Press "Enter" to skip to content

Impacto de la Pandemia en mercado laboral: mujeres, jóvenes y adultos mayores son los más afectados

ElPensador.io.- Una caída en la búsqueda de empleo en mujeres, jóvenes menores de 25 años y personas mayores de 55 años; una baja en la oferta de trabajos con contrato indefinido; un aumento en la oferta de trabajos con más experiencia; y un incremento en la oferta de trabajo para personas con Educación Técnica Superior, son algunos de impactos que ha tenido la pandemia de COVID-19 en el mercado laboral.

Esos son algunos de los resultados del PROYECTO SABE (Sistema de Análisis de Bolsas de Empleo), una iniciativa innovadora que utiliza la inteligencia artificial para monitorear la fuerza de trabajo en estos meses de cuarentena. El proyecto se ha desarrollado por el Web Intelligence Centre (WIC) de la Universidad de Chile y el Instituto Milenio de Sistemas Complejos de Ingeniería (ISCI), para el Observatorio Laboral del SENCE con financiamiento de la OTIC SOFOFA y la colaboración de Trabajando.com.

Las conclusiones de la investigación fueron presentadas esta mañana por el economista Benjamín Villena, señalando los principales impactos de la crisis derivada de la Pandemia tanto en la oferta de trabajo como en la búsqueda por parte de las personas, a partir de datos extraídos de portales de bolsa de trabajo.

De acuerdo con esto, las vacantes han caído en 56% desde octubre de 2019 a agosto de este año.

Asimismo, la experiencia requerida por los empleadores en las vacantes ofrecidas crece en 0,14 años respecto a octubre de 2019. Para Villena, es importante que suba la experiencia porque implica que a pesar de la crisis, la oferta de puestos de trabajo no está orientándose a personal menos calificado, en comparación con la situación pre-pandemia.

Respecto de los avisos que ofrecen contrato indefinido, indica que se mantienen relativamente estables. Pero lo que sí caen son los avisos que ofrecen trabajos de jornada completa, que bajan desde el 70% de las vacantes, a 55% desde octubre.

También se notan cambios en los requerimientos educacionales frente a los puestos de trabajo ofrecidos. Los que piden educación media cayeron 15 puntos porcentuales entre octubre de 2019 y el período de pandemia. En contraposición, suben las vacantes que piden educación técnica superior, se elevaron en 14,5 puntos porcentuales durante la pandemia, igual que en el caso de requerimientos de personas con educación universitaria, que se elevaron en 5,5 puntos porcentuales.

En cuanto a los salarios, las conclusiones de la investigación del proyecto SABE apuntan a que éstos tienden a aumentar en línea con la solicitud de requisitos más exigentes. “Los avisos que se suben piden una mayor calificación y, por tanto, se les pagan mayores salarios”. Así, el sueldo promedio ofrecido ha subido 8,7% (en los avisos de empleo).

En términos del sector económico y su publicación de avisos de empleo, los sectores que más disminuyeron sus requerimientos por trabajadores fueron el comercio, restaurantes y hoteles, y ventas. Los menos golpeados han sido transportes y manufacturas, servicios financieros y empresariales, y el área informática, donde la capacidad de teletrabajo es mayor o su necesidad en medio de la pandemia crece.

Brecha de género: mujeres más afectadas

Respecto a los resultados desde el punto de vista a las postulaciones de trabajo, que se mida a través de los ingresos de postulaciones y las actualizaciones (lo que a juicio del economista Benjamín Villena es relevante por cuanto demuestra que las personas están “activas y despiertas” en el mercado laboral), los resultados reflejan el impacto de la crisis en las personas.

Tras el inicio de la pandemia cayeron entre 50% y 60% los ingresos de postulaciones, lo que indica que las personas dejaron de buscar trabajo.

En ese panorama, los ingresos de postulaciones nuevas caen mucho más en las mujeres que en los hombres. Esto, a juicio del economista, revela una “brecha de género en comportamiento de búsqueda. Después de la pandemia hay una diferenciación: las mujeres salen del mercado laboral y los hombres se muestran más activos. Pasan de ser desempleadas a inactivas. Esto porque, por razones culturales e históricas, se ven más vinculadas a lo que se denomina producción en el hogar, cuidado de los niños, labores domésticas”.

Respecto de los que dejan de buscar trabajo, la caída es mucho más notoria entre los más jóvenes hasta 25 años y también en el segmento de mayores de 55 años. “Es un shock de oferta de trabajo focalizado en los jóvenes y en mayores de 56 años”, indica Villena.

Información para tomar decisiones

El economista Benjamín Villena, a su vez, aclaró que en el monitoreo del mercado laboral se detectan habilidades requeridas por los empleadores, cubriendo las clasificaciones genéricas del mercado, incluyendo clasificaciones de la OIT, para determinar brechas y desbalances entre lo que solicitan las empresas y lo que los trabajadores están ofreciendo.

El proyecto comenzó en agosto de 2019 y monitorear las ocupaciones, revisando los avisos de trabajo y las descripciones de los mismos trabajadores en los textos de sus postulaciones, usando tecnología de machine learning e inteligencia artificial.

“Queremos que esto sirva para tomar decisiones en el ámbito público, porque donde hay desbalances de capacidades o habilidades, naturalmente hay un ámbito donde la política publica intervenga, por ejemplo en términos de capacitación, de manera de detectar realidades y promover una intermediación más activa”, señaló Villena.

Pese a que hay limitaciones en el monitoreo de las bolsas de trabajo (porque se reconocer que hay ciertos sectores como la construcción, la agricultura y la administración pública que están subrepresentados, y que hay una preminencia de Santiago), en general se establecen como una muestra representativa del comportamiento del mercado laboral.

Mission News Theme by Compete Themes.