Press "Enter" to skip to content

El rol de China en la crisis de Ucrania

Por Andrés Ortega (The Globalist.com).- Cuando Vladimir Putin y Xi Jinping se abrazaron durante los Juegos Olímpicos, afirmaron su oposición conjunta al alcance de la OTAN.

Obviamente se oponen a que las naciones democráticas, no totalitarias, expresen su solidaridad entre sí al pertenecer a la alianza.

Es bien sabido por qué Putin está tan concentrado en el tema. Pero, ¿por qué lo hizo Xi? ¿Solo para seguirle el juego a su compañero autócrata ruso?

Ver también
¿Guerra con Rusia?
El impulso «civilizatorio» de Rusia en África

Motivos complejos

China tiene dos objetivos principales en la crisis entre Rusia y Ucrania. El primero es medir la reacción de Estados Unidos ante una posible crisis entre Beijing y Taiwán. El segundo es evitar que la OTAN como tal se entrometa en el Indo-Pacífico.

Este es uno de los principales temas que hay que resolver de aquí a la cumbre de la OTAN, que está previsto que se celebre en Madrid en junio próximo.

China se alineó con Rusia no solo en las conversaciones entre los presidentes ruso y chino, sino también en la reciente reunión del Consejo de Seguridad de la ONU por una sencilla razón: tanto Rusia como China comparten el deseo de un nuevo orden internacional con un Estados Unidos menos poderoso.

Sin embargo, China no respalda a Putin ni a su punto de vista al 100%. Al fin y al cabo, tiene mucho interés en defender la integridad territorial de los estados, dado que también se ve afectado por este tema. Y, por supuesto, busca salvaguardar sus propios intereses económicos.

Aliados inquietos

El encuentro en vísperas de la inauguración de los Juegos Olímpicos fue el primer encuentro entre el presidente chino y un líder extranjero desde el inicio de la pandemia.

El comunicado conjunto afirma sin disculpas que “comparten el entendimiento de que la democracia es un valor humano universal, más que un privilegio de un número limitado de estados”.

Pregonando la llamada democracia

El régimen chino ha estado argumentando durante algún tiempo que lo que llama su “democracia” funciona. Forma parte de la campaña ideológica emprendida contra ciertas democracias liberales que alegan problemas internos.

¿Un nuevo enfoque para la OTAN?

China, que quiere salirse con la suya en toda Asia, está preocupada por la OTAN y Estados Unidos.

Al mismo tiempo, hay un cambio de poder global hacia Asia, la Alianza Occidental quiere centrar su atención no solo en China, sino también en la región del Indo-Pacífico en su conjunto para contrarrestarla y participar en ella. Este es un objetivo estratégico aunque sus siglas (Atlántico Norte) no lo reflejen.

Francia reticente

China ha entrado así en la agenda central de la OTAN. Por ahora, no existe un acuerdo general entre los 29 aliados sobre el papel de la OTAN en el Indo-Pacífico.

El socio de la OTAN más reacio en este sentido es Francia. Francia todavía está resentida por la alianza informal de habla inglesa AUKUS y la ruina de su contrato de submarinos de propulsión nuclear con Canberra. Sin embargo, está lejos de ser el único que se resiste.

El objetivo común de los autócratas: dividir Europa, obstruir a EEUU

Mientras tanto, todo esto está dividiendo a Europa, la UE y Europa en general, al menos mientras persista la tensión y la no invasión de Ucrania.

Esto es importante para Rusia y conveniente para China, que está incursionando en Europa del Este y Asia Central. Sin embargo, esta incursión, debido a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, desaprueba mucho a Moscú. Lo que, a su vez, muestra la competencia estratégica entre Moscú y Beijing.

Además de intentar frustrar a la OTAN, China quiere evitar que EEUU, que también es una potencia asiática en términos militares, construya una red de alianzas en su contra en Asia.

La nueva pose de poder de China

Sin embargo, en la reciente reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Ucrania, el embajador chino, Zhang Jun, siguió la línea oficial. Abogó por que “las preocupaciones legítimas de seguridad de Rusia se tomen en serio y se aborden”.

China normalmente no habla públicamente sobre el orden de seguridad europeo. Pero esta vez, en la declaración conjunta, declara que “la parte china simpatiza y apoya las propuestas presentadas por la Federación Rusa para crear garantías de seguridad legalmente vinculantes a largo plazo en Europa”.

Y se opone a la ampliación de la OTAN.

Fortalecimiento de los lazos de China con Ucrania

China apoya a Rusia, pero no a una invasión rusa armada de Ucrania. De hecho, China se abstuvo en el Consejo de Seguridad en 2014 cuando hubo un intento de condenar la invasión y posterior anexión de Crimea por parte de Rusia. Beijing nunca lo ha reconocido formalmente.

La razón es clara: con el problema de Taiwán en mente, China aboga por la integridad territorial.

Centrado en el comercio

Además, China, siempre atenta a sus intereses comerciales, ha fortalecido sus lazos comerciales con Ucrania. Esto es especialmente evidente en términos de importaciones de granos, pero también en el área de infraestructura.

En 2016 se abrió un enlace directo por tren y ferry entre China y el puerto ucraniano de Chornomorsk (anteriormente Illichivsk), en el Mar Negro, sin pasar por Rusia.

China también ha invertido en una nueva línea de metro en Kiev. En otras palabras, los lazos entre China y Ucrania se están fortaleciendo, con el objetivo de aumentar el comercio bilateral en un 50%, y un total anual de US$ 20 mil millones previstos para 2025.

El problema de china

Por un lado, China podría ganar prestigio diplomático internacional si ayudara a calmar la crisis en Ucrania.

Por otro lado, el régimen chino no quiere que la crisis entre Rusia y Ucrania opaque sus Juegos Olímpicos de Invierno.

¿China y Rusia unidas?

La relación de los dos poderes también refleja directamente la rivalidad geopolítica, tecnológica e ideológica que caracteriza a nuestra era.

China podría ser de gran ayuda para Rusia en caso de nuevas (y duras) sanciones occidentales. Por ejemplo, podría comprar más petróleo crudo y gas y otras materias primas y bienes manufacturados.

China también podría ayudar a Rusia a resistir la presión de Occidente ofreciendo el yuan como sustituto del dólar, cuyo uso puede estar vedado a los rusos.

Pero estas acciones obviamente tendrían costos considerables relacionados con la relación de China con Occidente. Las naciones occidentales, literalmente, no querrían que China tuviera su pastel y se lo comiera también.

Dos en busca de un nuevo orden mundial

Dicho esto, Moscú busca un nuevo orden europeo y, en cierta medida, un nuevo orden mundial. También Beijing, que también está presionando por un orden regional en Asia alineado con sus intereses y preocupaciones.

La Rusia de Putin quiere restaurar su estatus como gran potencia, mientras que China aspira a ser una superpotencia, la única que puede desafiar con éxito a EEUU en una variedad de campos.

Aparte de su petróleo y gas, Rusia es económicamente mucho más cerrada que China, que depende más de los mercados globales.

Conclusión: malas perspectivas para Occidente

Aunque China y Rusia han convergido más que nunca desde la revolución comunista china, incluso en el ámbito militar, ni los intereses de los dos estados ni sus propios intereses nacionales están completamente alineados.

Dicho esto, la crisis actual hace que Rusia sea aún más dependiente de Pekín (cuando durante muchos años fue al revés). Esta es una mala perspectiva para Occidente.

Andrés Ortega es investigador principal del Real Instituto Elcano, un importante grupo de expertos en asuntos exteriores de España.