Press "Enter" to skip to content

Trump sigue siendo el Presidente de los Estados Unidos (blancos)

Por Erin Aubry Kaplan.- Durante los últimos seis años, he estado lidiando con la misma mezcla inquietante de sentimientos: horror por la presidencia de Donald Trump, incredulidad por lo que sucedió en la capital, alivio cuando salió a la luz la evidencia más condenatoria de las fechorías de Trump y una actitud casi religiosa. Espero que el Partido Republicano pueda volver a algo parecido a la cordura. Mi nervioso optimismo persistió durante el período previo a las elecciones intermedias, con sus fuertes predicciones de un apocalipsis, y después de la elección, tuve un breve momento de confianza real. Pero esta semana, mientras veía a Trump anunciar su candidatura para 2024, ese optimismo se vio eclipsado por una constatación más persistente y molesta: Trump nunca fue presidente.

No me refiero literalmente. Cumplió un mandato, aunque violó tantos juramentos y protocolos de la oficina, y de simple decencia, que muchos estadounidenses (incluyéndome a mí) comenzaron a decir que no era presidente, como una especie de protesta.

Pero he llegado a creer que la protesta estaba demasiado enfocada. Esto comenzó a evidenciarse durante las audiencias del 6 de enero cuando, testigo tras testigo, describieron una atmósfera brutalmente antidemocrática en la Casa Blanca que emanaba de Trump, pero era más grande que él. Hablaron sobre la intolerancia y la intransigencia que se habían apoderado no solo de la capital, sino también de pueblos y ciudades mucho más allá de Washington que estaban alimentando la atmósfera y también alimentándose de ella, todo parte de un ecosistema que florecía de alguna forma en todo el mundo.

Entonces me di cuenta: Trump era, y sigue siendo, el director ejecutivo no de una nación, ni del Partido Republicano, ni siquiera de una secta, sino de una cultura, a saber, una cultura de supremacía blanca.

Esto es en realidad peor de lo que parece. Incluso los estadounidenses muy «despertados» tienden a ver la supremacía blanca como una dinámica aislada, sinónimo de racismo, la «mala» América. Pero lo que mucha gente no se da cuenta es que la supremacía blanca es una cultura mucho más amplia y profunda que eso. Se trata del poder racializado, una autoridad asumida por los blancos (principalmente hombres) para establecer y hacer cumplir el orden social y moral como mejor les parezca, a menudo al servicio de valores que a primera vista suenan nobles, como la tradición o la familia.

En esta cultura, la presidencia, la política electoral, la Constitución, el estado de derecho, los ideales democráticos, el liberalismo, la decencia… todo es incidental. Nunca pueden importar tanto como el último derecho al poder de los blancos.

La atracción gravitacional de la supremacía blanca en Estados Unidos no es nueva. Es parte de lo que siempre hemos sido. Lo que es nuevo es que en 2022, bajo la apariencia cada vez más delgada de conservadurismo, y con la gran ayuda de Internet, las redes sociales y los grandes medios como Fox News, la cultura de la supremacía blanca se ha generalizado por completo, casi alegremente. Las agendas políticas republicanas han sido reemplazadas por ataques implacables contra la teoría crítica de la raza y toda la noción de justicia social; la supresión de votantes se organiza abiertamente.

El 6 de enero, un intento de una minoría mayoritariamente blanca de subvertir la democracia, ha recibido una condena menos que universal por parte de los líderes republicanos.

Como un huracán de categoría 5, esta cultura de supremacía blanca ha ganado fuerza al converger con otras guerras culturales derivadas de los últimos 40 años, desde la operación contra el aborto hasta la negación de la ciencia y el movimiento por el derecho total a portar armas. Algunas de las personas involucradas en estos movimientos pueden no pensar que están sirviendo a la supremacía blanca. Pero al abogar por políticas que perjudican y ponen en peligro a personas como yo, eso es precisamente lo que están haciendo.

Desde 2016, Trump ha presidido este fenómeno como el guerrero oficial en jefe de la cultura. Y ha hecho bien su trabajo, por lo que los millones de guerreros de la cultura conocidos como “la base” seguirán votando por él. Pero lo que es particularmente preocupante es que Trump no tiene que ganar elecciones para que esta cultura persista. Mientras Trump siga siendo Trump —intolerante sin disculpas, xenófobo, correcto en todas las circunstancias— tendrá seguidores leales en su guerra cultural. Las elecciones son solo un tecnicismo.

Esto es peligroso porque en 2022 esta guerra cultural se está desviando cada vez más hacia el combate real. La historia de Estados Unidos se ha escrito con violencia, la mayoría de las veces perpetrada por blancos contra el «Otro»: indígenas, negros, inmigrantes de color. Sin embargo, en la guerra cultural actual, los oponentes de Trump son todos los indistinguibles Otros: el 54 por ciento de los estadounidenses que no apoyan a Trump ni al trumpismo, según la última encuesta de FiveThirtyEight, y que ven el progreso democrático como el verdadero camino estadounidense.

Los guerreros de la cultura que asumen la causa no son solo Proud Boys o Oathkeepers; son ciudadanos promedio en los suburbios repartidos por todo el país. En su estudio publicado hace un año en el Journal of Democracy, «El aumento de la violencia política en los Estados Unidos», Rachel Kleinfeld encuentra que la supremacía blanca y la propensión a la violencia política provienen abrumadoramente de la derecha. Pero lo más alarmante es lo verdaderamente convencional que es Kleinfeld señala que dos encuestas en los últimos dos años encontró que la mayoría de los republicanos está de acuerdo con el sentimiento de que “el estilo de vida estadounidense está desapareciendo tan rápido” que “tal vez tengan que usar la fuerza para salvarlo”. Muchos de estos republicanos no encajan en el perfil típico de un extremista, al menos no en la superficie. “Aquellos que cometen violencia de extrema derecha, particularmente la violencia planificada en lugar de los crímenes de odio espontáneos, son mayores y están más establecidos que el típico terrorista y criminal violento”, escribe. “A menudo tienen trabajos, están casados y tienen hijos. Aquellos que asisten a la iglesia o pertenecen a grupos comunitarios son más propensos a tener creencias violentas y conspirativas. No son ‘lobos solitarios’ aislados, son parte de una comunidad enfocada que se hace eco de sus ideas”.

Kleinfeld dice que las mujeres blancas propensas a la violencia (como la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer o Nancy Pelosi) se dirigen tanto a las personas de color, y las dos expresiones de violencia parecen ir de la mano. En general, dice, “la idea fundamental que une a las comunidades de derecha que aprueban la violencia es que los hombres cristianos blancos en los Estados Unidos están bajo amenazas culturales y demográficas y requieren defensa, y que es el Partido Republicano y Donald Trump, en particular, quien salvaguardará su forma de vida”. Caso en cuestión: las conversaciones sobre la guerra civil aumentaron exponencialmente, en casi un 3.000 por ciento, después de la búsqueda de Mar-a-Lago por parte del Departamento de Justicia.

La “comunidad enfocada” de supremacistas blancos violentos también está operando en contraste con la otra comunidad blanca enfocada que cree ampliamente en lo contrario. Esta comunidad blanca de no creyentes representa una amenaza existencial para “su estilo de vida” tanto como los negros, las mujeres, las personas LGBTQ, los inmigrantes y una variedad de otros. En uno de los momentos más imborrables capturados en video durante los disturbios en el Capitolio, los alborotadores blancos rodearon y gritaron «jodido n…r» a un policía negro. Pero la multitud pidió el ahorcamiento de un funcionario blanco, el vicepresidente Mike Pence.

La elección de Trump manifestó muchas cosas, pero la más significativa fue cómo de repente puso al descubierto las divisiones internas entre los blancos. Tomemos como ejemplo a la congresista de Wyoming y copresidenta del comité, Liz Cheney. La expulsión total de Cheney del redil republicano es la prueba más clara hasta ahora de que es la supremacía blanca la que impulsa al partido. Cheney había sido muy popular en su estado y un aliado casi total de Trump. Hasta la insurrección. Su denuncia de ese evento terminó siendo lo único que le importaba a su público que alguna vez lo adoró; el hecho de que ella todavía representara sus puntos de vista muy conservadores sobre el aborto, los impuestos y una gran cantidad de otros temas básicos no hizo mella. La gente de Cheney no votaba por la política sino por la identidad, algo que los blancos han hecho durante años mientras pensadores progresistas como Thomas Frank se preguntan qué le pasa a Kansas.

En el libro Caste de Isabel Wilkerson de 2020, Wilkerson describe una conversación entre ella y el historiador de derechos civiles Taylor Branch sobre la lucha racial que continúa asolando al país y cómo resolverla. “Entonces, la verdadera pregunta sería”, dice Branch, “si le pidieras a la gente que elija entre la democracia o la blancura, ¿cuántos elegirían la blancura?”. Wilkerson dice que ambos «dejaron la pregunta en el aire, porque ninguno de nosotros quería arriesgarse a adivinar eso».

Casi tres años después, no tenemos que adivinar: aproximadamente el 41 por ciento ha elegido lo último, según la encuesta de apoyo a Trump de FiveThirtyEight.

La supremacía blanca está destinada a todas las personas blancas, ya sea que la aprueben o no; la guerra cultural encabezada por Trump es, por lo tanto, un problema de los blancos y debe presentarse como tal y luchar como tal.

Pero eso no está sucediendo, incluso después de las derrotas de mitad de período. Trump y los de su calaña han enfrentado poca resistencia organizada a un ecosistema que beneficia a demasiados. A pesar de toda la ira y el disgusto con el trumpismo, no hay suficientes personas blancas que hablen enérgicamente contra la supremacía blanca para contrarrestar a los que están hablando enérgicamente contra ella. Joe Biden, por ejemplo, ha denunciado la supremacía blanca, pero tuvo cuidado de describirla como una ideología marginal exclusiva de los republicanos MAGA, no como un ecosistema que toca a todos y que se ha vuelto autosuficiente. Ese razonamiento es menos que convincente.

El informe de Kleinfeld dice que la respuesta institucional al aumento de la violencia política, especialmente en el último año cuando los estados republicanos implementaron leyes de supresión de votantes y tomaron más poder estatal, también ha sido débil, principalmente porque instituciones como los poderes ejecutivo y legislativo del gobierno federal, así como los tribunales y las fuerzas del orden, son parte del problema. Las disputas entre la Casa Blanca y el Congreso son estructuralmente irresolubles y, cuando son controladas por diferentes partidos con puntos de vista muy diferentes sobre cómo gobernar, en realidad pueden fomentar la violencia. Esta es una mala señal para el futuro. El analista de inteligencia y experto en contraterrorismo Malcolm Nance argumenta que el futuro está aquí, y no solo eso, la ventana para cambiar de rumbo podría cerrarse antes de lo que pensamos. “Si los demócratas pierden la Cámara y el Senado [en las elecciones intermedias], todo habrá terminado”, dijo a principios de este año. “Es posible que nunca haya otra elección libre y justa en Estados Unidos”.

Las elecciones parecen haber sido trabajadas esta vez, y los demócratas se han quedado con el Senado. Pero lo que sucedió en las urnas es un aplazamiento, no una corrección, de un peligro que todavía se siente inminente.

Los blancos en la oposición de Trump parecen estar perdidos. Pero ese es exactamente el problema: que para tanta gente blanca en la esfera pública este momento se sienta tan ofensivo, tan sin precedentes. El autoritarismo y la represión violenta fueron una forma de vida en este país para los estadounidenses negros durante cien años durante la era de Jim Crow, y durante cientos de años antes de eso. El analista político Steve Phillips, autor de “Cómo ganamos la guerra civil: asegurando una democracia multirracial y acabando con la supremacía blanca para siempre”, dice que la pregunta central de si la supremacía blanca se mantendrá o cederá a una sociedad multirracial comenzó con la Guerra Civil y nunca se fue. Philips argumenta que la lucha ahora no es contra el 41 por ciento que ha elegido la blancura, sino lograr que otras personas blancas entiendan la naturaleza de la lucha y el hecho de que implica elección. Esas personas blancas incluyen a los demócratas, un partido con su propio problema de blancura. “Los demócratas no tienen competencia cultural”, dice Phillips. “Sufren de prejuicios implícitos e ignorancia”. Lo que significa que si bien el partido elogia la diversidad y la justicia, y ahora cuenta con personas negras y de color en las filas de los principales líderes, siempre ha sido reacio a abordar la supremacía blanca de frente.

La esperanza de Phillips depende de que un grupo diverso de estadounidenses rechace la cultura trumpista de una manera abierta y que incluya una «minoría significativa» de personas blancas. Al apoyar activamente una democracia multirracial, este grupo mantendrá a raya al 41 por ciento, si no en los márgenes. Hay semillas para esto: la efusión blanca de indignación por George Floyd en 2020. Fue un momento importante que muchos cínicos y creyentes ya han descartado como solo un momento. Pero la demanda del momento de un cambio racial significativo que centre a la supremacía blanca como el enemigo sigue siendo un modelo para un tipo poderoso de nueva política, donde una coalición multirracial de estadounidenses presiona por un cambio equitativo, en las urnas y en la sala de juntas.

A principios de este año, Eric Ward, asesor principal del Western States Center y organizador antirracista de carrera, notó algo interesante en un extenso artículo que escribió para el American Educator: en una investigación realizada por su centro, la mayoría de los blancos encuestados en Oregón estuvieron de acuerdo que deben proteger el patrimonio europeo y que los blancos se enfrentan a la discriminación. Pero una mayoría aún mayor dijo que le gustaría ver una sociedad multirracial.

Es una contradicción que no se siente alentadora. Pero es una paradoja que Ward ve como increíblemente optimista.

“El movimiento nacionalista blanco tiene muy claro el tipo de sociedad que quiere para Estados Unidos”, escribe. “Y, sin embargo, la mayoría de los estadounidenses no buscan esa versión del futuro; incluso aquellos que están de acuerdo con algunas de las creencias subyacentes del movimiento no aceptan la visión nacionalista blanca completa”. Ward hace la pregunta del millón de dólares: ¿Cuál es el futuro que quiere la mayoría de los estadounidenses? La encuesta de Oregón sugiere que dentro de la cohorte de los aversos a Trump hay personas blancas que no están seguras de querer acabar con el orden actual que privilegia a la blancura. Incluso si lo niegan por completo, es posible que no estén preparados para arriesgarse por una democracia multirracial.

Pero Ward argumenta que la gente blanca finalmente reconoce sus lealtades raciales en conflicto, incluso su hipocresía, es exactamente el progreso que necesitamos. “Ser honesto sobre el atractivo de las creencias nacionalistas blancas centrales para muchos estadounidenses en este momento es un buen lugar para anclar nuestra conversación sobre lo que significa ser estadounidense y cómo creamos esa América juntos”, escribe. “Hablar de estas creencias sintoniza con mucha vulnerabilidad”.

Por lo tanto, es la vulnerabilidad la que crea oportunidades para el cambio, no para la intratable derecha trumpista, al menos no de inmediato, sino para el 54 por ciento multirracial que debe convertirse en su propia tribu. Debe basarse en su creencia común de que el trumpismo es insostenible y/o inaceptable y transformar una coalición accidental de malestar y resistencia en una cultura que sea más proactiva y persuasiva, más representativa de Estados Unidos, que la cultura de la supremacía blanca.

Es una transformación que sería francamente espiritual, pero también es una simple cuestión de matemáticas: los números están del lado derecho. El 54 por ciento es realmente lo que somos ahora mismo. La verdad ineludible es que la cultura de la supremacía blanca es la historia estadounidense, una historia que incluye el momento presente. Pero seguramente no es nuestro destino.

Este artículo fue publicado originalmente en Politico.com