Press "Enter" to skip to content

Traficantes de personas usan a Chile como ruta para migración ilegal a EEUU

ElPensador.io.- Unos US$15 mil cobran los traficantes ilegales de personas por usar a Chile como juna ruta para ingresar a Estados Unidos. Así lo afirma el Estudio Global 2018 sobre el tráfico ilícito de migrantes, respaldado por las Naciones Unidas, cuya principal conclusión es que la actual contabilidad sobre el ingreso ilegal al país del norte está muy subestimada.

Según el informe, el valor del negocio del tráfico ilícito de migrantes sólo desde México y América Central a EEUU llega a unos US$7 mil 400 millones por año. Eso es aproximadamente equivalente al ingreso neto anual de la automotriz Ford Motor, según un reportaje publicado por The Dallas Morning News.

El informe realiza una estimación sobre quienes viajan en algunas de las rutas migratorias más largas, desde las empobrecidas regiones de África y Asia, o desde Sudamérica, hasta los Estados Unidos.

El informe periodístico, preparado por Rob Curran, señala que los informes oficiales frecuentemente no contabilizan a miles de asiáticos que entran de manera ilegal al país del norte triangulando su paso a través de otros países, como Chile o Colombia, por donde entran -por ejemplo- indios o nepalíes.

“Es probable que esas estimaciones no incluyan grandes grupos de migrantes punjabíes, quienes, según nos dijo alguien con conocimiento directo de la industria del contrabando, permanecen en campamentos controlados por los grupos paramilitares en las montañas de Capurganá (Colombia). Esa persona estimó que la cantidad de personas que pasan por Capurganá es más cercana a 24.000 por año”, señala el reportaje.

El cobro para quienes vienen de desde Nepal e India asciende a cerca de US$30 mil. “Como los agentes de viajes, los contrabandistas, conocidos en Nepal como dalals, basan sus precios en el destino y la demanda. Las rutas donde los visados ​​se adquieren fácilmente, los destinos de trabajadores migrantes comunes como Qatar en el Golfo Pérsico y Malasia, cuestan entre US$1.000 y US$1.500. Los viajes a destinos sin autorización cuestan sustancialmente más. A Chile, por ejemplo, lo que se conoce como la mejor alternativa para los Estados Unidos, los dalals cobran alrededor de US$15.000”.

Sobre la base de esas tasas, la cantidad de migrantes con los que contaron los autores del artículo, que se mudan a través de Capurgana cada año representarían US$720 millones en ingresos para contrabandistas. Y eso es antes de dar cuenta de las tasas de interés exorbitantes, estimadas por la Organización Internacional del Trabajo de los Estados Unidos en un promedio del 30 por ciento en Nepal, en las que se prestó ese dinero.

¿Cómo pueden pagar el viaje los inmigrantes?

Es casi imposible para los pobres de Nepal acceder a mercados de crédito legítimos. Un informe de 2014 del Fondo de Desarrollo de Capital de los Estados Unidos encontró que solo 1 de cada 10 nepalíes tiene un préstamo pendiente, de cualquier tipo, de un banco formal.

Para muchos nepalíes, la tarifa se obtiene fundamentalmente a través de prestamistas locales que generalmente trabaja en estrecha colaboración con el dalal. La garantía de estos préstamos suele ser el título de la tierra de la familia, lo que agrega una presión inmensa para comenzar a ganar dinero lo antes posible.

Kidane Okubay y sus amigos eritreos que viajaban a los Estados Unidos contaron una historia similar. David Berhe, uno de los miembros de Eritrea, dijo que su tío había vendido su automóvil como parte de los esfuerzos para recaudar dinero para su viaje.

Los inmigrantes a menudo son acusados ​​de aprovechar el mercado laboral de los Estados Unidos. Muy a menudo, los empleadores sin escrúpulos aprovechan su mano de obra barata.

Las entrevistas con los recién llegados de Nepal en una granja frutícola cerca de Santiago, en Chile, revelaron cómo funciona esta explotación.

Este grupo fue trasladado directamente a una granja frutícola desde el aeropuerto de Santiago. Confiaban enteramente en la granja para comida y comida. Trabajaron 10 horas al día recolectando fruta y les pagaron US$400 por mes.

Era efectivamente una situación de trabajo indulgente. Durante los primeros tres años, casi cada centavo que ganaron fueron a pagar los préstamos para su aprobación. Agotado por la vida en la granja, la mayoría planeaba usar su cuarto y quinto año para ahorrar para el viaje de regreso.

Parte de la explotación, por supuesto, son falsas promesas. Para vender a los nepalíes en su migración a Chile, los agentes les dicen a los inmigrantes que aspiran que ganarán entre US$1.500 y US$2.000 al mes, y podrán obtener visas para los Estados Unidos o Australia después de un año de trabajo. Una persona que sigue el negocio del contrabando en América Latina dijo que estaba sorprendida por la cantidad de inmigrantes ghaneses que le dijeron que se les habían prometido contratos de fútbol profesional en Costa Rica.

 

Mission News Theme by Compete Themes.