Press "Enter" to skip to content

Régimen de Maduro tuvo reuniones secretas con enviado de Trump

ElPensador.io.- El aislado líder del régimen autoritario venezolano Nicolás Maduro, reveló que su administración mantuvo conversaciones secretas con el gobierno de Trump y predijo que sobreviviría a una campaña mundial sin precedentes para forzar su renuncia, según un reportaje publicado por el medio británico The Independent.

Mientras criticaba duramente la postura de confrontación de Donald Trump hacia su régimen, Maduro dijo que tiene esperanzas de reunirse con el presidente de los Estados Unidos para resolver una crisis provocada por el reconocimiento de Estados Unidos del líder de la Asamblea Nacional Juan Guaidó como Presidente interino del país.

Según The Independent, Maduro dijo que su ministro de Relaciones Exteriores invitó al enviado especial para Venezuela, Elliott Abrams, a reunirse «de forma privada, pública o en secreto». «Si él quiere reunirse, solo dígame cuándo, dónde y cómo, y estaré allí», dijo Maduro sin dar más detalles. Las reuniones, afirmó, se produjeron secretamente entre Abrams y el canciller de Maduro, Jorge Arreaza, en Nueva York y habrían durado varias horas.

Un alto funcionario de la administración en Washington que no estaba autorizado a hablar públicamente dijo al medio británico que los funcionarios estadounidenses estaban dispuestos a reunirse con «ex funcionarios venezolanos, incluido el propio Maduro, para discutir sus planes de salida».

Venezuela vive una profunda crisis luego que tanto la Asamblea Nacional como más de una veintena de países no han reconocido el segundo mandato de Maduro y lo consideran ilegítimo, admitiendo en su reemplazo al presidente del Congreso, Juan Guaidó, como jefe de gobierno interino, en lo que se ha calificado como el desafío más real y concreto al régimen chavista.

El nombramiento de Abrams como enviado especial el mes pasado señaló la determinación de la administración Trump de tomar una línea más dura con respecto a Venezuela.

El ex diplomático republicano fue una voz importante que impulsó la expulsión de Manuel Antonio Noriega en Panamá en la década de 1980 y también fue condenado por retener información del Congreso de los EEUU durante el caso Irán-Contras. También desempeñó un papel destacado en la gestión de la tibia respuesta de los Estados Unidos a un breve golpe de estado que derrocó a Hugo Chávez en Venezuela en 2002.

Reuniones en enero y febrero

Dos altos funcionarios venezolanos que no estaban autorizados a discutir las reuniones públicamente dijeron a The Independent que los dos encuentros entre Abrams y el Ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, se produjeron a solicitud de los Estados Unidos.

El primero, el 26 de enero, que calificaron de hostil, con el enviado de Estados Unidos amenazando a Venezuela con el despliegue de tropas y castigando al gobierno venezolano por presuntamente estar aliado con Cuba, Rusia y Hezbollah.

Cuando se volvieron a encontrar esta semana, el ambiente era menos tenso, a pesar de que el encuentro del 11 de febrero se produjo cuatro días después de que Abrams dijera que «el tiempo para el diálogo con Maduro había pasado mucho tiempo». Durante esa reunión, el enviado norteamericano insistió en que las severas sanciones de los Estados Unidos expulsarían a Maduro incluso si el ejército de Venezuela se atascara.

Los venezolanos que participaron de los encuentros dijeron ver en las reuniones una señal de que hay espacio para discusiones con Washington a pesar de la dura retórica pública.

La “mano infectada”

En su momento combativo, Maduro dijo que todo lo que Venezuela necesita para recuperarse es que Trump retire su «mano infectada» del país que se encuentra sobre las reservas de petróleo más grandes del mundo.

Dijo que las sanciones de EEUU a la industria petrolera son las culpables de las crecientes dificultades, aun cuando la escasez y la hiperinflación que superó el 1.000.000% son anteriores a la acción reciente de Trump.

«La mano infectada de Donald Trump está lastimando a Venezuela», dijo Maduro.

Las sanciones prohíben efectivamente todas las compras de petróleo por parte de EEUU, que hasta ahora había sido el mayor comprador de petróleo de Venezuela. Maduro dijo que compensará la repentina caída en los ingresos al dirigirse a los mercados de Asia, especialmente en India, donde el jefe del gigante petrolero estatal PDVSA estaba negociando esta semana nuevas ventas de petróleo.

«Hemos estado construyendo un camino a Asia durante muchos años», dijo. «Es una ruta exitosa, cada año están comprando grandes volúmenes y cantidades de petróleo».

En una conferencia petrolera en Nueva Delhi, el ministro de petróleo de Venezuela, Manuel Quevedo, sugirió que el país estaba abierto a un sistema de trueque con la India para sortear las sanciones de Estados Unidos.

Pero la respuesta de India fue clara. “No tenemos ningún sistema de trueque con Venezuela. Las consideraciones comerciales y los factores relacionados determinarán el valor del comercio «, dijo el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de India, Raveesh Kumar, en respuesta a los comentarios de los funcionarios venezolanos.

Maduro también mencionó el continuo apoyo de China y especialmente de Rusia, que ha sido un importante proveedor de préstamos, armas e inversión de petróleo a lo largo de los años. Dijo que las opiniones antagónicas adoptadas por Trump y el presidente ruso, Vladimir Putin, corren el riesgo de convertir la crisis actual en una lucha geopolítica de alto riesgo entre los Estados Unidos y Rusia que recuerda algunos de los errores más peligrosos de la Guerra Fría.

Mission News Theme by Compete Themes.