Press "Enter" to skip to content

Sospechosos de asesinato de periodista saudí tendrían nexos con príncipe heredero

Agencias.- Uno de los sospechosos identificados por Turquía en la desaparición y asesinato del periodista disidente saudí Jamal Khashoggi (quien antes de morir habría sido mutilado) fue un compañero frecuente del príncipe heredero Mohammed bin Salman. De acuerdo con registros fotográficos de The New York Times, se vio desembarcar de aviones con él en París y Madrid y se fotografió guardia durante sus visitas este año a Houston, Boston y las Naciones Unidas.

Otros tres están vinculados por testigos y otros registros a los detalles de seguridad del príncipe heredero de Arabia Saudita.

Un quinto es un médico forense que ocupa cargos directivos en el Ministerio del Interior y el establecimiento médico de Arabia Saudita, una figura de tal estatura que solo podría ser dirigido por una autoridad saudí de alto rango.

Si, como dicen las autoridades turcas, estos hombres estuvieron presentes en el Consulado de Arabia Saudita en Estambul, donde Khashoggi desapareció el 2 de octubre, podrían proporcionar un vínculo directo entre lo que sucedió y el Príncipe Mohammed. Eso socavaría cualquier sugerencia de que Khashoggi muriera en una operación deshonesta no autorizada por el príncipe heredero. Su conexión con él también podría dificultar que la Casa Blanca y el Congreso acepten tal explicación.

New York Times confirmó que al menos nueve de los 15 sospechosos identificados por las autoridades turcas trabajaron para los servicios de seguridad sauditas, militares u otros ministerios del gobierno. Uno de ellos, Maher Abdulaziz Mutreb, fue un diplomático asignado a la Embajada de Arabia Saudita en Londres en 2007, según una lista diplomática británica. Viajó extensamente con el príncipe heredero, tal vez como guardaespaldas.

Cuánta culpa por la desaparición o muerte de Khashoggi se asienta en el príncipe heredero de 33 años se ha convertido en un factor decisivo en su presencia ante los ojos de Occidente y dentro de la familia real.

El príncipe se presentó como un reformista con la intención de abrir la economía y la cultura del reino, y utilizó esa imagen para tratar de influir en la política de la Casa Blanca en la región y atraer a los inversores occidentales para ayudar a diversificar la economía saudí.

Pero la repugnancia internacional por el asesinato y la mutilación denunciados de un solo columnista del periódico, Khashoggi, que escribió para The Washington Post, ya ha mancillado esa imagen mucho más que los errores anteriores del príncipe heredero, de haber insertado a su país en una guerra catastrófica en Yemen para secuestrar al primer ministro del Líbano.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, planteó la posibilidad de que el Khashoggi fuera víctima de «asesinos delincuentes», desestimando la posibilidad del nexo con el gobierno saudí.

Pero tales explicaciones se encontrarían con una serie de obstáculos difíciles de explicar.

Las posiciones de los sospechosos en el gobierno saudí y sus vínculos con el príncipe heredero podrían hacer que sea más difícil absolverlo de su responsabilidad. La presencia de un médico forense que se especializa en autopsias sugiere que la operación pudo haber tenido una intención letal desde el principio.

Los funcionarios turcos han dicho que poseen pruebas de que los 15 agentes saudíes volaron a Estambul el 2 de octubre, asesinaron a Khashoggi, desmembraron su cuerpo con una sierra de huesos que habían traído para ese propósito y volaron el mismo día. Los registros muestran que dos aviones privados fletados por una compañía saudí con estrechos vínculos con el príncipe heredero y el Ministerio del Interior llegaron y dejaron Estambul el día de la desaparición de Khashoggi.

Mientras tanto, la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, pidió levantar la inmunidad a los responsables sauditas que podrían estar implicados en la muerte del periodista.

En un comunicado, Bachelet también instó a los gobiernos de Arabia Saudí y Turquía a revelar todo lo que saben sobre la desaparición y posible asesinato extrajudicial del periodista.

«Teniendo en cuenta la gravedad de la situación en torno a la desaparición de Khashoggi, estimo que la inviolabilidad o la inmunidad de los locales y de los funcionarios concernidos acordada por tratados como la Convención de Viena de 1963 sobre las relaciones consulares tendría que ser levantada inmediatamente», expresó la ex presidenta de Chile.

Mission News Theme by Compete Themes.