Press "Enter" to skip to content

El mundo clama por incendios en el Amazonas, pero Bolsonaro dice que es “sicosis ambiental”

ElPensador.io.- Mientras el mundo clama por salvar al Amazonas, arrasado por incendios forestales, el gobierno de Brasil minimiza la situación y da a entender que detrás de ellos hay un interés agrícola y productivo.

Así, por ejemplo, el presidente Jair Bolsonaro afirmó que «no defiendo los incendios, porque siempre hubo y siempre habrá incendios. Desafortunadamente, esto siempre ha sucedido en el Amazonas», dijo, refiriéndose a la temporada seca, los incendios de limpieza de tierras.

«Pero acusarme de ser un Capitán Nerón prendiendo fuego a las cosas es irresponsable. Está haciendo campaña contra Brasil«, dijo el presidente a periodistas fuera de su residencia en Brasilia. La referencia al Capitán Nerón parecía ser al emperador romano que se dice que jugueteó mientras Roma ardía. Bolsonaro es un ex capitán del ejército.

«Solo piense, si el mundo comienza a imponer barreras comerciales, nuestro negocio agrícola caerá, comenzaremos a retroceder, la economía comenzará a empeorar: su vida, la vida de los editores de periódicos, los propietarios de televisores, la vida de todos los brasileños será complicado, sin excepción. La prensa se suicida», dijo Bolsonaro, que atribuyó los incendios al aumento de la sequía, y acusó a grupos ambientalistas y ONGs de provocar una «sicosis ambiental» para dañar los intereses económicos de Brasil.

«Esta sicosis ambiental no te permite hacer nada», se lamentó el presidente, y agregó que estaba obstaculizando el desarrollo del país.

«No quiero terminar el medio ambiente, quiero salvar a Brasil», insistió el mandatario, escéptico del cambio climático que abogó por la apertura de tierras tribales y áreas protegidas a los intereses agrícolas y mineros desde que asumió el cargo en enero.

Los comentarios de Bolsonaro se producen cuando Brasil organiza una reunión regional de la ONU sobre el cambio climático en la ciudad de Salvador antes de la cumbre COP25 que se realizará en diciembre en Chile.

Pero Bolsonaro no es el único. Un alto funcionario de su gobierno defendió la política ambiental de Brasil y dijo que cumplía con el Acuerdo de París contra el calentamiento global. En medio de los clamores internacionales por los incendios en la selva del Amazonas, Roberto Castelo, un funcionario del ministerio de medio ambiente, dijo: “Estamos enseñando al mundo cómo producir. En solo el 29 por ciento de nuestro territorio producimos alimentos para todos”. Fue, por supuesto, abucheado.

Las cifras oficiales muestran que se registraron cerca de 73.000 incendios forestales en Brasil en los primeros ocho meses del año, la cifra más alta en cualquier año desde 2013. La mayoría se produjo en la Amazonía. Los especialistas en medio ambiente dicen que los incendios han acompañado a una rápida tasa de deforestación en la región amazónica, que en julio se cuadruplicó en comparación con el mismo mes de 2018, según datos del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE).

Clamor internacional

Mientras tanto, Francia y las Naciones Unidas pidieron la protección de la selva tropical amazónica. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo que estaba «profundamente preocupado» por los incendios en el Amazonas. «En medio de la crisis climática global, no podemos permitirnos más daños a una fuente importante de oxígeno y biodiversidad», dijo en Twitter.

A su vez, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo que los incendios forestales son «una crisis internacional» y pidió a las naciones más industrializadas del mundo que lo aborden en la cumbre del G7 este fin de semana. «Nuestra casa está en llamas. Literalmente. El Amazonas, el pulmón de nuestro planeta que produce el 20 por ciento de nuestro oxígeno se está quemando», dijo Macron en Twitter.

Mission News Theme by Compete Themes.