Press "Enter" to skip to content

La guerra comercial entre China y EEUU amenaza a Chile

Agencias.- En Chile crecen las preocupaciones de que podría ser el primer país de América del Sur rico en recursos en sentir el impacto de la desaceleración en China y la creciente guerra comercial de EEUU con Beijing, debido a una caída en los precios del cobre que ya ejerce presión sobre la agenda económica del presidente Sebastián Piñera.

Así lo señala un reportaje del sitio ZT en conjunto con el Financial Times, en que se destaca el papel de Chile como primer productor mundial de cobre y una de las economías más abiertas de Sudamérica. Con ese escenario, dice la nota, Chile es particularmente vulnerable a una caída en los precios del cobre, que la semana pasada tocó su nivel más bajo del año por preocupaciones sobre el crecimiento económico de China.

El metal representa más del 43% de las exportaciones de Chile. Los desafíos que enfrenta nuestro país, en ese contexto, son una señal de advertencia para otros exportadores de materias primas en la región, dicen los economistas, especialmente dada la reputación del metal para predecir los puntos de inflexión en la economía global.

«El [Cobre] podría ser algo así como un canario en la mina de carbón», dice Carlos Végh, economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe. «Si hay fundamentos en la economía mundial que hacen que los precios de las materias primas caerán en el futuro cercano, entonces es muy posible que el cobre sea la primera víctima«.

El prolongado auge económico de China fue un importante motor de crecimiento para América Latina durante muchos años. Ahora, la desaceleración del gigante asiático y los efectos colaterales de los aranceles de Estados Unidos sobre el crecimiento de China podrían frenar aún más la demanda de exportaciones sudamericanas.

El Fondo Monetario Internacional redujo recientemente sus pronósticos de crecimiento para América Latina, y ahora pronostica que la región crecerá un 1,6% este año, 0,4 puntos menos que sus proyecciones anteriores en abril. Moody’s, la agencia de calificación, también ha rebajado la calificación de Chile en un escalón a A1 desde Aa3, citando un «deterioro de base amplia» en el perfil crediticio del país.

Ciertamente, Chile ya está sintiendo la presión de los precios más bajos del cobre, actualmente alrededor de US$2,80 por libra. Las autoridades recientemente han subrayado la importancia de que los precios del cobre se mantengan por encima de los US$3 por libra para que la agenda económica propuesta por el gobierno sea viable. Algunos temen que una caída sostenida en los precios del cobre podría poner en peligro el ambicioso programa de reformas de Piñera, incluidos los cambios en el sistema de pensiones del país y los muy necesarios planes de infraestructura.

«El gobierno contaba con un precio de cobre más alto durante su mandato», dice Jorge Bande, experto en minería en Santiago, quien argumenta que menores ingresos por impuestos a la minería podrían frustrar los esfuerzos de Piñera en la consolidación fiscal, dado que la situación ya estaba «bastante extendida» antes de la reciente caída en los precios del cobre.

Sin embargo, el ministro de Hacienda Felipe Larraín, señala que un tipo de cambio más competitivo, que está estrechamente relacionado con el precio del cobre, es bueno para la mayoría de las otras áreas de la economía. Aunque el sector minero domina las exportaciones, representa solo el 10% de la producción total.

«Los exportadores de manufacturas y de productos agrícolas están bastante contentos en este momento, porque sus rendimientos han aumentado considerablemente», dice Larraín, argumentando que un tipo de cambio de flotación libre es una herramienta clave para amortiguar el golpe. Ciertamente, esto ayudó a Chile a capear la caída más reciente en los precios del cobre en 2015-16.

Además, Chile puede beneficiarse de algunos efectos de segunda ronda de la guerra comercial, dice el ministro. Por ejemplo, si China impone gravámenes adicionales sobre el vino o la fruta importada de los EEUU, podrían ser reemplazados por importaciones de Chile, del mismo modo que la soja brasileña se ha beneficiado de China al imponer un arancel del 25% a las exportaciones de los EEUU.

«Me gustaría mucho no tener una guerra comercial. Dado que tenemos una guerra comercial, no somos inmunes, pero estamos bien preparados «, dice Larraín, agregando que una reducción del déficit fiscal del 2,8% en 2017 al 1,7% este año también ayudará con una menor financiación.

También destaca un proyecto de ley de modernización de impuestos que proporcionará incentivos para el ahorro y la inversión, así como también esfuerzos para reducir la burocracia para grandes proyectos de inversión y planes para alianzas público-privadas en proyectos de obras públicas.

Axel Christensen, estratega jefe de inversiones para Latinoamérica e Iberia en BlackRock Investment Institute, señala que a pesar de sus vulnerabilidades comerciales, Chile está menos expuesto a la volatilidad financiera que muchos otros mercados emergentes que han sido duramente afectados en los últimos meses, especialmente en la vecina Argentina.

«Sin embargo, el efecto neto [de una guerra comercial] para la economía chilena debería ser negativo, ya que sus principales exportaciones están relacionadas con el cobre, que continúa dominado por el ritmo de crecimiento de China», dice, advirtiendo que todos lo harán. Depende de cuán serio pueda ser un conflicto comercial entre EE. UU. y China.

Para muchos observadores, la perspectiva es incierta. La política comercial de los Estados Unidos sigue siendo enigmática, mientras que el grado en que la economía mundial podría desacelerarse no está claro. Desafortunadamente, sin embargo, los peligros se ciernen justo cuando la región está emergiendo de una prolongada desaceleración económica.

Mission News Theme by Compete Themes.