Press "Enter" to skip to content

Tierras raras y minería: las bases del contraataque de China

ElPensador.io.- Es difícil pensar en un simbolismo más potente: en una de sus primeras salidas públicas desde la decisión del presidente Donald Trump de incluir en la lista negra a Huawei Technologies, el presidente chino Xi Jinping visitó una planta de tierras raras.

Según un artículo del medio especializado Bloomberg, las tierras raras han sido tradicionalmente una herramienta de las luchas político-económicas de China. Cuando Beijing se peleó con Tokio en una disputa de 2010 sobre la propiedad de algunas islas al este de Taiwán, recortó los cupos de exportación de los minerales y detuvo los envíos a Japón por completo.

Esa era una arma potencialmente poderosa. La industria tecnológica de Japón depende de las tierras raras, que son útiles en aplicaciones de nicho como los diodos emisores de luz y los imanes de neodimio de alta resistencia, populares en los videos científicos de YouTube. En ese momento, China representaba alrededor del 97% de la producción mundial, dejando a Japan Inc. a merced de los funcionarios de aduanas de Beijing y, más concretamente, a sus jefes.

Ese poco de “flexión muscular” no ha funcionado del todo a favor de China. El consumo global de tierras raras, que aumentó un 27% en los cinco años anteriores a la disputa de 2010, disminuyó un 7,2% en los siguientes cinco años, ya que los consumidores encontraron formas de reducir su dependencia de un proveedor cuya confiabilidad ha sido puesto en duda en occidente.

Mientras tanto, los productores en otros lugares que habían pasado años tratando de conseguir proyectos, asumieron un fuerte golpe después de que se reanudaron las exportaciones chinas, lo que causó un desplome de precios que amenazó a los mineros en Australia y los Estados Unidos con un colapso. El año pasado, la participación de China en el mercado había caído al 71%, según el Servicio Geológico de los Estados Unidos.

Aun así, la ventaja para el presidente Xi es que una economía guiada por la política industrial en lugar de los mercados libres puede hacer inversiones a largo plazo en su futuro. En un momento en que los EE.UU. y sus aliados tratan cada vez más el dominio de China sobre la infraestructura de telecomunicaciones como una amenaza para la seguridad nacional, es sorprendente el poco interés que muestran por el predominio de China de los suministros clave de materias primas.

Esto es, en todo caso, aún más revelador en el campo emergente de los materiales de la baterías. La furiosa negociación de Tianqi Lithium Corp. (que es dueña del 25% de la productora chilena SQM) y Ganfeng Lithium Co. significa que las compañías dirigidas por funcionarios chinos de bajo nivel pueden o tienen algo que decir en la producción de aproximadamente la mitad del litio del mundo.

Gracias a su propiedad de minas en la República Democrática del Congo, un acuerdo de extracción con Glencore Plc y su dominio de la capacidad de procesamiento, China también produce alrededor del 80 por ciento de los productos químicos de cobalto del mundo. El níquel de grado de batería, otro ingrediente clave para las celdas de automóviles eléctricos, se dirige de la misma manera, ya que los proyectos respaldados por chinos en Indonesia producen níquel y cobalto de alto grado que probablemente dominen el aumento de la oferta en los próximos años.

En tiempos normales, uno no querría preocuparse demasiado por esto. Al igual que con las tierras raras (y, en la década de 1970, el petróleo crudo), cualquier intento de someter a los productos básicos vitales al control político puede llevar a la destrucción de la demanda y los esfuerzos de los consumidores para diversificar las fuentes de suministro. Pero lo que sucede con Huawei debería ser una pista de que estos no son tiempos normales.

Según Bloomberg, es poco probable que China pueda usar sus muchos dedos en el pastel de materiales de batería para frenar a los rivales geopolíticos de forma permanente. A diferencia de las tierras raras, tiene una producción minera doméstica insignificante, por lo que en caso de una disputa política, se podría ejercer presión sobre los gobiernos de Australia, el Congo e Indonesia, ninguno de los cuales es especialmente amistoso con China. Pero también sobre Chile, cuyo gobierno ha terminado recientemente una gira por China y le ha ofrecido de todo para ser su plataforma de inversiones en América Latina.

Sin embargo, a medida que las baterías se vuelven cada vez más centrales para las necesidades energéticas del mundo, incluso las perspectivas de una interrupción del suministro a corto plazo deberían ser preocupantes. El embargo de petróleo árabe de 1973 solo duró cinco meses, pero sus efectos aún están con nosotros.

Los gobiernos fuera de China han adoptado hasta ahora un enfoque bastante laissez-faire para las tierras raras y los materiales de batería, incluso cuando el presidente Trump enmarca a los Huawei como un problema de seguridad nacional. En caso de que la guerra comercial se profundice, no se sorprenda al ver que esa actitud cambia.

Mission News Theme by Compete Themes.