitara a la víctima a escuchar su historia antes de iniciar una investigación. Si Pemii no hubiera intervenido: «Habría sido cubierto. Hubo un completo silencio», seguró la propia religiosa a la agencia The Associated Press. «Y nada hubiera pasado. Nadie hubiera escuchado a la víctima».

El primer Papa latinoamericano de la historia ha cometido muchos de los mismos errores que se investigan: ha negado las evidencias y ha defendido a los acusados a ultranza. Como arzobispo en Buenos Aires, por ejemplo, hizo todo lo posible por defender a un famoso sacerdote callejero que luego fue declarado culpable de abuso. Tomó un puñado de medidas al principio de su papado que socavaron el progreso que el Vaticano había hecho al tomar una línea dura contra los violadores.

Luego, se involucró como Pontífice al defender a un encubridor conocido de las violaciones de niños y jóvenes cometidas por el ex sacerdote Fernando Karadima. Francisco se dio cuenta el año pasado de que había errado. «Fui parte del problema», dijo Francis a una de las víctimas chilenas, Juan Carlos Cruz, durante una reunión privada en el Vaticano en junio.

El Papa ahora ha hecho un cambio de actitud y está llevando al resto del liderazgo de la Iglesia con él a la cumbre extraordinaria que comienza el jueves. El encuentro reunirá a unos 190 presidentes de conferencias de obispos, órdenes religiosas y oficinas del Vaticano durante cuatro días de conferencias y talleres sobre la prevención del abuso sexual en sus iglesias, la atención a las víctimas y la investigación de abusos cuando ocurra.

El Vaticano no espera ningún milagro, y el propio Papa ha pedido que las expectativas se «desinflen». Pero los organizadores dicen que la reunión, sin embargo, marca un punto de inflexión en la forma en que la Iglesia Católica ha abordado el problema, con la conversión de Francisco el año pasado como un punto clave de partida.

«Me ha impresionado la humildad del Santo Padre», dijo el arzobispo maltés Charles Scicluna, el investigador de crímenes sexuales del Vaticano que ayudó al Pontífice a enfrentar a Chile. «Está listo para decir ‘Me equivoqué. No lo volveremos a hacer. Lo haremos bien'». «Creo que eso nos da una gran esperanza», dijo Scicluna.

Pero las expectativas son desalentadoras, ya que el mensaje se filtra lentamente.

No hay políticas

Justo esta semana, el grupo de investigación en línea BishopAccountability publicó estadísticas de ocho de los países católicos más grandes del mundo junto con los obispos de Estados Unidos, comprometiéndose a una política para eliminar permanentemente a cualquier sacerdote que haya abusado sexualmente de un niño.

Los obispos en algunos países, incluido Brasil, ni siquiera tienen una política publicada de la que hablar. En Italia, el presidente de la conferencia de obispos se reunió con las víctimas por primera vez la semana pasada, después de que los organizadores de la cumbre lo exigieran.

«Quiero decir que algo importante va a salir de la semana, pero según la investigación que hemos realizado, creo que esta Iglesia no está ni cerca de promulgar las reformas que debe hacer para detener esta epidemia«, dijo Anne Barret, de BishopAccountability.

El sobreviviente Phil Saviano, que fue crucial para la exposición de Boston Globe en 2002 que reveló por primera vez el alcance del abuso y el encubrimiento por parte del clero, fue más optimista. Se maravilló ante el hecho de que Scicluna citó la película ganadora del Oscar «Spotlight», que se inspiró en los informes de Globe, en una conferencia de prensa que lanzó la cumbre.

«Realmente no esperaba escucharlos felicitar a los medios de comunicación y agradecerles por ayudarlos a comprender mejor la naturaleza de este problema que está tan profundamente arraigado en la Iglesia Católica», dijo Saviano a los reporteros.

Saviano se une a una docena de sobrevivientes de abusos, muchos de ellos activistas, que se reunirán con los organizadores de la cumbre el miércoles. Un grupo diferente de sobrevivientes se unirán a los obispos, ofreciendo testimonios durante las oraciones diarias.

El mensaje, dijo el sobreviviente chileno Cruz, quien organizó la reunión con los miembros del comité, es que los obispos deben escuchar a los sobrevivientes y aplicar la tolerancia cero verdadera en el hogar. La idea es, afirma Cruz, que los que han encubierto, se vayan.

¿Y las mujeres?

Pero mientras que los sobrevivientes están bien representados en la cumbre, las mujeres en general no lo están.

De los 190 participantes, 10 son hermanas religiosas que representan órdenes en la cumbre, y tres mujeres se dirigirán a la reunión. Aparte de eso, la reunión es por hombres y para hombres, la jerarquía de la iglesia.

Al margen de la cumbre, los grupos de mujeres exigen una voz más fuerte y hablan sobre el abuso sexual de mujeres adultas y hermanas religiosas en la iglesia: un escándalo que se ha destapado y admitido hace poco por el mismo Papa.

«No tengo muchas esperanzas para esta reunión y el Papa Francisco ya nos advirtió que no tengamos esperanza«, dijo Virginia Saldanha, secretaria del Foro de Mujeres Indias de la India. «Veo que son las personas … las que tienen que levantar voces, las que pueden producir cambios».

Mission News Theme by Compete Themes.