Press "Enter" to skip to content

Por qué Bolivia busca dos puertos soberanos en el Pacífico

Por Belén Olmos y Homagni Choudhury, The Confidential.- Bolivia realmente quiere un puerto (o dos) para llamarlo propio. Durante más de un siglo, el país latinoamericano sin litoral ha luchado con Chile por el acceso soberano al Océano Pacífico y al territorio que Bolivia perdió en una guerra del siglo XIX. Se han realizado varias declaraciones legales y se han llevado a cabo varios intercambios diplomáticos.

Un reportaje del diario TheConfidential.com señala que, no obstante, pero Bolivia tenía la esperanza de recuperar el acceso al Pacífico frustrado por la Corte Internacional de Justicia en octubre. El tribunal dictaminó que Chile no está legalmente obligado a negociar el acceso soberano de Bolivia al océano.

El fallo marcó un duro golpe para el presidente boliviano, Evo Morales, quien tenía grandes expectativas de restaurar el acceso de su país al mar. El acceso soberano al Pacífico traería importantes beneficios económicos para Bolivia. En particular, Bolivia buscó el control de las ciudades portuarias de Arica y Antofagasta. Ambas ciudades tienen alrededor de un cuarto de millón de habitantes y son cruciales para exportar a Asia.

La mayoría de los envíos internacionales de Chile se realizan desde Antofagasta y Arica, pero le conceden a Bolivia acceso a ambos puertos. Desde aquí, Bolivia envía principalmente materias primas (como lata) y productos (semillas de soja y semillas de girasol). Sus principales socios comerciales son Corea del Sur, India, Emiratos Árabes Unidos, Japón y luego Bélgica. Bolivia envió aproximadamente el 80% de sus exportaciones totales desde Arica en 2017.

El argumento central de Bolivia fue que esta falta de acceso al mar ha socavado sus posibilidades de progreso como estado en desarrollo. El acceso soberano al Océano Pacífico, espera Bolivia, mejoraría significativamente su posición de negociación en las relaciones comerciales de América Latina y el mundo.

Si Bolivia hubiera retenido el acceso al Pacífico, su PIB sería un quinto más alto según las estimaciones que toman en consideración los efectos de la falta de litoral en su crecimiento del PIB.

En la actualidad, el PIB de Bolivia es inferior al 15% del de Chile. Chile se beneficia significativamente de su línea de costa larga. El comercio, en su mayor parte con países fuera de América Latina, representa el 56% de su PIB. Esto es particularmente cierto en el área costera disputada que se beneficia del fácil acceso a los puertos para enviar productos (cobre, molibdeno, plata y oro) desde sus sitios mineros a China, Japón y Corea del Sur.

Desventaja de no tener soberanía

Chile otorga a Bolivia acceso libre de tarifas a los puertos de Arica y Antofagasta. También le permite a Bolivia tener sus propios funcionarios de aduanas allí. Pero, a pesar de esto, el acceso soberano a los puertos mejoraría significativamente la posición comercial de Bolivia. Se estima que la falta de acceso soberano al océano Pacífico agrega un 55,7% adicional al precio pagado por contenedor enviado en comparación con lo que paga Chile.

Estar sin litoral aumenta los costos de transporte de Bolivia, ya que son más altos en tierra que en mar. Además, las tarifas de transporte terrestre a menudo están sujetas a precios de monopolio en los países vecinos. Debido a esto, la mayoría de los países sin litoral se encuentran en desventaja económica: en promedio, la tasa de crecimiento de los países sin litoral es tres puntos y medio porcentuales más baja que la de otros países. Además, la investigación muestra que, a pesar de la sustancial liberalización comercial de los países en desarrollo en la década de 1990, el desempeño de las exportaciones sin litoral fue más débil que el de los países en desarrollo con acceso soberano a los mares en el período entre 1995 y 2015 debido a los costos adicionales del comercio asociados con siendo sin salida al mar.

Para países sin litoral desarrollados como Austria y Suiza, la geografía no tiene un impacto tan grande en el desempeño económico. De los 45 países sin litoral del mundo, los nueve países desarrollados y de altos ingresos de Europa no tienen una experiencia de crecimiento estadísticamente significativamente diferente de la de otros países desarrollados. Esto se debe a que están rodeados de otros países desarrollados, con acceso a una de las mejores redes comerciales del mundo. Así que los desafíos que enfrentan son muy diferentes a los que enfrentan los países en desarrollo sin litoral.

Bolivia no está en condiciones de lograrlo y es poco probable que acepte la decisión de la corte internacional en silencio. Claramente, también hay un elemento político en juego aquí: el acceso al Pacífico es un tema emotivo para el pueblo boliviano. Pero el país podría estar mejor económicamente si se enfoca en diversificar su estrategia comercial en lugar de solo luchar por el acceso soberano a Arica y Antofagasta.

En lugar de centrarse en las rutas marítimas, debería construir mejores relaciones comerciales con los bloques comerciales de América del Sur. Tanto el Mercosur (que incluye a Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay) como la Alianza del Pacífico (que comprende Chile, Perú, Colombia y México) son opciones. El crecimiento económico de Bolivia se beneficiaría más al hacer alianzas con sus vecinos, en lugar de prolongar una batalla legal incierta.

 

Belén Olmos Giupponi es profesora asociada y directora del departamento de Leyes de la Universidad de Kingston, y Homagni Choudhury es profesor asociado en y director de economía en la Universidad de Kingston.

Mission News Theme by Compete Themes.