Press "Enter" to skip to content

Estudio revela responsabilidad de industria forestal en mega incendios

ElPensador.io.- Un equipo dirigido por la Universidad Estatal de Montana descubrió varias razones por las que los incendios masivos son cada vez más serios y difíciles de combatir en el centro sur de Chile, las más importantes de la cuales están relacionadas con el desarrollo de la industria forestal.

Además de la baja humedad, los fuertes vientos y las temperaturas extremas, la zona centro de Chile está experimentando una mega sequía y grandes extensiones de bosques nativos se han convertido en plantaciones de árboles más inflamables, dijeron los investigadores

Sus resultados fueron publicados el 22 de agosto en PLOS ONE, una revista científica en línea publicada por Public Library of Science.

El autor principal, Dave McWethy, profesor asistente en el Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Montana en la Facultad de Letras y Ciencias, dijo que Chile ha reemplazado muchos de sus bosques nativos con bosques de plantaciones para abastecer fábricas de celulosa y madera que producen papel y productos forestales. Como resultado, dijo, los bosques de pino y eucalipto no nativos altamente inflamables ahora cubren enormes extensiones. Los árboles de eucalipto, que son nativos de Australia, y los árboles de pino, nativos de los Estados Unidos, contienen aceites y resinas en sus hojas que, cuando están secas, pueden encenderse fácilmente.

«Chile reemplazó bosques nativos más heterogéneos y menos inflamables con plantaciones forestales exóticas estructuralmente homogéneas e inflamables en un momento en que el clima es cada vez más cálido y seco», dijo McWethy. «Esta situación probablemente facilitará que los incendios futuros se propaguen más fácilmente y promoverá incendios más grandes en el futuro«.

El coautor Anibal Pauchard, profesor de la Universidad de Concepción e investigador del Instituto de Ecología y Biodiversidad de Chile, dijo que los incendios forestales han sido parte del paisaje chileno durante siglos, pero se han hecho más grandes y más intensos en las últimas décadas, a pesar de costosos esfuerzos del gobierno para controlarlos.

«Desafortunadamente, los incendios en el centro de Chile se promueven por el aumento de las emisiones humanas, el clima más seco y caliente, y la disponibilidad de abundantes combustibles inflamables asociados con plantaciones de pino y matorrales degradados dominados por especies invasoras», dijo Pauchard.

Solo en 2016-2017, los incendios quemaron más de 600 mil hectáreas, casi el doble del área del estado de Rhode Island en los Estados Unidos. Fue la zona más grande quemada durante una sola temporada de incendios desde que se inició el registro detallado a principios de la década de 1960. En 2014, grandes incendios cerca de las ciudades de Valparaíso y Santiago destruyeron miles de hogares y obligaron a evacuar a más de 10 mil personas.

La devastación provocó que el gobierno chileno preguntara qué políticas de uso de la tierra y factores ambientales estaban detrás de estos incendios, dijo McWethy. Eso llevó a un debate nacional sobre la prevención y reducción de las consecuencias de futuros incendios y la participación de McWethy y sus colaboradores.

McWethy recibió una beca Fulbright que lo envió a Chile entre 2015 y 2016 para investigar los incendios forestales y enseñar en la Universidad de Concepción. El trabajo también tuvo sus raíces en una beca Wildfire PIRE de US$4 millones que la Universidad de Montana recibió en 2010 de la National Science Foundation. Ese proyecto de ocho años fue dirigido por Cathy Whitlock, profesora de Ciencias de la Tierra de la MSU, e involucró a McWethy, Pauchard, Andrés Holz de la Universidad Estatal de Portland en Oregon, y Thomas Veblen de la Universidad de Colorado en Boulder. Estudió las similitudes y los contrastes en incendios, clima y uso de la tierra en Chile, Argentina, Australia, Nueva Zelanda y los Estados Unidos.

McWethy realizó el último estudio con reconocidos investigadores chilenos de América del Sur y los EE. UU. Además de Pauchard, Holz y Veblen, incluyeron a Rafael García en la Universidad de Concepción y el Instituto de Ecología y Biodiversidad y Mauro González de la Universidad Austral de Chile en Valdivia y el Centro de Investigación del Clima y la Resiliencia en Santiago. Los colaboradores de la Universidad de Montana fueron Julian Stahl, un antiguo estudiante graduado en el departamento de ciencias de la Tierra de esa institución, y Bryce Currey, un estudiante de doctorado actual en el Departamento de Recursos de Tierras y Ciencias Ambientales.

Diferencias con incendios en EEUU

«Este estudio es un excelente ejemplo de cómo los científicos de Chile y Estados Unidos pueden trabajar en temas que son relevantes para ambos países y donde se pueden combinar diferentes conocimientos para comprender mejor un problema complejo», dijo Pauchard.

McWethy dijo que los incendios forestales en el centro-sur de Chile y en los Estados Unidos occidentales se ven afectados por muchas de las mismas condiciones, pero la principal diferencia es que los bosques nativos de los Estados Unidos están bien adaptados. En Chile, la mayoría de los bosques nativos en las regiones central y meridional no lo están.

Para comprender mejor los incendios chilenos, los investigadores compararon la información satelital con los registros del Servicio Forestal de Chile de 2001 a 2017. Estudiaron ocho tipos de vegetación, así como las condiciones climáticas, elevación, pendiente y densidad de población en un amplio rango de latitudes en Chile.

«Ahora tenemos pruebas contundentes de que después del clima, la composición del paisaje es crucial para determinar los regímenes de incendios. En particular, las plantaciones forestales exóticas deben ser manejadas para reducir intencionalmente el riesgo de incendios«, dijo Pauchard. «Qué especies forestales plantamos y cómo las manejamos son importantes en términos de frecuencia e intensidad de incendios».

Entre otras cosas, los investigadores recomendaron en el documento que Chile intentara alejarse de las plantaciones exóticas hacia bosques nativos más heterogéneos y menos inflamables.

«Proteger y restaurar los bosques nativos probablemente amortiguar los impactos negativos de los incendios que se prevé que continúen aumentando en el futuro», dijo McWethy.

Admitió, sin embargo, que la recomendación sería difícil de implementar.

«Gran parte del paisaje ha cambiado en el centro-sur de Chile, y va a ser difícil restaurarlo», dijo McWethy.

Mission News Theme by Compete Themes.