Press "Enter" to skip to content

Primera escuela chilena para niños transgénero es destacada en prensa internacional

Agencias.-  Un reportaje publicado por el diario estadounidense The Washington Post destaca la política chilena de tratamiento a los niños transgénero, especialmente con la experiencia de una escuela creada especialmente para acogerlos, una experiencia inédita en América Latina.

La información da cuenta de que, en los últimos años, las familias de niños trans han exigido una mayor aceptación: un llamado que recientemente condujo a la aprobación de una ley que permite a las personas mayores de 14 años cambiar su nombre y género en los registros oficiales con el consentimiento de sus padres o legal guardianes.

Uno de los casos presentados en el reportaje es el testimonio de una niña transgénero llamada, Ángela, que afirma haber estado tan desesperada por escapar del abuso físico y verbal de otros estudiantes en su escuela primaria que pensó en quitarse la vida. «Sólo quería morir», dijo la niña de 16 años. «No quería existir, porque lo que me hicieron me hizo sentir muy mal».

Después de sufrir años de discriminación, Angela y otros 20 menores transexuales de 6 a 17 años encontraron esperanza en la primera escuela para niños trans de América Latina. La institución, fundada por la Fundación Selenna con sede en Chile que protege sus derechos, “es un hito en un país que era tan conservador socialmente que solo legalizó el divorcio en 2004”, dice The Washington Post.

Los activistas y los padres de niños transgénero dicen que es en la infancia o la preadolescencia cuando los niños descubren que su género no corresponde a su cuerpo.

Un informe de 2016 de la UNESCO dijo que en América Latina, al igual que en el resto del mundo, la violencia contra la orientación sexual o la identidad de género en las escuelas causa «estragos en el desarrollo de las personas afectadas, la convivencia escolar, el rendimiento académico y, en consecuencia, su permanencia en el colegio».

En 2012, Chile aprobó una ley contra la discriminación y, en 2017, puso fin a su prohibición absoluta del aborto, despenalizándolo cuando la vida de una mujer está en peligro, el feto no es viable o en casos de violación. El cambio ha sido acelerado por un escándalo de abuso sexual clerical.

La escuela se lanzó en 2017 como una forma de ayudar a las familias de niños trans, que a menudo se saltan clases o incluso no terminan sus estudios como resultado de la discriminación, dijo la presidenta de la Fundación Selenna, Evelyn Silva. Las clases comenzaron en abril de 2018 en un espacio prestado por un centro comunitario en Santiago. Los cursos incluyen matemáticas, ciencias, historia e inglés, así como talleres de arte y fotografía.

Desde su inicio, la asistencia escolar ha aumentado de los cinco estudiantes originales a 22 en diciembre, y seis más ya se han inscrito en el nuevo año. Los estudiantes son asignados a una de dos aulas según la edad.

«Estoy feliz aquí porque hay muchos otros niños como yo», dijo Alexis, un estudiante de 6 años, que también dijo que fue acosado constantemente en su escuela anterior.

Los maestros trabajan pro bono, pero todos los demás gastos del primer año de la escuela fueron financiados por Silva y la coordinadora escolar Ximena Maturana con sus ahorros personales. A partir de marzo, las familias tendrán que pagar alrededor de $4.500 mensuales por cada niño.

«Tratamos de reducir los costos al mínimo (para las familias) para que no digan que (los niños) no asisten porque no tienen lápices, y se convierte en una razón para abandonar la escuela», dijo Silva.

A pesar de la falta de recursos, la fundación ha comenzado una escuela de verano que ofrece danza y otros talleres para unos 20 niños, incluidos algunos que no asisten a la escuela.

Aunque el espacio es limitado, los padres dicen que los estudiantes han recuperado su confianza: parecen más felices, más relajados y con ganas de participar en clase.

«(Mi hijo) estaba perdiendo su identidad, se avergonzaba de ser transgénero porque sentía que no encajaba», dijo el padre de Alexis, Gabriel Astete. «Estaba siendo obligado a ir al baño de los chicos cuando quería ir a uno para chicas. Su autoestima era muy baja en la escuela tradicional «.

Los estudiantes acordaron que la escuela les ha ayudado a abrazar completamente su identidad.

«Me siento libre y feliz aquí», dijo Felipe, de 15 años. «El ambiente es muy bueno. Todos los que llegan son simplemente aceptados «.

Mission News Theme by Compete Themes.