Press "Enter" to skip to content

Una nueva era de Guerra Fría

Por Andrés Ortega (The Globalist.com).- Si Vladimir Putin tiene éxito con su último paso, la brutal invasión de Ucrania, una nueva Guerra Fría en Europa es básicamente inevitable.

Con una gran diferencia: esta nueva versión de la Guerra Fría en la gran Europa será mucho menos estable que la edición anterior.

Mucho dependerá de si Putin cimenta o pierde el poder con su invasión. Restaurar la confianza mutua con Rusia resultará extremadamente difícil, si es que es posible.

En vista de esta nueva Guerra Fría, los recuerdos de la anterior son, en comparación, conmovedores. Después de todo, la versión anterior de la Guerra Fría se basaba en cierto grado de estabilidad.

Enfoque N°1: ¿Una o varias Guerras Frías nuevas?

Esta nueva Guerra Fría también tendrá lugar en un contexto de un nivel de globalización e interdependencia que no existía antes de 1989. También está el factor agregado de China, ahora equipada con el estatus de superpotencia, algo que Rusia anhela, pero que deseará. nunca volver a alcanzar.

Queda por ver, dada la rivalidad entre Estados Unidos y China, si será una sola guerra fría donde, en términos simplificados, el mundo se divida en dos bloques.

También es posible que tengamos que lidiar con múltiples guerras frías, cada conflicto con sus propias características y basado en diferentes pares de tensiones.

“Sayonara” a la soberanía europea

La guerra en Ucrania también acercará aún más a los europeos a la estrategia de Washington sobre China.

Esa es una consecuencia directa de la debilidad militar de Europa y su falta de una estrategia económica claramente anunciada y ejecutada. Ambos factores se traducen en una mayor dependencia de los Estados Unidos.

Este probable cierre de filas transatlántico es algo que realmente podría poner en peligro la globalización (defendida por los chinos) y alterar las dependencias energéticas (posiblemente para mejor, si la crisis favorece alternativas más ecológicas).

Rusia tambaleándose

Fuentes militares estadounidenses citadas en algunos medios de comunicación estiman que la campaña rusa puede necesitar de cuatro a seis semanas para lograr una “toma táctica” de Ucrania.

El conflicto resultante podría durar entre 10 y 20 años y Rusia aún terminaría perdiendo, de una manera que recuerda a la desastrosa ocupación soviética de Afganistán entre 1978 y 1992.

Enfoque N°2: Europa tendrá que “hacerse hombre”

Independientemente del miedo profundamente arraigado de Rusia a la OTAN, si Occidente, y la idea misma de la libertad, quieren sobrevivir, entonces Europa también tendrá que enfrentarse a los designios imperiales de Putin.

Completamente contrario a las suposiciones, evidentemente delirantes, de los sucesivos gobiernos alemanes, Europa (no solo los EEUU) tendrá que lidiar con un imperio ruso potencialmente marginado, inestable y tecnológicamente aislado.

Las decisiones venenosas de Putin

Los diseños aún no están claros, porque el presidente ruso aún no ha revelado si quiere (a) dejar a Ucrania emasculada con un gobierno títere, (b) tener otro conflicto congelado, (c) impulsar una ampliación de la Federación Rusa, (d) crear una mancomunidad militar o una asociación de estados exsoviéticos u otro sistema que puede depender de cómo reaccionen ahora los propios ucranianos y Occidente.

Lo único que Putin ha dicho, siniestramente, es que las sanciones “ponen en riesgo el futuro del Estado ucraniano”.

En cierto modo, ser siniestro, y de hecho monstruoso, es a lo que se ha reducido efectivamente la grandeza de Rusia.

Enfoque N°3: La nueva cortina de Hierro

Si Rusia ocupa o de alguna manera absorbe Ucrania, la frontera directa entre la OTAN y el poderío militar ruso se extenderá de 1.300 a 3.700 kilómetros.

Esto plantea nuevos desafíos en un momento en que los principales acuerdos de control de armas (INF, CFE y Cielos Abiertos) ya no están vigentes.

El hecho de que Trump y Putin los hayan descartado puede haber sido parte del diseño oscuro de Putin y la evidencia más aleccionadora hasta el momento de la complicidad de Trump en las acciones de Putin.

El factor Kaliningrado

Como mínimo, aumenta el peligro de que la Guerra Fría se caliente. También hay un factor adicional: si bien Putin carece de un Pacto de Varsovia, con la ampliación de la OTAN ahora tiene un territorio ruso, Kaliningrado (anteriormente la Königsberg de Emmanuel Kant, la antigua capital de Prusia Oriental) dentro del territorio de la OTAN.

Este pequeño enclave puede estar rodeado por países de la OTAN, pero ofrece acceso al mar. Todo indica que Moscú aprovechará su ubicación en términos militares.

Incluso Alemania entiende el mensaje

Esta nueva Guerra Fría va a provocar un aumento del gasto militar en una UE que se ha sentido vulnerable y al mismo tiempo más unida.

Alemania ha dado un paso adelante con la decisión del gobierno de coalición de Olaf Scholz de aumentar el gasto en defensa y adquirir fuerzas armadas operativas de vanguardia. Pero lo nuevo es que incluso sus vecinos, en particular Polonia y Francia, apoyan la militarización alemana, aunque esta vez dentro del marco europeo y transatlántico.

Por fin, Europa Occidental ahora parece estar comprometida con el fortalecimiento que los sucesivos gobiernos de EEUU han estado instando desde hace algún tiempo (por supuesto, también es una oportunidad para vender equipos de defensa de EEUU) y la UE ha decidido enviar material militar ofensivo a Ucrania.

Enfoque N°4: Más foco en la OTAN que en la UE

En medio de este frenesí, la OTAN tiene todas las cartas para superar a la UE en términos militares. En una nueva estrategia de contención y disuasión, los despliegues rotativos en su frente oriental bien pueden volverse significativos y permanentes.

La UE, si bien está demostrando ser crucial en términos de sanciones económicas y políticas (aunque restringida por su dependencia del petróleo y el gas rusos), no ha logrado adquirir una influencia militar real a tiempo para no depender por completo del floreciente papel de la OTAN en esta crisis.

Para obtener aún más evidencia del papel cada vez más amplio de la OTAN, la alianza incluso ha sugerido extender sus principios de defensa colectiva para incluir posibles ataques cibernéticos contra infraestructura crítica, otro factor nuevo. Y Finlandia y Suecia pueden unirse a la OTAN en poco tiempo.

Enfoque N°5: El regreso de las armas nucleares

Las armas nucleares están de vuelta. Si bien nunca abandonaron la ecuación estratégica, permanecieron inactivas. La activación de las fuerzas disuasorias de Rusia y la alusión de Lavrov a una guerra nuclear fueron más que una advertencia, y la administración Biden sabiamente no estuvo a la altura de la provocación.

Podríamos enfrentar la perspectiva de una nueva carrera de armamentos nucleares y, si hay una escalada, posiblemente una nueva crisis similar a la crisis de los misiles cubanos de 1962. De hecho, eso podría ocurrir muy pronto, sobre todo porque los elementos gemelos de sorpresa y romper las reglas están todos del lado de Putin.

Queda por ver si los europeos se unirán o se dividirán si es necesario responder a un despliegue ruso de nuevos misiles de alcance intermedio, un tipo frenado por el acuerdo INF de 1987 al que Trump renunció imprudentemente.

Enfoque N°6: La batalla por la democracia liberal

Más importante aún, va a haber una batalla ideológica, pero no, como antes, entre el comunismo y el capitalismo.

La amenaza de hoy es para el sistema democrático liberal en oposición a la autocracia.

Putin teme a la UE por lo que representa (sin perjuicio de casos como el de Hungría) en defensa de la democracia liberal. Y la desinformación y el apoyo a los movimientos de extrema derecha en Occidente seguirán siendo un arma para Putin, por mucho que Rusia Hoy y otras herramientas de propaganda estén prohibidas.

El régimen ruso también amordazó a Facebook en Rusia para evitar que se extienda la disidencia, aunque se harán esfuerzos para fomentar la disidencia con el fin de socavar a Putin.

La batalla por la democracia liberal va a ser crucial en el contexto de la Rusia de Putin (mucho más que en el caso de China).

Campo de batalla de las redes sociales

¿Cómo es eso? Porque para hacer que la nueva Guerra Fría sea gradualmente menos fría o para superarla en algún momento, Occidente querrá socavar la base social del presidente ruso.

La tarea difícil esta vez es que el valor y la eficacia de la democracia liberal esta vez deben nutrirse desde adentro.

A diferencia de la primera Guerra Fría, la democracia liberal ha estado en crisis. En los últimos 15 años, la democracia liberal ha experimentado un declive general. Parte de la explicación está ligada al hecho del estancamiento económico, incluso en los países occidentales.

Enfoque N°7: Dudas sobre los EEUU

Putin ha cometido una atrocidad. Pero nosotros en Occidente hemos cometido errores. No hemos sido capaces de idear una estrategia conjunta, ni en la UE ni en la OTAN, que determine la naturaleza de la relación que Occidente quiere mantener con una Rusia que hemos subestimado.

Sin embargo, un factor considerablemente más importante es que Estados Unidos ha dejado de ser un país confiable. Esto es claramente diferente bajo la administración de Biden, que actúa como «Viejo fiel».

Pero su gobierno está más o menos esposado en casa debido a las profundas divisiones internas de Estados Unidos.

Evoquemos por un momento el regreso del trumpismo y/o Trump. Bajo el lema “Hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande”, calificó a la OTAN de “obsoleta” y cuestionó el artículo 5 sobre defensa colectiva.

¿Se acerca la edad oscura de Europa?

Ahora imagine por un momento lo que no se puede descartar: si el pensamiento de Trump regresa como la fuerza dominante en ambas Cámaras del Congreso este noviembre o en la Casa Blanca después de las elecciones presidenciales de 2024, Europa puede chocar contra un verdadero muro.

¿El único pensamiento relevante en este contexto? También es bueno considerar futuros potenciales, ya sea para evitarlos o para estar preparado para ellos.

Andrés Ortega es investigador principal del Real Instituto Elcano, un importante grupo de expertos en asuntos exteriores de España.