Press "Enter" to skip to content

El hombre clave en la política de Trump contra Cuba y Venezuela

ElPensador.io.- Un profundo análisis sobre la figura oculta de la política estadounidense en América Latina, especialmente en su posición frente a Venezuela, realizó el medio estadounidense HuffPost. La figura señala es Mauricio Claver-Carone quien, según la publicación, es la persona detrás de las proclamas y amenazas contra el régimen de Nicolás Maduro y los gobierno de Nicaragua y Cuba, a los cuales la Casa Blanca ha calificado de la “Troika de la Tiranía”.

“Claver-Carone, quien se desempeña como el principal asesor de Trump en América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional, es poco conocido fuera de Washington. Pero es conocido dentro de los círculos latinoamericanos de la ciudad como un bulldog para la comunidad de línea dura que favorece posturas cada vez más duras hacia el régimen gobernante de Cuba y todavía ve a la región como el frente clave para las batallas al estilo de la Guerra Fría contra las amenazas comunistas. Para ellos, los cubanos son los titiriteros detrás de la inestabilidad que afecta a las Américas, en Venezuela y más allá; para ellos, la única respuesta es el tipo de presión implacable que creen que nunca se ha aplicado adecuadamente a los líderes rebeldes de la región, especialmente a los cubanos”, dice la publicación.

Claver-Carone, un abogado que ha pasado la mayor parte de los últimos 20 años como lobbysta de diferentes organizaciones anti liberales “ha disfrutado de una influencia inigualable sobre las políticas del Presidente Trump hacia Venezuela, tanto que los embajadores extranjeros se han quejado en privado sobre su dominio sobre este tema”, afirma HuffPost.

Este jurista ha sido funcional a la política exterior de Trump, que “está, en esencia, guiada por el mismo narcisismo que impulsa su toma de decisiones sobre cualquier otro tema: Trump quiere ganar… Y en Venezuela, la coerción es su única estrategia”.

Mientras que otros, incluido Bolton, a quien Trump despidió en septiembre del año pasado en parte por «detenerlo» en Venezuela, han tenido que comprometerse a trabajar en ese entorno, Claver-Carone está viviendo su sueño. “Tiene la oportunidad de implementar la estrategia de ‘presión máxima’ que él y otros miembros de la línea dura han creído necesaria en Venezuela”.

“Claver-Carone no es el tipo de generalista regional o diplomático experimentado que típicamente ha ocupado su puesto en el Consejo de Seguridad Nacional, y tiene poca experiencia en los países más grandes de las Américas… Claver-Carone ha pasado su carrera centrada casi enteramente en Cuba, con incursiones ocasionales en las relaciones de EEUU con los gobiernos socialistas de Venezuela y Nicaragua, a los que él y muchos otros anticastristas de línea dura ven como poco más que títeres del gobierno cubano”, dice el artículo.

Según señala, Claver-Carone es un “guerrero anticastrista nacido y criado en el sur de la Florida por una madre cubano-americana cuya propia familia fue perseguida en Cuba después de la revolución. Se volvía loco cuando mencionaban a Fidel Castro”, afirma. Desde que era estudiante en la Universidad Rollins en Orlando, Claver-Carone

Él es un verdadero creyente en el evangelio de que Cuba ha sido, y sigue siendo, el principal antagonista de la libertad y la prosperidad en el hemisferio occidental; que el fracaso de Estados Unidos para tratar con los cubanos les ha permitido actuar como una fuerza nefasta en toda la región; y que la liberación de Cuba del dominio comunista -y por lo tanto la liberación del pueblo en los países influenciados por Cuba- debe figurar de manera prominente en la agenda de cualquier presidente de Estados Unidos”, afirma HuffPost.

Lobbyista anticastrista

Claver-Carone tuvo un paso como abogado del Departamento del Tesoro en la administración de George W. Bush, y luego inició una política como lobbysta, en organizaciones anticastristas. Fue director ejecutivo de Cuba Democracy Advocates, un grupo sin fines de lucro creado por dos ricos empresarios cubano-americanos. También dirigió el comité de acción política que ha ayudado a frenar todo impulso hacia la flexibilización del embargo a Cuba. Entre 2004 y 2015, el PAC recaudó más de US$4 millones de dólares e hizo contribuciones a más de 600 comités de campaña incluyendo de demócratas, debilitando el apoyo del sector a la flexibilización de las relaciones con La Habana.

Una tercera organización dirigida por Claver-Carone, Cuba Democracy Public Advocacy Corp., recibió más de US$250.000 dólares para hacer lobby en legislación relacionada con Cuba entre 2006 y 2016.

Se opuso tenazmente a la política de acercamiento con Raúl Castro que desarrolló el ex Presidente Barack Obama.

En las primarias republicanas, sin embargo, no estaba cerca de Trump, sino del senador por Florida, Marco Rubio, y de Jeb Bush. Incluso más, se sentía alejado de Trump, al punto que escribió en su blog que el actual mandatario «pondría en riesgo la moral y el liderazgo internacional de Estados Unidos» y lo atacó salvajemente en Twitter.

Sin embargo, una vez que estuvo claro que Trump sería el candidato republicano, Claver-Carone se esforzó por conseguir la gracia del candidato. Se unió a la campaña de Trump como asesor y comenzó a influir en el futuro presidente. En septiembre de 2016, Trump le dijo a una rugiente multitud de Miami que haría retroceder las «concesiones» de Obama a Cuba «a menos que el régimen de Castro cumpla con nuestras demandas».

«Esas demandas son la libertad religiosa y política del pueblo cubano. Y la liberación de los prisioneros políticos», dijo Trump.

Después de que Trump se convirtió en presidente, el secretario de Estado Rex Tillerson impidió que Claver-Carone, que había trabajado en el equipo de transición, consiguiera un trabajo en el Departamento de Estado, dijeron múltiples fuentes. Claver-Carone se conformó con un puesto en el Departamento del Tesoro. Más tarde, pasó a formar parte de la junta ejecutiva del Fondo Monetario Internacional.

En marzo de 2018, Trump despidió repentinamente a Tillerson y al asesor de seguridad nacional, además de una serie de asesores moderados sobre Venezuela. Varios meses después, Trump instaló a Claver-Carone como el principal asesor del Consejo de Seguridad Nacional en el hemisferio occidental.

Fue una victoria para los partidarios de la línea dura en Washington y Florida, que se habían sentido decepcionados por la lentitud inicial de Trump con respecto a Cuba y su falta de acción enérgica con respecto a Venezuela.

“Claver-Carone ayudaría a solucionar esos problemas, y más. Para la gente de línea dura, su carrera hiperfocalizada en Washington fue una prueba no de que era inexperto sino de que era justo lo que Trump necesitaba”. De hecho, habría sido un hombre clave en el reconocimiento inmediato de Washington a la declaración de Presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, hace un año, siendo seguidos por una cincuentena de países, afirma el HuffPost.

“Desde que Claver-Carone se unió al NSC, la administración Trump no ha perdido ninguna oportunidad de dirigir la política hacia la derecha. Retrocedió los planes de normalización de Obama restableciendo la prohibición de viajar para los ciudadanos estadounidenses y las sanciones en Cuba. Incluso bloqueó el acuerdo de la Liga Mayor de Béisbol con Cuba para asegurar la transferencia segura de los jugadores desertores a EEUU”.

Claver-Carone no es el único responsable de elaborar la estrategia de la administración, ni es el único de línea dura a cargo, pero muchos en la línea dura, incluyendo a los que están cerca de la Casa Blanca, le han dado crédito a Claver-Carone por haber elaborado el enfoque más agresivo de la administración.

Venezuela en stand by

Hasta ahora, dice el medio estadounidense, la presión en Venezuela no ha funcionado. Guaidó puede generar mítines masivos contra Maduro con un solo tweet, pero no ha sido capaz de fomentar un movimiento sostenido, y aunque sigue siendo popular entre los venezolanos, mucha de la energía detrás de sus esfuerzos por desalojar a Maduro parece haberse esfumado.

Estados Unidos, mientras tanto, parece haber sobrestimado la voluntad de los altos funcionarios de Maduro de cambiar de bando y subestimado las complejidades de la crisis. Maduro no parece estar más cerca de perder su control del poder hoy que hace tres años, la mayoría de los expertos que hablaron con HuffPost estuvieron de acuerdo, una posición que se vio reforzada cuando los legisladores pro-Maduro bloquearon la entrada de Guaidó a la asamblea y anunciaron un nuevo líder de la Asamblea Nacional este mes.

Estados Unidos declaró ilegítima la elección de liderazgo – una posición que Abrams defendió incluso antes de que comenzara el año nuevo, cuando advirtió sobre el fraude en el proceso durante una conferencia de prensa en diciembre en el Departamento de Estado – y dijo que todavía considera a Guaidó como el líder constitucional del país. Sin embargo, es evidente que el control de Guaidó sobre la asamblea se ha debilitado un año después de que su declaración de legitimidad sugiriera por primera vez que el «nuevo día» de Venezuela era inminente.

Los observadores de la política exterior han advertido durante mucho tiempo que la excesiva dependencia de Estados Unidos en las sanciones puede haberlos dejado “desdentados”, especialmente porque su principal efecto es perjudicar a la gente común y corriente en lugar de a los líderes a los que pretenden castigar o derribar. Y Maduro puede mirar a otros regímenes sancionados -Irán, Corea del Norte y Cuba- para ver señales de que puede durar más que los americanos.

 

Mission News Theme by Compete Themes.