Press "Enter" to skip to content

Venezuela post #23F… ¿Y ahora qué?

ElPensador.io.- ¿Y ahora qué? Es la pregunta que ronda en Venezuela, los gobiernos pertenecientes al Grupo de Lima y los pasillos de la Casa Blanca en Washington luego que Nicolás Maduro no cayera el sábado 23 de febrero, día en que estaba programada una Revolución Humanitaria.

Ese día clave, las masas reunidas en los distintos puntos de la frontera, así como la presión de los camiones con mercadería y medicamentos, deberían haber desbordado a las tropas y presionar a su deserción masiva, y al consiguiente derrocamiento del régimen que tomó, manipuló y desfiguró la herencia de Hugo Chávez. Fue la estrategia que hizo caer el muro de Berlín y a la dictadura de Ferdinand Marcos.

Hay que admitir que Maduro supo aguantar el golpe. Sabía que si lograba hacer pasar las horas, ganar tiempo, podría dar vuelta la jugada y mantenerse en el palacio de Gobierno, mientras el Presidente encargado Juan Guaidó se quedaba en el extranjero, con la posibilidad pendiente de acudir a la ayuda de tropas extranjeras para activar el derrocamiento. ¿Podrá retornar?

Pero, más importante, ¿qué opciones hay ahora? La alternativa militar está descartada por las organizaciones internacionales y varios de los países que ya habían reconocido a Guaidó y el Grupo de Lima solo apoya una vía “constitucional”, posición que Guaidó de todas maneras agradeció.  ¿Qué queda entonces?

Un sábado de represión

La jornada del sábado hubo sangrientos enfrentamientos entre civiles y militares. Se quemaron tres camiones que transportaban alimentos y medicinas. Decenas de soldados desertaron de las fuerzas armadas leales al gobierno. Juan Guaidó, el líder de la oposición reconocido por la mayoría de las democracias occidentales como legítimo presidente interino de Venezuela, señaló que estaría abierto a los Estados Unidos usando la fuerza para destituir a Maduro. El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, ahora se dirige a Colombia para hablar con Guaidó.

Guaidó había prometido a principios de febrero que la ayuda humanitaria, enviada por EEUU y otros países para ayudar con la falta de alimentos y medicamentos de Venezuela, ingresaría al país «de una forma u otra, antes del 23 de febrero». Anticipándose a la fecha límite de ese sábado, Maduro envió soldados para bloquear cruces clave con Colombia, cerró la frontera con Brasil y prohibió los cruces marítimos a la isla caribeña de Curação, donde se almacenaba la ayuda.

Alrededor de las 6.30  de la mañana del viernes, los soldados abrieron fuego contra civiles que intentaron reabrir la frontera brasileña para obtener suministros, matando a dos e hiriendo a 12.

El viernes y sábado, el multimillonario británico Richard Branson organizó un concierto pop masivo cerca del puente Tienditas entre Venezuela y la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta. Más de 300 mil personas asistieron al concierto, llamado Venezuela Aid Live, cuyo objetivo era recaudar fondos para obtener más ayuda y presentaban actos populares de América Latina, incluido Luis Fonsi. El viernes, Guaidó hizo una aparición en el escenario, a pesar de que el régimen de Maduro le prohibió viajar. También asistieron los presidentes de Chile, Colombia y Paraguay.

Maduro celebró su propio concierto cerca del puente al otro lado de la frontera, un evento de tres días bajo la bandera de Manos de Venezuela.

Se produjeron violentos enfrentamientos cuando los militares bloquearon la ayuda.

Un camión que transportaba ayuda logró perforar el bloqueo de Maduro el sábado por la mañana, llegando desde la ciudad de Pacaraima, en el norte de Brasil, poco antes de las 11 de la mañana. Pero más tarde, cuatro personas murieron en la frontera con Brasil cuando los manifestantes se enfrentaron a grupos de milicianos progubernamentales.

En total, 285 personas resultaron heridas y 37 hospitalizadas en la violencia, según The Washington Post.

En Colombia, los grupos de voluntarios que intentaron entregar ayuda se encontraron con una feroz oposición en varios puentes diferentes entre los dos países. Los medios locales informaron que en un puente, las fuerzas de seguridad lanzaron bombas contra los camiones que transportaban suministros, incendiando a tres de ellos.

Las fuerzas de seguridad desplegaron gas lacrimógeno en los manifestantes en puntos a lo largo de la frontera, incluso en la ciudad fronteriza venezolana de Ureña, donde los civiles intentaron asaltar un puente peatonal a Colombia.

Un barco que transportaba 200 toneladas de ayuda de Puerto Rico se vio obligado a dar marcha atrás cuando el ejército venezolano amenazó con abrir fuego, dijo el gobernador de la isla.

Según la BBC, más de 100 miembros de las fuerzas armadas de Venezuela desertaron durante los enfrentamientos del sábado. Guaidó, quien puso el número en 160, dijo que los desertores recibirían una amnistía y los felicitaron por unirse al «lado correcto de la historia».

Maduro cortó relaciones con Colombia

En un discurso televisado desde Caracas el sábado por la tarde, Maduro anunció que estaba rompiendo relaciones diplomáticas con Colombia, cuyo presidente, Iván Duque, ayudó a coordinar los esfuerzos de ayuda. Maduro ordenó al personal diplomático colombiano que abandonara el país en un plazo de 24 horas y denunció a la oposición venezolana como «traidores». Pese a ello, no ha podido detener a los líderes opositores que forman parte de la Asamblea Nacional, algunos de los cuales -como el general Hugo Carvajal, ex jefe de seguridad de Chávez- llamaron públicamente a la deserción de las Fuerzas Armadas.

Después de un día de violencia el sábado, Guaidó dijo en Twitter: «Los eventos de hoy me obligan a tomar una decisión para proponer formalmente a la comunidad internacional que debemos tener todas las opciones abiertas para garantizar la libertad de nuestro país».

La declaración podría implicar que la oposición aceptaría la intervención militar extranjera en Venezuela, una medida que tanto Guaidó como el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se han negado a descartar.

El gobierno español fue uno de los que rápidamente advirtió a EEUU y Guaidó sobre la acción militar. «No todas las opciones están sobre la mesa… Hemos advertido claramente que no apoyaríamos, y condenaríamos de manera rotunda, cualquier intervención militar extranjera«, dijo el domingo el ministro de Relaciones Exteriores español a los medios locales. La historia de la intervención militar occidental en América Latina complica el cálculo político detrás de cualquier acción de este tipo en Venezuela.

Guaidó viajó a la capital colombiana de Bogotá el domingo para reunirse el lunes con el vicepresidente de los EEUU Mike Pence y el Grupo de Lima, una colección de países mayoritariamente latinoamericanos establecidos para enfrentar la crisis de Venezuela. Un funcionario de Estados Unidos dijo a Reuters que Pence pronto anunciaría «pasos concretos» sobre el tema.

Resistencia ante intervención extranjera

Desde Estados Unidos, el ex pre candidato presidencial demócrata Bernie Sanders, quitó piso a la posibilidad de que su país intervenga con tropas en Venezuela, aunque admite que Maduro es ilegítimo y que las últimas elecciones no fueron democráticas.

Otro que está en contra es José Miguel Vivanco, timonel de Human Right Watch, quien afirma que en el caso de Venezuela no se dan las condiciones para justificar una intervención militar extranjera. “En particular, no se cumplen los requisitos jurídicos de la “responsabilidad de proteger”.

Dadas estas oposiciones (de España, de organismos internacionales), el Grupo de Lima también debió desmarcarse de la posibilidad de una intervención militar y reafirmar la opción constitucional.

Pero ¿qué implica a estas alturas una opción constitucional cuando Maduro ha logrado que la situación vuelva a fojas cero, sin una opción de fuerza interna que lo pueda derrocar por ahora?

 

Mission News Theme by Compete Themes.