Press "Enter" to skip to content

Derribando el mito de la meritocracia

Por Michael Sandel.- En marzo de 2019, mientras los estudiantes de secundaria esperaban los resultados de sus solicitudes universitarias, los fiscales federales hicieron un anuncio sorprendente. Acusaron a 33 padres adinerados de participar en un elaborado plan de trampa para que sus hijos fueran admitidos en universidades de élite, incluidas Yale, Stanford, Georgetown y la Universidad del Sur de California.

En el corazón de la estafa estaba un consultor sin escrúpulos llamado William Singer, que dirigía un negocio que se ocupaba de padres ansiosos y ricos. La compañía de Singer se especializó en jugar con el intensamente competitivo sistema de admisiones universitarias que se había convertido en las últimas décadas en la puerta principal a la prosperidad y el prestigio. Para los estudiantes que carecen de las credenciales académicas extraordinarias que requieren las mejores universidades, Singer ideó soluciones corruptas.

Por ejemplo, el presidente de un prestigioso bufete de abogados pagó US$75.000 para que su hija tomara un examen de ingreso a la universidad en un centro de pruebas supervisado por un examinador pagado por Singer para asegurarse de que el estudiante recibiera el puntaje que necesitaba. La actriz de televisión Lori Loughlin (de la serie «Tres por tres») y su esposo, el diseñador de moda Mossimo Giannulli, pagaron a Singer US$500.000 para que sus dos hijas fueran admitidas en la USC. Otra celebridad, la actriz Felicity Huffman, conocida por su papel en la serie de televisión «Desperate Housewives», de alguna manera obtuvo una tarifa de oferta: por solo US$15.000, Singer arregló el examen estandarizado de ingreso a las universidades estadounidenses, SAT, de su hija. En total, Singer recibió US$25 millones durante ocho años.

El escándalo provocó la indignación general. En una época polarizada, cuando los estadounidenses apenas podían ponerse de acuerdo en diversos asuntos, el caso atrajo una cobertura masiva y una condena en todo el espectro político: en Fox News y MSNBC, en The Wall Street Journal y The New York Times. Todos estuvieron de acuerdo en que sobornar y hacer trampa para ingresar a las universidades de élite era censurable. Pero la indignación expresó algo más profundo. Fue un escándalo emblemático que planteó preguntas más importantes sobre quién sale adelante y por qué.

Al describir su estafa, Singer señaló que algunos tratan de asegurar la entrada de postulantes marginalmente calificados a través de la «puerta trasera», dando a la universidad un gran regalo. Pero señaló que la estrategia no ofrecía garantía de admisión. Se refirió a su propia técnica de sobornos y puntuaciones de pruebas falsas como un enfoque más seguro de «puerta lateral».

Sin embargo, desde el punto de vista de la justicia, es difícil distinguir entre la «puerta trasera» y la «puerta lateral». Ambas dan una ventaja a los hijos de padres ricos que son admitidos en lugar de a los solicitantes mejor calificados. Ambos permiten que el dinero anule el mérito. La admisión basada en el mérito define la entrada a través de la «puerta de entrada». Como dijo Singer, la puerta de entrada «significa que puedes entrar por tu cuenta». Representa lo que la mayoría de la gente considera justo.

En la práctica, por supuesto, no es tan sencillo. El dinero se cierne sobre la puerta de entrada y la de atrás y las medidas de mérito son difíciles de separar de la ventaja económica. Las pruebas estandarizadas como el SAT pretenden medir el mérito, pero en la práctica, los puntajes del SAT siguen de cerca los ingresos familiares. Cuanto más rica sea la familia de un estudiante, mayor es la puntuación que probablemente recibirá.

Los padres adinerados no solo inscriben a sus hijos en cursos de preparación para el SAT, sino que contratan consejeros de admisión privados para pulir sus solicitudes, los inscriben en lecciones de baile y música y los entrenan en deportes de élite como esgrima, squash, golf, tenis, remo o lacrosse para calificar mejor como parte de los equipos deportivos del college o, incluso, los envían a realizar buenas obras en lugares distantes para demostrar preocupación por los oprimidos. No hay que olvidar, por otro lado, los beneficios potenciales de la admisión heredada y el reconocimiento de los donantes.

Luego está la matrícula. A excepción de un puñado de universidades lo suficientemente ricas como para admitir estudiantes sin tener en cuenta su capacidad de pago, los que no necesitan ayuda financiera tienen más probabilidades de ingresar que sus contrapartes necesitadas. Los críticos señalan estas desigualdades como evidencia de que la educación superior no es la meritocracia que dice ser. Desde este punto de vista, el escándalo de admisiones es un ejemplo atroz de como la injusticia generalizada impide que la educación superior cumpla con el principio meritocrático que profesa.

A pesar de sus desacuerdos, quienes consideran el escándalo de las trampas de ingreso universitario una desviación impactante de las prácticas de admisión estándar y quienes lo consideran un ejemplo extremo de tendencias que ya prevalecen en las admisiones universitarias, comparten una premisa común: los estudiantes deben ser admitidos en la universidad en función del mérito. También coinciden, al menos implícitamente, en que quienes ingresan por méritos se han ganado su admisión y merecen los beneficios que se derivan de ello.

Si este punto de vista familiar es correcto, entonces el problema de la meritocracia no está en el principio, sino en nuestra incapacidad de cumplirlo. El argumento político entre conservadores y liberales lo confirma. Nuestros debates públicos no tratan de la meritocracia en sí, sino de cómo lograrla. Los conservadores argumentan, por ejemplo, que las políticas de acción afirmativa que consideran la raza y la etnia como factores de admisión equivalen a una traición a la admisión basada en el mérito; Los liberales defienden la acción afirmativa como una forma de remediar la injusticia persistente y argumentan que una verdadera meritocracia solo puede lograrse nivelando el campo de juego entre los privilegiados y los desfavorecidos. Pero este debate pasa por alto la posibilidad de que el problema de la meritocracia sea más profundo.

Considere nuevamente el escándalo de las admisiones. La mayor parte de la indignación se centró en el engaño y la injusticia. Sin embargo, son igualmente preocupantes las actitudes que alimentaron el engaño. En un segundo plano estaba la suposición, ahora tan familiar que apenas se nota, que la admisión a una universidad de élite es un premio muy solicitado. El escándalo llamó la atención no solo porque implicaba a celebridades y a los ricos, sino también porque el acceso que intentaron comprar era algo ardientemente deseado.

¿Por qué la admisión a universidades prestigiosas se ha vuelto tan urgente que los padres privilegiados cometen fraude para que sus hijos ingresen? ¿O por qué se convierten los años de escuela secundaria en una serie de actividades tendientes a abultar el currículums bajo una gran ? ¿Por qué la admisión a las universidades de élite ha cobrado tanta importancia en nuestra sociedad que el FBI dedicaría recursos masivos de aplicación de la ley para descubrir la estafa, y que la noticia del escándalo acapararía los titulares y la atención pública durante meses? La obsesión tiene su origen en la creciente desigualdad de las últimas décadas. Refleja el hecho de que está en juego más quién entra y dónde. A medida que el 10 por ciento más rico se alejaba del resto, aumentaba el riesgo de asistir a una universidad prestigiosa. Hace cincuenta años, postularse a la universidad era menos complicado. Menos de uno de cada cinco estadounidenses fue a una universidad de cuatro años, y los que lo hicieron tendieron a inscribirse en lugares cercanos a su hogar. Las clasificaciones de las universidades importaban menos que hoy.

Pero la ansiedad económica no es toda la historia. Más que una cobertura contra la movilidad descendente, los clientes de Singer estaban comprando algo más, algo menos tangible pero más valioso. De hecho, estaban comprando el brillo del mérito prestado. En una sociedad desigual, quienes llegan a la cima quieren creer que su éxito está moralmente justificado. En una sociedad meritocrática, esto significa que los ganadores deben creer que se han ganado el éxito gracias a su talento y trabajo duro.

Como discutimos, realmente no se puede decir que incluso los estudiantes que obtienen la admisión a través de la puerta principal lo hicieran únicamente por su cuenta. ¿Qué pasa con los padres y maestros que los ayudaron en su camino? ¿Qué pasa con los talentos y dones que no son totalmente de su creación? ¿Qué pasa con la buena suerte de vivir en una sociedad que cultiva y recompensa los talentos que tienen?

Aquellos que prevalecen en una meritocracia competitiva están endeudados en formas que la competencia oscurece. A medida que la meritocracia se intensifica, el esfuerzo nos absorbe tanto que nuestro endeudamiento desaparece de la vista. De esta manera, incluso una meritocracia justa, sin trampas ni sobornos ni privilegios especiales para los ricos, induce a la impresión errónea de que lo hemos hecho por nuestra cuenta.

Además de autoengañarse, este pensamiento también corroe la sensibilidad cívica. Cuanto más pensamos en nosotros mismos como hechos a nosotros mismos y autosuficientes, más difícil es aprender la gratitud y la humildad. Y sin estos sentimientos, es difícil preocuparse por el bien común.

La admisión a la universidad no es la única ocasión para discutir sobre el mérito. En la superficie, estos debates tratan sobre la equidad: ¿Todos tienen la misma oportunidad de competir por bienes deseables y posiciones sociales?

Michael Sandel es filósofo político y profesor en la Facultad de Derecho de la Universidad de Harvard. Texto extraído de «La tiranía del mérito: ¿Qué ha sido del bien común?», publicado por The Harvard Gazzete.

Mission News Theme by Compete Themes.