Press "Enter" to skip to content

Incierto panorama para América Latina en 2023

Por Sergio Salinas Cañas.- Una amiga tarorista tiró las cartas, pensando en cómo sería este año 2023 en América Latina, y le apareció la Torre. El arcano XVI representa, entre muchas cosas, y dependiendo si sale derecha o invertida, los cambios drásticos, la ruptura con todo lo que no podemos controlar. Y te obliga a salir de la rutina. Es el derrumbe de estructuras rígidas, la liberación, la apertura mental y emocional. Las explosiones de carácter, la cólera y la frustración, el estallido de las emociones. Representa también desastres naturales y el éxodo.

Preocupante señal para los que creen en esta mancia. Sin embargo, al realizar un breve repaso a lo que sucede en la región la realidad tampoco cambia mucho. La situación en el escenario político, económico y social en nuestro continente se ve bastante conflictiva, con escalada de movilizaciones en algunos países y con amenazas a la estabilidad y gobernabilidad democrática en otros, lo que lógicamente afectará directamente a Chile.

En Perú, el 7 de enero, en el marco de protestas sociales generalizadas, la Superintendencia de Transporte Terrestre de Personas, Carga y Mercancías (Sutran) identificó 63 puntos con tránsito vehicular interrumpido en nueve regiones del país debido a las manifestaciones sociales. Las regiones involucradas son: Apurímac, Cusco, Puno, Arequipa, Madre de Dios, Ucayali, Madre de Dios y Tacna.

Las protestas indefinidas habían sido anunciadas por Amador Núñez, presidente del Frente de Organizaciones Populares de Puno (FOP), luego de una reunión con 100 dirigentes de la región. Su petitorio contempla la renuncia de Dina Boluarte y elecciones generales en 2023. El factor étnico está tomando fuerza en estas movilizaciones, así como la histórica disputa entre la costa, los blancos, y la sierra, los “cholos e indios”.

Desde el nuevo gobierno peruano y algunos diarios se ha denunciado la injerencia del ex Mandatario boliviano Evo Morales en los asuntos internos de ese país, desde la llegada al gobierno de Pedro Castillo. Como prueba muestran las declaraciones sobre las coincidencias que lo unían al golpista y la frecuencia con la que muchos de sus allegados visitaron Perú entre 2021 y 2022 para participar en distintas actividades políticas. El diario El Comercio habla de 27 visitas de 12 operadores bolivianos, diez de las cuales no fueron registradas por los controles migratorios. Uno de los visitantes fue Cecilio Máximo Ilasaca Quispe, otrora coordinador del Viceministerio de Descolonización de Bolivia. Durante sus viajes, Ilasaca se ha dedicado principalmente a exponer sobre “descolonización”. “Hay que hacer política para tomar el poder. En Bolivia tomamos el poder gracias a la conciencia del pueblo”, dijo en una asamblea en Cusco en el 2021, y, en adelante, sus presentaciones han girado en torno del mismo tema.

Además, Morales, desde sus redes sociales, ha hablado sobre las protestas que se han desatado en múltiples regiones del Perú describiéndolas como una “insurrección” contra el “Estado colonial”. Asimismo, en línea con las bases de su proyecto Runasur, con el que plantea la construcción de una “América plurinacional”, ha aseverado que, más que una reforma constitucional, nuestro país necesita una “refundación”. Las relaciones diplomáticas entre los dos países pasan uno de sus momentos más bajos.

Por último, no puedo dejar de mencionar la encuesta IEP de diciembre, que mostró que un 83% cree en el Perú que se deben adelantar las elecciones generales. Es decir, para el escenario actual, siete de cada 10 personas encuestadas están en desacuerdo con que Dina Boluarte haya asumido como jefa de Estado ante la vacancia de Pedro Castillo (su renuncia implica que asuma presidente del Senado y llamado a elecciones). La encuesta mostró además que solo un 13% piensa que Dina Boluarte debe mantenerse y finalizar su gestión en el 2026.

Brasil y Colombia

En este mismo escenario, en los últimos días de diciembre, Antauro Humala, líder etnocacerista, señaló a la prensa chilena que “cuando Perú recupere Arica y Tarapacá habrá una hermandad real con Chile”. Además, dijo que “Boluarte es la presidenta de Perú, pero no es legítima”, cambiando suss primeros discursos.

Mientras tanto en Brasil, el 24 de diciembre fue detenido un empresario bolsonarista por un atentado frustrado en Brasilia. George Washington Oliveira Sousa, que participaba en una acampada frente al cuartel del ejército brasileño en la capital exigiendo un golpe de Estado, buscaba detonar una bomba en un camión de combustible cerca del aeropuerto para que se decretara un estado de sitio. Además de la explosión del camión, el hombre dijo que el grupo pretendía hacer explotar instalaciones de la central eléctrica de la capital federal: “Una mujer desconocida sugirió a los manifestantes que se instalara una bomba en la subestación de energía en Taguatinga para provocar la falta de electricidad y dar inicio al caos que llevaría a que se decretara el estado de sitio”, sostuvo.

En Colombia, según fuentes abiertas, existe mucha incertidumbre con respecto al Plan Paz Total en que el gobierno de Gustavo Petro conversará en paralelo con más de 25 grupos armados, criminales y bandas, entre los que destacan el Ejército de Liberación Nacional (ELN), Los Urabeños y varios grupos disidentes de las FARC, conocidos como ExFARC Mafia. Luis Fernando Trejos, doctor en Estudios Americanos y profesor e investigador de la Universidad del Norte, sostuvo “Si no hay Paz Total, lo que sí puede haber es una frustración total”.

Bolivia y Argentina

En Bolivia, el 29 de diciembre empezó la audiencia de medidas cautelares del gobernador Luis Fernando Camacho, quien fue imputado por el delito de terrorismo, en el marco del caso Golpe de Estado I. La Fiscalía pidió seis meses de detención preventiva en el penal de Chonchocoro. Se consideró ese tiempo de encarcelamiento “tomando en cuenta que el presente caso aún sigue en etapa investigativa” y debe realizarse ocho “actos investigativos”, señala parte de la imputación. En este caso se investiga, principalmente, a seis personas: la expresidenta transitoria Jeanine Áñez; los exministros Arturo Carlos Murillo Prijic, Yerko Martín Núñez Negrette y Luis Fernando López; además de Luis Fernando Camacho Vaca y su padre, José Luis Camacho Parada.

A partir, del 30 de diciembre, el Comité Cívico Pro Santa Cruz y la paramilitar Unión Juvenil Cruceñista retomaron en Bolivia un paro con ocupación de instituciones y bloqueos fronterizos departamentales en apoyo al imputado por terrorismo Luis Fernando Camacho.

Además, un grupo anarquista instaló, a las 3.00 horas del 12 de diciembre, un artefacto explosivo en la entrada del edificio Torre Pacífico, en la Av. Sánchez Bustamante #977, en el corazón del barrio Calacoto, en La Paz, donde se encuentra la embajada de Italia. La acción fue en solidaridad con el anarquista Alfredo Cóspito, que se encuentra en huelga de hambre desde hace casi 2 meses en la prisión de Sasari, en Cerdeña. Cóspito fue miembro de las Brigadas Rojas en los años setenta.

En Argentina, el 28 de diciembre la vicepresidenta, Cristina Fernández, solicitó la detención de tres miembros del grupo Revolución Federal, conocido por sus funas contra el Gobierno y amenazas a la también expresidenta (2007-2015), debido a su presunta participación en un plan para atentar en su contra. “De las conversaciones descubiertas entre estos integrantes de Revolución Federal (Jonathan Morel, Gastón Guerra y Leonardo Sosa) surge que planeaban juntar dinero para contratar un sicario… El dinero se encontró y el sicario está preso”, aseveró Fernández a través de Twitter. Anteriormente, el 6 de diciembre, la vicepresidenta fue condenada a seis años de cárcel e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos por defraudación al Estado en el llamado Caso Vialidad, luego de tres años y medio de juicio oral.

Volviendo a este arcano, su figura nos muestra una torre con una base muy ancha sobre la cual un rayo impacta en la corona simbolizando a Kéter (la séfira más elevada del árbol de la vida). Su simbolismo representa nuestras ideas, nuestra visión espiritual que se está desmoronando; todo lo caduco y obsoleto se desvanece. Esa llama que aparece en lo más alto de la torre es en sí misma la liberación, la purificación del fuego, la iluminación del rayo que viene para sacar de la oscuridad a los habitantes de la torre ¿América Latina?

Sergio Salinas Cañas es Doctor en Estudios Latinoamericanos