Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Ecuador: una nación al borde del abismo

“Se vislumbra la posibilidad de una guerra civil y una crisis de refugiados en Ecuador. Mientras tanto, la comunidad internacional observa con gran expectación, reflexionando sobre el equilibrio entre las medidas de seguridad y la preservación de los derechos humanos ante una probable escalada de violencia”, analiza Danny Wiser.

Por Danny Wiser (The Globalist.com).- A principios de enero, los ojos del mundo se volvieron hacia Ecuador. Fuimos testigos de las aterradoras imágenes de una banda encapuchada irrumpiendo con armas en el estudio de un canal de televisión estatal, reteniendo a punta de pistola a los periodistas de TC Televisión en Guayaquil en una transmisión en vivo.

Llegué a Guayaquil, la ciudad más grande de Ecuador, en septiembre de 2022. Con poca comprensión del país al que me mudaba, estaba listo para abstraerme en todo lo ecuatoriano para poder informar sobre la nación andina.

Como nunca antes había estado en Sudamérica, estaba emocionado pero no sabía qué esperar: era una especie de lienzo en blanco.

Ver también:

Sobrecarga sensorial

Después de dejar mis maletas en mi alojamiento, mi primera tarea fue comprar una tarjeta SIM, bastante fácil, ¿verdad?

Al tratar de navegar por la ciudad sin tener idea de dónde estaba, me encontré en un estado de sobrecarga sensorial.

“Mangos un dólar, mangos un dólar, mangos un dólar”, resonaba repetidamente en el altavoz de un vendedor ambulante, mientras que otro que vendía botellas de agua competía con “agua un dólar, agua un dólar, agua un dólar”, en su estéreo.

Los coches circulaban en todas direcciones, con humo negro saliendo de los autobuses de los años 60 repletos de gente. En medio del calor sofocante, finalmente logré encontrar a alguien que me vendiera una tarjeta SIM.

Conociendo a Johnny

Al final resultó que un refugiado venezolano, Jhonny, que había sido desplazado y vivía en Guayaquil desde hacía ocho meses, había logrado hacerse con algunas tarjetas SIM de prepago. Estaba apresurándose a venderlas.

Luego de una breve conversación, Jhonny me advirtió que “me dijeron que aquí sería seguro, pero no lo es. Lo único mejor que Caracas es que al menos puedo ganar algo de dinero. Probablemente estaría más seguro en casa; tenga cuidado”.

Daniel Noboa, presidente de Ecuador
Daniel Noboa, presidente de Ecuador

¿Peor que en Venezuela?

Obviamente entendí la crisis que se ha estado desarrollando en Venezuela en los últimos años. Aún así, me sorprendió escucharlo decir que sentía que era más peligroso en Ecuador. Así que al principio lo tomé con una pizca de sal.

De regreso a mi alojamiento, cerca del Parque de La Ferroviaria, conseguí algo de comida en el camino al lado de donde me hospedaba.

Al salir del restaurante, noté que estaba oscuro. Tenía que caminar menos de 50 metros para regresar.

Vi a un policía a lo lejos patrullando la zona, así que incluso me sentí reconfortado por lo que debería haber sido un corto paseo a casa.

Una mirada temprana a Guayaquil

Apenas había dado unos pasos, cuatro hombres encapuchados surgieron de la oscuridad, me rodearon y me arrancaron la camisa. “Bienvenido a Ecuador”, pensé.

Habiendo logrado salir relativamente ileso, huyendo de la multitud, dejando mi camisa rota y de alguna manera con mi teléfono y mi billetera todavía en mi persona, algo me llamó la atención: ¿por qué no me ayudó el policía?

Bienvenidos al estado de emergencia

A la mañana siguiente, cuando miré mi teléfono, todavía bastante conmocionado por los acontecimientos de la noche anterior, recibí un correo electrónico del Ministerio de Asuntos Exteriores británico.

Me informaron que el presidente Guillermo Lasso había anunciado el estado de emergencia y, por lo tanto, un toque de queda nocturno en Guayaquil y los pueblos aledaños de Durán y Samborondón duraría 30 días.

Hasta ese momento, en septiembre de 2022, las tres zonas habían registrado más de mil muertes violentas en los primeros nueve meses del año y solo en agosto se registraron más de 70 explosiones en Guayaquil.

Las cosas rápidamente se salieron de control en los meses siguientes. El estado de emergencia se prorrogó una y otra vez. Las explosiones y la violencia de pandillas se convirtieron en algo habitual en Guayaquil, así como en la ciudad noroccidental de Esmeraldas.

Apenas dos semanas después de estar en la ciudad, me apuntaron con un arma en un semáforo en rojo en el auto de un amigo en el distrito bastante exclusivo de Urdesa. En todos los lugares a los que iba, la gente hablaba sobre los problemas de seguridad en Guayaquil; comencé a sentir que Jhonny tenía algo en mente.

Aumento de las estadísticas mundiales de delincuencia

Según el Instituto Igarapé, Ecuador fue un caso atípico en la región por su repentino aumento del 288% en los homicidios de 2019 a 2022.

En 2022, Ecuador era el tercer país más peligroso de América Latina y la novena nación más peligrosa del mundo ese año.

Sin embargo, esta espiral hacia el caos se salió aún más de control en 2023, lo que le dio a Ecuador el título no deseado de país latinoamericano con la tasa de homicidios más alta.

En el camino superó a Honduras y Venezuela, ya que las cifras casi se duplicaron respecto al año anterior, con la mayoría de los homicidios concentrados en Guayaquil.

Al borde de ser un narcoestado

Teniendo esto en cuenta, no es una gran sorpresa que 2024 comenzara con el país llegando a un punto de quiebre. El país se encuentra ahora en un punto de no retorno.

Esta última oleada de violencia en todo el país comenzó el domingo 7 de enero, cuando el líder de una de las organizaciones narcocriminales más poderosas del país, Los Choneros, que tiene vínculos con el cartel de Sinaloa de México, debía ser transferido de la prisión de Guayaquil, La Regional.

Allí vivía en relativo lujo, casi en control de toda la prisión, como se ve en un vídeo musical reciente filmado allí y que protagonizó. Su nuevo destino era La Roca, una prisión de alta seguridad donde una pandilla rival, Los Lobos, tiene mucho más poder.

Luego surgió la noticia de que el líder de Los Choneros, Adolfo Macías Villamar, conocido como Fito, no estaba en su celda, y que el líder de la pandilla Los Lobos, Fabricio Colón Pico, conocido como Capitán Pico, también se había escapado de la prisión en Riobamba.

Esto provocó disturbios en siete prisiones de todo el país en los que muchos funcionarios y personal penitenciario fueron mantenidos como rehenes.

El nuevo presidente

El nuevo presidente del país es Daniel Noboa. Lleva poco más de 50 días en la presidencia y reemplazó a Guillermo Lasso, quien se vio envuelto en una controversia que lo vinculaba con actividades de narcotráfico con la mafia albanesa.

Después de que Noboa anunciara el estado de emergencia por 60 días el lunes 8 de enero, la violencia se extendió mucho más allá del único incidente visto en vivo por toda la nación en TC Televisión. Acontecimientos similares ocurrieron en otras partes de la ciudad más grande de Ecuador, Guayaquil, incluso en centros comerciales y en una de las universidades.

En toda la ciudad mataban y secuestraban a agentes de policía. Otras personas murieron en fuego amigo, incluido un amigo en común, un músico de unos 30 años llamado Diego Gallardo. Iba de camino a recoger a sus hijos pequeños del colegio.

Los bombardeos de bandas también se extendieron por todo el país, incluida la capital, Quito, en diversos lugares, incluidos hospitales.

El país ahora ha entrado en una especie de cierre, con muchos de los servicios cotidianos normales, como escuelas, atención médica y transporte público, suspendidos.

Naturalmente, las preguntas en boca de todos son: ¿qué ha causado esto y qué pasará después?

El legado populista y desastroso de Correa

Aunque muchos afirmarán que la raíz principal de la violencia son los efectos sobre la economía que tuvo la pandemia, que de hecho brutalizó al país, en mi opinión la conversión de Ecuador en un estado cuasi narco ya estaba en marcha antes, bajo la supervisión de del presidente exiliado Rafael Correa.

Durante su presidencia, Guayaquil se convirtió en el mayor centro de tráfico de cocaína a través del Pacífico hacia América del Norte.

Aunque las cifras de criminalidad bajo el liderazgo de Correa fueron engañosamente bajas, muchos creen que esto se debe a que el mandato de Correa hizo la vista gorda ante las actividades relacionadas con el narco.

La postura blanda de Correa hacia las bandas narco significó que Ecuador se convirtiera en terreno fértil para que los cárteles mexicanos llevaran sus negocios a la nación andina.

En este caso, no sólo pueden actuar relativamente sin control, sino que pueden aprovechar la ventaja geográfica de que Ecuador se encuentra entre las dos mayores naciones productoras de cocaína, Perú y Colombia.

¿Podrá Noboa cambiar las cosas?

Daniel Noboa se encuentra en una situación muy desafiante apenas unas semanas después de asumir la presidencia. Sabe que tendrá que volver a las urnas el próximo año, ya que actualmente cumple el resto del mandato inicial del deshonrado presidente Lasso.

A sus 36 años, Noboa es el jefe de Estado elegido democráticamente más joven del mundo. Autoproclamado centrista, su postura en lo que respecta a la delincuencia parece ser la que la mayoría atribuiría a los derechistas de línea dura.

Noboa recientemente eliminó las pautas que permitían la posesión personal de drogas, citando preocupaciones de que estas reglas alentaran el tráfico de drogas a pequeña escala.

Sin embargo, se cree que esta medida está diseñada más para atraer a una base de derecha antes de las elecciones presidenciales del próximo año, que como una solución práctica para responder al terrorismo.

Persiguiendo a las organizaciones “terroristas”

La acción inmediata en respuesta a los acontecimientos del martes pasado es un decreto que califica a 22 pandillas como organizaciones terroristas.

El enfoque de Noboa se inspira en Nayib Bukele, el presidente de El Salvador, quien ha librado una guerra contra las pandillas callejeras.

La represión de El Salvador, aunque efectiva en el corto plazo, genera preocupaciones sobre posibles abusos de poder, suspensión de libertades civiles y violaciones de los derechos humanos. Los riesgos y las cuestiones éticas asociadas con una estrategia de mano dura de este tipo cobran gran importancia.

El plan de Noboa refleja el modelo salvadoreño, que ha visto el encarcelamiento de casi el 2% de su población.

Dilemas éticos

La suspensión de las libertades básicas y del debido proceso, así como otras violaciones de los derechos humanos en nombre de la seguridad, obviamente plantea dilemas éticos. La posible erosión de las salvaguardias democráticas y el riesgo de mayor violencia son preocupaciones importantes.

Sin embargo, a medida que Ecuador se embarca en este camino, parece que la nación tiene pocas alternativas. El nivel de control que tienen las pandillas en las cárceles y en las calles ha llevado al país a una situación tumultuosa. Las estadísticas sobre muertes y emergencias en Guayaquil en particular subrayan la urgencia de una respuesta significativa.

Repercusiones regionales

Mientras Ecuador lidia con la crisis que se desarrolla, el impacto en el extranjero y una posible crisis de refugiados se suman a la complejidad a la situación.

La propuesta del Ministro de Relaciones Exteriores de repatriar a 1.500 prisioneros a Colombia y la oposición del Ministro de Justicia colombiano, Néstor Osuna, resalta los desafíos a los que se enfrenta un sistema penitenciario que ya está sobrecargado.

La oposición de Osuna a esta propuesta pone de relieve los desafíos diplomáticos y los posibles obstáculos para obtener asistencia colaborativa.

El delicado equilibrio entre los intereses soberanos y la necesidad colectiva de estabilidad regional subraya la complejidad de abordar la crisis.

Mientras tanto, el cierre de aeropuertos agrava las dificultades para muchos de quienes están considerando huir del país, ya que las fronteras con Perú y Colombia son demasiado peligrosas para cruzar en este momento.

¿Es Ecuador la próxima Venezuela?

La ironía de que Jhonny, un refugiado venezolano, me advierta sobre los problemas de seguridad en Ecuador, es palpable.

Ecuador, que alberga a más de medio millón de ciudadanos venezolanos, ahora enfrenta la sombría realidad de volverse aún más peligroso tanto para los muchos refugiados que alberga, obligándolos a desplazarse nuevamente, como para presionar a sus propios ciudadanos a considerar emprender un viaje traicionero fuera del país.

Sin embargo, mientras Ecuador lucha contra la agitación interna, la necesidad de cooperación regional se hace evidente.

La posible implementación del modelo salvadoreño, que implica una importante intervención militar, probablemente requerirá el apoyo de otras naciones latinoamericanas, a pesar del deseo de Noboa de caracterizarse como un hombre fuerte que puede luchar solo contra esto.

Conclusión

Se vislumbra la posibilidad de una guerra civil y una crisis de refugiados. Mientras tanto, la comunidad internacional observa con gran expectación, reflexionando sobre el equilibrio entre las medidas de seguridad y la preservación de los derechos humanos ante una probable escalada de violencia.

Constantemente recuerdo el sentimiento que escuché en más de una ocasión: “Guayaquil se está convirtiendo en Medellín a principios de los noventa”.

Lo que al principio parecía una hipérbole, me preocupa que rápidamente se esté volviendo realidad y mi corazón sangra por aquellos en Ecuador que nunca vieron venir esto.