Press "Enter" to skip to content

Francisca Linconao: ¿la «Mandela» del pueblo mapuche?

Agencias.- La historia de la machi Francisca Linconao ha cruzado las fronteras y aparece hoy en el sitio de noticias estadounidense OZY.COM bajo la pregunta: “¿Es ella la Mandela de los Mapuche o una terrorista?”.

El artículo, escrito por Jules Franco, relata que la machi saltó al estrado público tras el atentado a la pareja de ancianos constituida por Werner Luchsinger y su esposa Vivian Mackay, quienes murieron en un ataque que terminó en el incendio de su vivienda en Vilcún, el 4 de enero de 2013.

“Once sospechosos fueron acusados, todos los activistas mapuche. ¿La cara de ese grupo? Una pequeña curandera y abuela espiritual, puesta en el centro de atención de su país y calificada de terrorista”, afirma Franco.

“Francisca Linconao, de 61 años, ciertamente no parece ser capaz de asesinar. Aunque a menudo no la imaginan sonriendo, sus grandes ojos marrones son suaves y amables. Como machi, conocida por salvar vidas y proporcionar orientación, es una sanadora espiritual respetada entre la comunidad mapuche. Su arresto, los juicios y la huelga de hambre lanzaron un frenesí mediático y una tormenta de protestas. Ahora su batalla por los derechos a la tierra para los mapuches y su cruzada contra una Ley Antiterrorista que ha sido armada contra su pueblo se han convertido en una causa internacional. Ella niega enérgicamente el asesinato y los cargos de terror, pero Linconao no tiene problema para infundir miedo en las personas adecuadas”, dice el artículo.

Según dice, “los líderes espirituales mapuche son típicamente privados. Para convertirse en uno, es probable que haya tenido visiones espirituales que revelen su identidad. ´Los machis son intermediarios entre la naturaleza y los humanos’, dice Manuela Royo, una de sus ex abogadas. ‘Por esto, su persecución también es una persecución de la vida y la cultura’”.

De acuerdo con la publicación, “los mapuche fueron absorbidos por el Estado Chileno en 1883… Más tarde, a principios de la década de 1970, el gobierno de Salvador Allende comenzó el proceso de restauración de la propiedad de la tierra para las comunidades mapuche. Esto llegó a un abrupto final con la muerte de Allende y la aparición del dictador Augusto Pinochet. Su gobierno militar revirtió las transferencias de Allende y vendió la tierra al mejor postor. Desde entonces, los activistas mapuches han protestado contra los proyectos de desarrollo que impactan en su medioambiente, y han propugnado restauraciones de tierras que pertenecieron a sus antepasados”.

En 2008, siguiendo los pasos de los activistas mapuches antes que ella, Linconao utilizó una disposición de la Convención Internacional de Pueblos Indígenas y Tribales para apelar por una protección constitucional contra Sociedad Palermo Limitada, una compañía forestal propiedad de la poderosa familia Taladriz de Chile, para talar bosques nativos y plantas medicinales. Su argumento no descansaba solo en la vida silvestre, sino en su papel de preservar el patrimonio cultural como Machi. Ella ganó la novedosa victoria legal, catapultándola a la fama como defensora de los derechos espirituales y de la tierra, según Hernando Silva, coordinador legal del grupo de defensa indígena Citizen’s Observatory”.

Según OZY.COM, “ella también ganó enemigos poderosos. Emilio Taladriz Montesinos, conocido localmente como ‘Don Emilio’, nunca olvidó su derrota legal. ‘La creación de la ley indígena generó incentivos perversos para la violencia’, dijo en una conferencia de 2016. ‘Las intenciones fueron buenas, pero los resultados han sido desastrosos’. La Ley Indígena, adoptada en 1993, ha formado la base para el activismo legal de Linconao, desde denunciar públicamente la desigualdad socioeconómica hasta denunciar la brutalidad policial en la muerte de activistas mapuche”.

Todas sus controversias anteriores quedaron eclipsadas por el cargo de terrorismo de 2013. El Estado alegó, basándose en el testimonio de un solo testigo (que luego se retractó y dijo que fue torturado por la policía), que un grupo de mapuche estaba en el rancho para protestar por los derechos a la tierra, así como el aniversario de la muerte del activista mapuche Matías Catrileo. La fiscalía alegó que estos manifestantes dispararon contra la casa Luchsinger-Mackay antes de prenderle fuego, un acto de terrorismo que resultó en asesinato. La policía arrestó a Linconao en su casa, y ella fue ‘transformada en un símbolo, una autoridad religiosa’, que fue ‘detenida con violencia antes de ser implicada’”.

“La saga legal se extendió durante más de cinco años, con altibajos y retrocesos a lo largo del camino que provocaron protestas públicas. Cuando Linconao finalmente fue liberada de la prisión por arresto domiciliario a principios de 2017, pesaba solo 88 libras (menos de 40 kilos). Si bien tres activistas fueron condenados en mayo, ella fue una de las ocho personas absueltas, pero es difícil descansar demasiado fácilmente cuando su última absolución fue anulada en apelación. Una portavoz dijo que Linconao no podía ser entrevistada para esta historia debido a su débil salud”.

’Nosotros, como mapuche, no tenemos justicia’, dijo en un comunicado el año pasado. ‘Los ricos tienen justicia porque tienen dinero para comprar a los jueces’… Como miembro anteriormente encarcelado de una minoría reprimida que usó una huelga de hambre como arma, Linconao tiene algunas cosas en común con Nelson Mandela, la leyenda sudafricana que habría cumplido 100 este mes. Pero ella no aspira a dirigir su país. En cambio, el activismo de Linconao se ha desplazado a la erradicación de la Ley Antiterrorista que la puso tras las rejas en primer lugar. De manera similar a la Ley USA PATRIOT, la ley antiterrorista puede suspender derechos civiles importantes. Los sospechosos pueden enfrentar detención indefinida sin cargos, escuchas telefónicas y tiempo de prisión extendido. En 2014, la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó a Chile por apuntar a los mapuches bajo la ley”, dice el artículo de Jules Franco.

Mission News Theme by Compete Themes.